Son muchos los logros del futfem nacional en los últimos años. La competición doméstica ha crecido a pasos agigantados. Desde el millonario patrocinio de Iberdrola hasta el convenio colectivo que ha permitido, sobre todo, que las futbolistas puedan dedicarse plenamente a su trabajo: el fútbol. Éxitos como llenar el Wanda Metropolitano (récord en un partido a nivel de clubes femeninos), jugadoras protagonizando portadas y audiencias subiendo como la espuma (la final del domingo fue vista por más de un millón de espectadores en nuestro país). Y los grandes clubes por fin apuestan por el fútbol femenino, dotando de mayor prestigio a la competición. Tal es el caso del Real Madrid, actual segundo clasificado, o un Villarreal que hace pocas semanas logró el ascenso a Primera.

Récord en el Wanda Metropolitano

Fuente de la imagen: Eurosport

A ello hay que sumar los títulos cosechados por las categorías inferiores de la Selección española: dos europeos sub-19 (2017 y 2018), dos europeos sub-17 (2015 y 2018) y el Mundial sub-17 (2018) si contamos solo los del último lustro (y habría que añadir hasta 12 medallas más). Hitos como lograr la primera victoria en un Mundial (contra Sudáfrica en 2019) ya se queda corto viendo el potencial del equipo de Jorge Vilda.
Fútbol
VÍDEO: Las portadas tras el pinchazo azulgrana y el 'caso Asensio', los nombres del día
HACE 2 MINUTOS

España, campeona del mundo sub-17

Fuente de la imagen: Eurosport

Ahora, tras haber tocado el cielo con los dedos en la Uefa Women’s Champions League, se ha dado un salto de calidad gigantesco que debe tener su repercusión en el futuro más inmediato tanto en las competiciones nacionales como en la Selección. No son pocos los retos que hay que afrontar, pero todos son factibles. Ahora más que nunca.
Una Liga profesional. Se ha hecho de rogar, pero a partir de la próxima temporada la Primera Iberdrola pasará a llamarse ‘Liga Ellas’ y se convertirá en la primera competición de la historia del deporte femenino español que sea 100% profesional. Contará con la supervisión del CSD durante los primeros tres años y los clubes que no alcancen los mínimos exigidos contarán con subvenciones gubernamentales. Una de las consecuencias tendrá que ver con el reparto televisivo, importantísimo a la hora de poder retransmitir todos los partidos de una jornada (hay veces que ni se puede ver al campeón de Europa). Por su puesto, tal y como ocurrió tras el convenio colectivo, incidirá también positivamente en la situación laboral de las futbolistas. El objetivo no es otro que el de aspirar a ser un torneo referente en el continente y en el mundo.
Fuertes en la UWCL. La Champions no puede ser un coto privado del conjunto azulgrana, el único equipo español que ha conseguido superar la barrera de los cuartos de final en la historia del torneo. Para ello se necesitan otros dos clubes capaces de competir al máximo nivel con los mejores de Europa. Por primera vez la UEFA facilita tres plazas para el campeonato español, y salvo sorpresa mayúscula los dos clubes que acompañarán al Barça la próxima campaña serán Real Madrid y Levante. Ambos deberán demostrar su valía y hasta donde pueden llegar.

Jakobsson y Cardona celebran un gol con el Real Madrid

Fuente de la imagen: Getty Images

Más inversión. Cada año crece la partida presupuestaria de los grandes clubes de LaLiga para su sección femenina, pero está claro que viendo la tremenda superioridad del Barça actual, ya se va quedando corta. Los fichajes a coste cero, los más habituales en el fútbol femenino, son menos frecuentes cuando hablamos de jugadoras de primerísimo nivel, además de unos sueldos cada vez mayores. Por poner un ejemplo: Sofia Jakobsson cobra 45.000 euros. El Barça, gracias al patrocinio de STANLEY, ingresa 3.5 millones al año y es el único con beneficios de la máxima categoría.

Lieke Martens

Fuente de la imagen: Getty Images

Soñar con un título. ¿Por qué no? La Selección ha demostrado que ya es capaz de competir de tú a tú contra cualquier rival del mundo, incluso con una selección estadounidense que lo pasó mal para superar los octavos de final en el Mundial. Tras una clasificación inmaculada rumbo a la Eurocopa, hay que subir la ambición: todo lo que no sea estar entre los cuatro mejores el próximo año en Inglaterra será poco menos que una decepción. El cuadro de Vilda llegará más preparado que nunca a un gran torneo, y encima con el grueso de la plantilla culé, flamante campeona continental. No hay excusas.

España femenina

Fuente de la imagen: Getty Images

Fútbol
Las portadas tras el pinchazo azulgrana y el 'caso Asensio', los nombres del día
HACE 13 MINUTOS
La Liga
Los martes de Elías Israel: Koeman y el fatídico día de los ‘balones a la olla’
HACE UNA HORA