Getty Images

El genial y peculiar exmadridista que cuelga las botas a sus 36 años

El genial y peculiar exmadridista que cuelga las botas a sus 36 años
Por EFE

El 13/10/2018 a las 17:42Actualizado El 13/10/2018 a las 17:44

Campeón con el Madrid de Capello, dice adiós con una emotiva carta de despedida.

Antonio Cassano , uno de los mejores talentos del fútbol italiano, colgó este sábado las botas a los 36 años "sin remordimientos", tras una carrera en la que llegó a jugar por equipos como el Real Madrid o el Milan y en la que pudo alcanzar cumbres de rendimiento aún más altas de no ser frenado por un carácter controvertido.

El "talento de Bari Vecchia" (Bari Antigua) cumplió su sueño de debutar con el club de su ciudad en diciembre de 1999 y tardó apenas una jornada para estrenarse como goleador, con una diana al Inter que mostró al mundo del fútbol italiano todo su potencial.

Dos años después, el Roma del técnico Fabio Capello, campeón de Italia, pagó 60 mil millones de liras (unos 30 millones de euros) al Bari para formar una pareja de enorme talento con su entonces capitán, Francesco Totti. En sus primeros años en la capital, Cassano consiguió su récord absoluto de goles en una temporada (18 en 39 partidos) y marcó además diez dianas en las copas europeas, antes de que su relación con la directiva y parte de la plantilla se estropeara.

Su fichaje por el Real Madrid y la Liga ganada

Tras cinco intensas campañas vividas en Roma, Cassano salió del club en enero de 2006 para dar el gran paso en su carrera: firmó con el Real Madrid del técnico español Juan Ramón López Caro en una operación que rondaba los 5 millones de euros. La carrera del italiano en el club blanco empezó de la mejor, manera, con un gol decisivo en los cuartos de final de la Copa del Rey contra el Real Betis, pero después de su brillante comienzo se abrió una página controvertida.

La reputación de "chico terrible" desde sus años romanos se confirmó en el Real Madrid, club con el que fue protagonista de una serie de polémicas que terminaron perjudicándole. Su falta de forma física le provocó el apodo de "Gordito" entre los aficionados del Santiago Bernabéu y algunas bromas contra el entrenador del curso 2006/2007, Fabio Capello, resultaron determinantes para que terminara al margen de la plantilla.

Cassano y Velasco, en un Real Madrid-Atlético

Cassano y Velasco, en un Real Madrid-Atlético Imago

El mismo Cassano admitió sucesivamente en varias entrevistas que desaprovechó la ocasión de su vida, tanto a nivel deportivo como a nivel económico, y apenas un año y medio después de firmar por los blancos, salió del club por la puerta de atrás.

En su carrera, Cassano conquistó la Liga española 2006-07 con el Real Madrid del técnico Fabio Capello y una Serie A (Primera División italiana) con el Milan; también ganó dos Supercopas italianas, con Milan y Roma.

Su despedida del fútbol en una emotiva carta

Cassano tomó su decisión tras realizar una prueba de una semana con el Virtus Entella, club que milita en la Serie C italiana (Tercera División), y darse cuenta de que ya no tiene la motivación suficiente para entrenarse "con continuidad".

"Queridos amigos, ha llegado el día en el que decides que se acabó de verdad", escribió Cassano en una carta publicada en "Twitter" por un conocido periodista local con el que el ya exjugador italiano mantiene un fuerte vínculo de amistad. "En estos días de trabajo me di cuenta de que ya no tengo la motivación mental para entrenarme con continuidad. Para jugar al fútbol sirve pasión, talento, pero sobre todo determinación, y yo en este momento tengo otras prioridades", prosiguió.

El exdelantero de Bari (sur de Italia) dio las gracias a los compañeros, rivales y entrenadores que tuvo en su carrera y subrayó que el fútbol le "dio muchísimo" y le permitió salir de una situación económica muy complicada. "Sé que de tener otro carácter habría podido ganar más trofeos y jugar mejor, pero creedme, he vivido igualmente emociones increíbles", explicó.

A lo largo de su carrera, Cassano fue protagonista de una serie de comportamientos poco profesionales, que en Italia fueron apodados como "Cassanate", aunque el exdelantero italiano destacó que tiene "cero remordimientos" por su carrera. "Ahora empieza la segunda mitad de mi vida. Me da curiosidad y estoy decidido a demostrar sobre todo a mí mismo que soy capaz de hacer buenas cosas incluso sin la ayuda de mis pies. Gracias a todos, de corazón. Antonio Cassano", concluyó.

0
0