EFE

Dortmund-Bayern: Klopp le reclama el trono a Pep (4-2)

Dortmund-Bayern: Klopp le reclama el trono a Pep (4-2)
Por Eurosport

El 27/07/2013 a las 22:25Actualizado El 27/07/2013 a las 23:53

Pep Guardiola sigue teniendo deberes pendientes con el Bayern, al que tiene que pulir para evitar que equipos descarados, como el Dortmund, le puedan hacer daño. Los de Jürgen Klopp jugaron con un tono reivindicativo que anticipa una bella lucha de poder a poder en la Bundesliga que comenzará dentro de dos semanas.

Aunque la carrocería del Bayern parezca extremadamente ponderosa y sin rival aparente en Europa, Pep Guardiola sigue trabajando en la maquinaria interna, puliendo los mecanismos sobre el terreno de juego y conociendo a sus jugadores a medida que se suceden los partidos y llega la competición oficial.

La arriesgada apuesta de Pep de situar a Starke como portero titular en la DFB-Supercup en terreno hostil le salió por la culata al entrenador español, ya que un clamoroso error suyo –aunque sería injusto no incluir en el ‘pack’ a Van Buyten- permitió el primer gol de Reus, que sólo tuvo que meter el flequillo para poner por delante a los de Jürgen Klopp.

Llegaba así una reivindicación del Dortmund, que había pasado a un segundo plano, eclipsado totalmente por toda la actividad mediática que rodea a Guardiola tras su aterrizaje en Alemania. Los de Klopp, con un once formado completamente por los jugadores que la temporada pasada llegaron a la final de la Champions (Subotic, Gündogan, Reus, Lewandowski), recordaron al mundo que la calidad no se ha ido del Signal Iduna Park.

Con un Thiago sorprendente en labores de contención, el Bayern poco a poco le fue tomando el pulso al partido. Los bávaros pudieron empatar el partido, pero Weidenfeller volvió a hacer gala de su solvencia habitual, sin alardes pero con el máximo rendimiento. En la otra portería, Starke daba más motivos de preocupación, y la posibilidad de disputarle el puesto a Neuer no pasa de la mera utopía.

Las hostilidades se desataron de forma salvaje en la segunda mitad, y el gol de Robben fue rápidamente silenciado por los ‘schwartzgelben’. Van Buyten le hizo el trabajo a Klopp rematando en su propia portería el centro tímido de Gündogan, y el cerebro alemán se gustó en el minuto siguiente con una conducción, un recorte y un disparo al palo largo que lo sitúan en el olimpo actual de los centrocampistas europeos. Starke resoplaba y Pep miraba resignado cómo se empinaba el partido.

Los dos jugadores más enchufados del Bayern –Lahm y Robben-, volvieron a asociarse en el segundo gol, y el holandés siguió justificando su titularidad con el segundo gol tras controlar y armar un disparo rápidamente en el giro. La esperanza volvía a Múnich, y Guardiola apostó entonces por un mayor orden en la medular con Schweinsteiger.

El entrenador español buscaba reactivar a sus jugadores para los minutos restantes, y se centró muy especialmente a Thiago. El hispano-brasileño volvió a tomar protagonismo, y un pase picado entre líneas casi lo aprovecha Müller para empatar, pero el balón fue escupido por el travesaño de Weidenfeller.

Lo que había hecho bien Thiago lo echó por tierra con una pérdida de balón que supuso el contragolpe letal de Aubameyang, la nueva arma de Klopp para los partidos de ida y vuelta, asistió a Reus, que no estaba por la labor de desaprovechar el caramelo del gabonés.

El Dortmund se apuntó con total merecimiento el primer título del año en Alemania, dando un puñetazo en la mesa y reclamando el trono que parecía propiedad intransferible del Bayern. El duelo en la Bundesliga será de altos vuelos, y Guardiola ya ha apuntado en negrita el nombre de su principal rival: Jürgen Klopp.

LA FICHA DEL PARTIDO

Dortmund: Weidenfeller; Grosskreutz, Subotic, Hummels, Schmelzer; Bender (Kehl, 46’), Sahin; Blaszczykowski (Aubameyang, 73’), Gündogan (Sokratis, 88’), Reus; y Lewandowski.

Bayern: Starke; Lahm, Boateng, van Buyten, Alaba; Kroos (Dante, 85’), Thiago, Müller; Robben, Mandzukic (Pizarro,75’) y Shaqiri (Schweinsteiger, 67’).

Goles: 1-0, Reus (6‘); 1-1, Robben (54‘); 2-1, Van Buyten, en propia puerta (55‘); 3-1, Gündogan (57’); 3-2, Robben (64’); 4-2, Reus (86’)

Árbitro: Jochen Drees. No mostró amonestaciones.

Estadio: Signal Iduna Park. 80.645 espectadores.

0
0