Vigo, 16 sep (EFE).- El internacional turco Emre Mor admitió este miércoles que su relación con el vestuario del Celta de Vigo estaba “algo rota” porque no terminó “demasiado bien” en su anterior etapa “ni con la afición ni con el club”.

“Volver al Celta ha sido mi elección. Sentía que tenía algo que demostrar a los aficionados y al club. Ahora soy más maduro, he aprendido mucho. Estoy listo para darlo todo por el equipo”, comentó en una entrevista con CeltaMedia el extremo, titular en la primera jornada ante el Eibar.

Fútbol
El Tottenham anuncia el fichaje de Reguilón
EN 2 HORAS

Emre Mor siente que ahora puede “controlar mejor” lo que muestro a la gente, y eso ha provocado, a su juicio, que sus compañeros empiecen a ver que es “un buen tipo”.

“Cuando no te centras en la presión y sí en lo que puedes hacer con los pies, el resto de cosas vienen solas. Mi primer propósito cuando volví fue construir la relación con mis compañeros otra vez, porque estaba algo rota, hacer que el entrenador crea en mí. Es lo que haré todo el tiempo que esté aquí en el Celta", puntualizó.

El pasado domingo, el entrenador del Celta, Óscar García Junyent, pidió “calma” tras la buena actuación del turco en Ipurúa, y reveló que cuando se enteró que formaría parte del grupo durante la pretemporada no encontró “a nadie que le hablara bien de Emre”.

Pese a esas duras declaraciones, el extremo, por el que la entidad gallega pagó 13 millones al Borussia Dortmund en 2017, eludió la polémica con el técnico catalán e insistió en su discurso de darlo todo en esta nueva etapa.

“Pueden confiar en mí, daré el cien por cien todo el tiempo. No digo que vaya a meter 20 goles, eso nunca se sabe, pero sí que voy a dar lo máximo de mí”, manifestó Emre Mor, que se ofreció para jugar “donde quiera” el preparador catalán.

Fútbol
Bartomeu: "Nadie tiene pensado dimitir"
EN 2 HORAS
Fútbol
2-1. El Villarreal resuelve sus dudas con una remontada
EN 2 HORAS