El autobús de Mou ya lo condujeron Benito Díaz y Maguregui

El autobús de Mou ya lo condujeron Benito Díaz y Maguregui
Por Eurosport

El 24/04/2014 a las 23:06Actualizado

La ultradefensiva táctica, una vez más, del entrenador portugués Jose Mourinho en el reciente Atlético de Madrid-Chelsea de ida de las semifinales de la Liga de Campeones (0-0) ha recuperado la mítica figura del autobús como representativa del fútbol más cerrado.

Pero aunque Mourinho pueda ser el adalid moderno de esta variante del histórico ‘catenaccio’ italiano, lo de aparcar el autocar delante de la portería ya se estilaba y comparaba en el balompié español de la década de los años 40 con el técnico de la Real Sociedad Benito Díaz.

Díaz, conocido en sus tiempos de jugador de la Real como la “rata mecánica”, fue más tarde entrenador de la propia Real aunque ganó más nombre en el Girondins de Burdeos, donde cambió de apelativo a “Brujo vasco”. De vuelta a España tras la Guerra Civil, llegó luego a ser seleccionador español y ahí se ganó otro apodo, ya el último: “Tío Benito”. Haciendo pareja con Guillermo Eizaguirre, Díaz llevó a España al cuarto puesto final en el Mundial de Brasil en 1950, el del gol de Zarra a Inglaterra, la “Pérfida Albión”.

Su estilo de juego en la segunda etapa técnica en la Real, la más recordada, convertía en misión casi imposible derrotar claramente a los donostiarras, por la fiereza con la que se defendían en cualquier situación, de ahí que lo de poner el autobús ya se refiera originalmente a Benito Díaz y su cerrojo habitual.

Magu

Después de Díaz, el otro personaje asociado indefectiblemente al autobús fue el recientemente fallecido exjugador y exentrenador José María Maguregui, vizcaíno de Miravalles al que se atribuye la paternidad de la susodicha táctica de plantar defensas a punta pala para evitar un gol en contra. En realidad, la táctica consiste en meter prácticamente a los diez jugadores de campo en área propia para dificultar las aproximaciones del equipo rival.

Pero lo que hizo Maguregui fue referirse al autobús cuando entrenaba al Espanyol en los primeros 80 como metáfora de lo que necesitaba hacer en aquél momento con esa corta plantilla de talento para no perder la categoría.

Maguregui, técnico de mucha personalidad y cojera persistente para recordarle cada minuto que fue futbolista de largo recorrido en su Athletic Club, no consiguió entrenar al equipo de sus amores, pero sí alcanzó fama en otros como el Almería, el Racing de Santander o el Atlético de Madrid cuando lo presidía Jesús Gil, con el que rápidamente no congenió tras caer eliminado ante el Groningen holandés.

@ivancastello

0
0