Eurosport

Intrahistorias del derbi: Cuando Courtois llamó al Atlético por la placa y el peto de Morata

Intrahistorias del derbi: Cuando Courtois llamó al Atlético por la placa y el peto de Morata

El 10/02/2019 a las 13:11Actualizado El 10/02/2019 a las 13:26

El portero belga Thibaut Courtois y el delantero madrileño Álvaro Morata protagonizaron dos intrahistorias del derbi en su día más difícil, medirse a sus antiguos clubes con las camisetas cambiadas por su nueva realidad. Eurosport te las revela.

Dice Courtois estar cumpliendo un sueño de pubertad: jugar en el Real Madrid. No lo parecía cuando en sus tres temporadas como rojiblanco nunca se significó por un especial aprecio al vecino, cantando sin pudor alguno lo del pequeño canguro que ha pasado para los restos de lo que sigue siendo el fútbol pese al mercantilismo imperante: un deporte de rivalidades.

Courtois, al acabar el derbi de este sábado con la victoria de los que son suyos ahora por 1-3, comentó en la zona mixta que todo lo sucedido habían sido “cosas normales que hace la gente” y que no había “mayor problema” con el lanzamiento de ratas de peluche desde el fondo sur, el fondo desde donde, con pancarta o sin ella, siguen sucediendo las cosas en el Metropolitano. Templaba, pues, el portero belga en su encrucijada, al que los negocios del balompié han trasvasado del Atleti al Madrid vía Chelsea.

“Sigo teniendo el máximo respeto para el Atlético y su afición. Aquí viví tres años bonitos y no los voy a olvidar por esto”, insistió un Courtois al que nadie preguntó por el mourinhista gesto de los tres dedos recordando el marcador camino del túnel de vestuarios. Ahí ya no hubo tanto temple.

Y es que para Courtois, algo que no se sabía, una de sus mayores preocupaciones tras su fichaje por el Madrid era el futuro de su placa en el Paseo de las Leyendas del Metropolitano, ese al que se accede con 100 partidos disputados con el escudo atlético (el auténtico más el logo de ahora en jugadores contemporáneos).

Placa de Hugo Sánchez en el Paseo de las Leyendas del Metropolitano

Placa de Hugo Sánchez en el Paseo de las Leyendas del MetropolitanoEurosport

Al punto de que Courtois se comunicó con su antiguo club para mostrar su inquietud sobre la placa y sobre si se la iban a retirar tras firmar por el más enconado rival posible para un atlético. Se le dijo que no, para su tranquilidad, y se le recordó con elegancia que ahí estaba y seguiría la de otro antiguo ídolo, el mexicano Hugo Sánchez, igualmente repudiado por la masa crítica rojiblanca.

Respiró el belga, que deseaba que se mantuviera su placa como reconocimiento a su pasado, esa misma que en el derbi lució ultrajada y en ese mismo derbi en el que mantuvo la frialdad hasta que en el último metro de la sobre exposición le venció la tensión acumulada en forma de tres dedos por el 1-3, VAR mediante. Aunque poco comparado con lo de Bale, con una peineta rotunda al público y que pasó inadvertida para muchos.

En el otro bando estuvo Morata, cuyo sentido del oportunismo casi evita la derrota de su nuevo equipo aunque topó con el VAR. Si el arbitraje, tradicional o tecnológico, le privó de mayor gloria ante su afición otro detalle significó su calentamiento previo. Fue el único de los jugadores del Atlético que lució un peto. Y no fue por su color blanco, como alguno ironizó en Twitter, sino que fue por recordar sus orígenes como recogepelotas del club rojiblanco.

Morata, con el peto blanco antes del derbi.

Morata, con el peto blanco antes del derbi.Eurosport

Porque sigue el proceso de ‘beatificación’ de la entidad con un futbolista como Morata al que Simeone lo fía todo. Y ese todo no es solo la Champions. Que el argentino sigue convencido de que hay Liga. Por eso la orden de vestuario de no hacer sangre con el martirio del VAR.

Intrahistorias del derbi.

0
0