Getty Images

Community Shield, Liverpool-M City: Bravo regresa con un título bajo el brazo (1-1, 4-5 pens.)

Community Shield, Liverpool-M City: Bravo regresa con un título bajo el brazo (1-1, 4-5 pens.)

El 04/08/2019 a las 18:28Actualizado El 04/08/2019 a las 18:39

El Manchester City se proclamó campeón del Community Shield después de empatar 1-1 contra el Liverpool e imponerse en la tanda de penaltis por 4-5. Los de Pep Guardiola se adelantaron pronto en el marcador por medio de Sterling, pero el Liverpool terminó mejor el partido y empató gracias a Matip. En la tanda de penaltis, Bravo fue el héroe al pararle un penalti a Wijnaldum.

Ficha técnica

Liverpool: Becker; Alexander-Arnold (Matip, 67’), Gómez, Virgil, Robertson; Henderson (Lallana, 78’), Fabinho (Keita, 67’), Wijnaldum; Salah, Firmino (Shaqiri, 78’) y Origi (Chamberlain, 78’)

Manchester City: Bravo; Walker, Stones, Otamendi, Zinchenko; De Bruyne (Foden, 89’), Rodrigo, Silva (Gündogan, 60’); Bernardo, Sterling y Sané (Jesús, 13’)

Goles: 0-1, Sterling (12’); 1-1, Matip (77').

Penaltis: 1-0, Shaqiri, gol; 1-1, Gündogan, gol; 1-1, Wijnaldum, para Bravo; 1-2, Bernardo, gol; 2-2, Lallana, gol; 2-3, Foden, gol; 3-3, Chamberlain, gol; 3-4, Zinchenko, gol; 4-4, Salah, gol; 4-5, Jesús, gol.

Árbitro: Martin Atkinson. Amonestó a De Bruyne y Pep Guardiola.

Estadio: Wembley.

Protagonistas

Claudio Bravo. Fue un error pensar que Bravo era ya un portero del pasado. Después de perderse casi la totalidad de la temporada anterior por una grave lesión en el tendón de Aquiles, el guardameta chileno comenzó a trabajar en su larga recuperación en silencio, alejado de los focos en Inglaterra y también en Chile, sin estar presente en la Copa América, y volvió justo a tiempo para demostrar que, siendo aún el segundo portero del Manchester City tras Ederson, sigue siendo uno de los mejores guardametas del mundo. Garantía de calidad para Pep Guardiola, garantía de título en la tarde londinense para la afición cityzen.

FA Community Shield - Manchester City v Liverpool - Wembley Stadium, London, Britain - August 4, 2019 Manchester City's Claudio Bravo celebrates making a save during the shootout

FA Community Shield - Manchester City v Liverpool - Wembley Stadium, London, Britain - August 4, 2019 Manchester City's Claudio Bravo celebrates making a save during the shootoutGetty Images

Mohamed Salah. De menos a más en el partido, comenzó recordando al Salah que estuvo presente en la Copa de África con errores constantes y poco a poco fue ganando confianza y recordando que es el jugador más determinante del fútbol inglés y uno de los grandes candidatos al Balón de Oro. El palo y Claudio Bravo le negaron la gloria de la remontada.

Pep Guardiola. Comenzó la cuarta temporada del de Santpedor en el banquillo cityzen y lo hizo introduciendo pequeñas variaciones. Probó fortuna con Sterling de falso nueve, movimiento que tuvo que rectificar pronto tras la lesión de Sané y le dio la manija del centro del campo a Rodrigo. El City cayó en la segunda parte en el plano físico, lo que indica que el equipo aún tiene margen de mejora en esta fase del verano.

Nudo

Había hambre de fútbol en Inglaterra y dispuestos a saciarla llegaron Liverpool y Manchester City a Wembley, la catedral londinense que acoge el Community Shield como aperitivo previo al inicio de la Premier League cada mes de agosto. Ambos equipos protagonizaron el año pasado uno de los duelos más intensos que se recuerdan por el título liguero y dieron el pistoletazo inicial a la temporada con un partido de altos vuelos, box to box, el que mejor aprecia el aficionado inglés. No hubo tanteo ni cortesías. Jürgen Klopp y Pep Guardiola se tienen tan estudiados que no hay protocolo que sirva entre ambos. De este modo, cityzens y reds empezaron a buscar la portería contraria sin desmayo. Si aparecía Sané, respondía rápidamente Firmino; si Bernardo ponía a prueba a Becker, a los pocos segundos era Salah el que medía la meta de Bravo, de nuevo presente en un partido oficial tras su lesión en el tendón de Aquiles del curso pasado.

Pep Guardiola buscó una evolución en su libreto y colocó a Sterling como falso nueve, dejando en el banquillo a Agüero y Jesús de inicio. Le duró poco el experimento al caer Sané fulminado tras realizar un mal gesto con la rodilla en el minuto 10. Entre la preocupación por su lesión y el calentamiento exprés de Jesús en la banda, Sterling aprovechó una acción a balón parado para poner el 0-1. Fue el Liverpool el que se despistó al tener a su rival con uno menos momentáneamente, y fue la despedida del extremo inglés de esa posición que abandonó para volver a su ya conocida banda izquierda.

Sterling

SterlingEurosport

Tras el golpe, el turno de réplica era para el Liverpool, que no encontró la mejor versión de Salah, errático en ataque y despistado en defensa -fue el responsable de que Zinchenko pudiera servir el balón desde la izquierda en el gol del City-. Varios balones del egipcio terminaron en las gradas y el recuerdo de su aciaga Copa de África flotaba en el ambiente. A pesar de todo, el Liverpool no había dicho su última palabra dentro de esta nueva y poderosa rivalidad entre los dos equipos que dominan Inglaterra en la actualidad. Jürgen Klopp ajustó primero su defensa y, a partir de ahí, pudo empezar a buscar ese fútbol directo que lo caracteriza. A punto de llegar a la hora de partido, Virgil y Salah se encontraron con la madera, que les negó igual que lo hizo minutos antes con Sterling. De nuevo la intensidad empezaba a ser la nota predominante, lo que llegó a Pep Guardiola a dar entrada a Gündogan para poner pausa en la medular.

Sterling tuvo la sentencia en sus botas tras un soberbio pase de Walker que rompió todas las costuras defensivas del Liverpool, pero la enorme figura de Becker hizo que se liara y al final ni rematara ni driblara. Pocos porteros tienen semejante capacidad de intimidación. Este perdón lo terminó pagando el Manchester City, que se encontró con el gol del empate en una acción a balón parado, esta vez sí, marca de la casa del Liverpool. Virgil tocó el balón enviado al área y lo terminó de rematar Matip para devolver la igualdad con muy poco margen de maniobra y muchos cambios disponibles para ambos entrenadores (el Community Shield permite seis por equipo).

Joel Matip

Joel MatipGetty Images

Al Liverpool le faltaron quince minutos más para poder seguir continuando su asedio, que siempre encontró la respuesta de un magnífico Bravo, recuperado para la causa y con ganas de reivindicarse tras un año fuera de las canchas. Fue el chileno el que llevó el partido a los penaltis tras negarle el pan y la sal a Salah, que cada vez lo intentaba con más ganas y frecuencia. Desde el punto fatídico también se demostró hasta qué punto están pulidos estos dos equipos. Todos los lanzadores acertaron salvo Wijnaldum, al que le adivinó la intención Bravo, que de este modo aseguraba el título para el Manchester City con una gran dosis de sufrimiento y épica bajo la portería del meta chileno. Ya hay aficionados contando los días para que llegue el 9 de noviembre, la reedición de uno de los duelos más emocionantes que depara el fútbol actual entre Pep Guardiola y Jürgen Klopp.