La afición del Benito Villamarín celebró el regreso del Betis a competiciones europeas con la visita del Celtic, campeón de la Copa de Europa en 1967 y uno de los equipos más atractivos posibles para ver en la Europa League. Lo sorprendente llegó cuando ambos equipos saltaron al terreno de juego, ya que el Betis vestía de azul y el Celtic de blanco, dejando a un lado sus tradicionales camisetas verdiblancas. La culpa de que esta curiosa imagen se produjera en Sevilla recayó de forma directa en el Celtic y sus tres equipaciones para esta temporada, que impidieron que los de Manuel Pellegrini jugaran en su propia casa con su camiseta principal.
El Celtic anunció este curso tres modelos de camiseta, algo ya habitual en los principales equipos europeos, pero todas eran incompatibles la primera equipación del Betis. La principal camiseta de los hoops es la tradicional, verde y blanca con franjas horizontales, por lo que todo hacía indicar que utilizaría alguna de sus alternativas en el Villamarín. El problema llegó cuando la UEFA se percató de que la segunda equipación es completamente verde y la tercera blanca, lo que no dejó alternativa al Betis.
Por este motivo, se decidió que el Betis jugaría vestido de azul con ligeros detalles en blanco y verde, mientras que el Celtic apostó por su tercera equipación, un modelo blanco con líneas verdes y rosas verticales y pantalón blanco. Lo único 100 % verdiblanco en este partido de la Europa League fueron las gradas, que celebraron de nuevo volver a disfrutar de la segunda competición continental con el Betis.
Europa League
VÍDEO: Disfruta de los golazos de la noche en Europa League y Conference League
30/09/2021 A LAS 21:39

Betis, Celtic

Fuente de la imagen: Getty Images

El Celtic, inspiración verdiblanca para el Betis

La coincidencia de colores entre el Celtic y el Betis va mucho más allá del azar. El cofundador del club, Manuel Ramos Asensio, viajó a Escocia a estudiar a principios del siglo XX, y fue a raíz de su apoyo al Celtic en aquellos años, donde surgió la idea que el Sevilla Balompié (antigua denominación del club) pasara a adoptar los colores del club católico. Tras realizar las gestiones oportunas, Ramos Asensio consiguió que llegaran al puerto de Sevilla barcos con camisetas verdiblancas y balones, lo que permitió que a partir de la temporada 1910/11, el futuro Betis ya fuera un club verdiblanco y dejara atrás la camiseta azul con pantalón blanco. Curiosamente, más de un siglo después, el Betis tuvo que recuperar el azul para enfrentarse al Celtic, la inspiración original de los colores heliopolitanos.
Europa League
💪 ¡Paso de gigante! Trabajada victoria del Betis en casa del Ferencvaros (1-3)
30/09/2021 A LAS 20:59
Europa League
⚽😐 Un cabezazo de Mikel Merino vale un empate para la Real ante el Mónaco
30/09/2021 A LAS 19:00