Solo piensa partido a partido y ahora mismo, tras perder en Granada y asumiendo que el Atlético no ha hecho un buen inicio de curso, Diego Pablo Simeone mandó un mensaje claro tras la derrota en Granada: “Vamos con tranquilidad para ir rearmando esto, que tiene muchas cosas buenas. Con tranquilidad y equilibrio saldremos adelante”.
Esa tranquilidad, equilibrio, trabajo y también la intensidad y su alta exigencia han servido al Atlético de Madrid para vivir una de las mejores décadas de toda su historia: ocho títulos con Simeone. Dos campeonatos de Liga, una Copa del Rey asaltando el Bernabéu, una Supercopa de Europa goleando al Real Madrid, dos Europa League y esas dos finales de Champions League perdidas, una por un gol del rival en el minuto 93 cuando estaba ganada y otra, la de Milán, por un tanto en fuera de juego, un penalti fallado por Griezmann en tiempo reglamentario y una fatídica tanda de penaltis donde la moneda cayó del lado blanco.
https://i.eurosport.com/2021/07/08/3169991.jpg
Fútbol
Simeone: "No me voy contento de la temporada, podía haber hecho mucho más"
21/05/2022 A LAS 13:03
Su presentación en diciembre de 2011 junto al presidente Enrique Cerezo y el entonces director deportivo, José Luis Pérez Caminero, es una imagen lejana, pero siempre será una de las fotos más icónicas del Atlético de Madrid.
Desde entonces, y parafraseando a Luis Aragonés, el Atlético de Madrid no ha hecho más que ganar, ganar y volver a ganar. Así lo dicen los títulos anteriormente citados y estos números impresionantes para competir mirando siempre a la misma altura y sin complejos al mejor Barça de Messi y al Real Madrid.

Los principales números de Simeone en el Atlético de Madrid

  • 551 partidos
  • 8 títulos
  • 326 victorias
  • 130 empates
  • 95 derrotas
  • 907 goles a favor
  • 419 goles en contra

El camino del 23 de diciembre a las más de 300 victorias y 8 títulos de 2021

Justo cuando se cumple una década de Simeone al frente del conjunto rojiblanco, en contraste con un decenio que cambió el paso del club en un momento crítico, que recuperó la grandeza de un equipo que no se sentía en tal dimensión desde los años 70 y que alcanzó hitos que nadie intuía hace diez años, cuando reapareció el Cholo en su vida, para conquistar ocho títulos, para derribar el duopolio del Barcelona y del Real Madrid, para ser grande otra vez en Europa, para ser el técnico más ganador de la entidad y para alcanzar e incluso superar a Luis Aragonés, la leyenda más grande y eterna del banquillo rojiblanco.
Para ello se preparó siempre el técnico argentino, cuando pasó del terreno de juego como centrocampista a la banda como entrenador, sin interrupción, en el Racing de Avellaneda, cuando fue campeón con el Estudiantes de La Plata o con el River Plate, cuando entrenó al Catania en su única aventura europea precedente o cuando regresó al Racing, al Cilindro, para retomar su recorrido que él sabía invariablemente que algún día alcanzaría al Atlético.
Nunca ocultó tal anhelo Simeone, siempre pendiente del conjunto rojiblanco, siempre en crecimiento como entrenador, con la vista en una meta que ya visibilizaba cada vez más cerca, mientras admiraba el sentido de pertenencia que consiguió Pep Guardiola en el Barcelona -y que él luego logró en el Atlético-, entre la indefinición que sufría el club entonces, a veces en la Liga de Campeones -pocas-, otras en posiciones menores -demasiadas para lo que había sido en el pasado-, entre sus cambios de técnico (de Javier Aguirre a Abel Resino, a Quique Sánchez Flores y a Gregorio Manzano), y entre su progresión propia como entrenador. El destino estaba marcado. Fue cuestión de tiempo: 23 de diciembre de 2011.
En una crisis de consecuencias impredecibles entonces, sentenciado Manzano desde semanas antes y despedido sin discusión por la eliminación en la Copa del Rey contra el Albacete de Segunda División B en el Vicente Calderón (0-1), el Atlético recurrió a un ídolo de la hinchada, al '14' campeón del 'doblete' en 1995-96, al 'todocampista' de garra, llegada y ambición que había conquistado a la afición 15 años atrás, pero también al entrenador capaz que ya era, que creció, estudió y trabajó para lograr todo lo que pretendía. Sobre todo, al hombre que ha cambiado la historia reciente del club rojiblanco.
"Cuando vine acá, al Atlético de Madrid, me ilusioné y me imaginé un equipo que compita por los mejores lugares del mundo". Lo consiguió. Desde la defensa hacia el ataque, con un estilo reconocible que luego fue matizándolo con el tiempo, adaptado y reinventado a las características de sus futbolistas, de los que 132 han jugado al menos un minuto a sus órdenes en competiciones oficiales, canteranos incluidos, con Koke Resurrección al frente de todos. Nadie ha jugado más que él, que es el único que persiste en la plantilla desde el debut de Simeone el 7 de enero de 2012 con un 0-0 en el estadio de La Rosaleda. Su máximo goleador es Antoine Griezmann, con 140 tantos de los 709 de toda esta era.

EL TÉCNICO MÁS GANADOR DEL ATLÉTICO

Con un trabajo indiscutible, siempre atento al más mínimo detalle, a cualquier situación del juego, preparando a su conjunto para aprovechar las debilidades de su adversario y a sus jugadores para apagar en la mayor medida posible las virtudes de sus oponentes, Simeone formó un equipo. El colectivo por encima de las individualidades. Es innegociable en el libreto del Cholo en el Atlético de Madrid, más allá de momentos, éxitos o dificultades, como atraviesa ahora, tan lejos de la cabeza de la clasificación en LaLiga Santander.
"Siempre busco cómo mejorarme. No tengo ninguna duda de que este camino que está transcurriendo esta temporada (la actual) seguro que me hará mejor entrenador. Y eso es lo que sigo. Después, ya me conocen hace diez años. Todos los periodistas que nos acompañan en los entrenamientos, que tienen la posibilidad de verlos siempre, saben por dónde voy, lo que quiero y saben que no voy a salir de la línea cual creo", expresó el pasado martes, después de completar su peor racha de derrotas en Liga como entrenador del Atlético en una década: tres partidos perdidos consecutivos con el 2-1 frente al Sevilla. Ahora son cuatro, porque cayó este miércoles por el mismo marcador en Granada. Un batacazo.
Pero nadie ha ganado más partidos que él al frente del Atlético de Madrid. Ni siquiera Luis Aragonés, quien sumó 308 triunfos en sus 612 partidos. El técnico argentino ha logrado 326 victorias en 551 encuentros entre todas las competiciones (59 por ciento): 232 corresponden a la Liga (en 382 choques), 26 a la Copa del Rey (en 50 compromisos), dos a la Supercopa de España (en seis duelos), 43 en la Liga de Campeones (en 85 partidos), 21 en la Liga Europa (en 26) y 2 de 2 en la Supercopa europea.
Fútbol
Los viernes de Iván Castelló: El Atlético ya es el Millwall del fútbol español
12/05/2022 A LAS 18:10
La Liga
Simeone: "Grandísimo respeto por el Madrid, pero mucho más por nuestra gente"
07/05/2022 A LAS 11:23