Bene, fallecido en 2006, ostenta el récord olímpico de goles, 12, marcados uno detrás de otro en el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Tokio 1964, que ahora regresan a la primera plana por la cercanía de los JJOO de 2020 en la capital nipona por segunda vez.
Porque Bene llegó hasta los 12 goles, plusmarca olímpica, uno más que el danés Sophus Nielsen en 1908 y dos que el alemán Gottfried Fuchs cuatro años más tarde. Y es que la Hungría del 64 está considerada como la última gran Hungría del fútbol europeo, oro luego en México 68 y plata en Múnich 72. Una selección de fútbol directo, muy goleadora, que tenía por costumbre pasar por encima de los rivales como aquella de los Mágicos Magiares de Ferenc Puskas en los 50 y su subcampeonato mundial del 54.
Es así como Hungría se aprovechó de la condición amateur para competir en los Juegos Olímpicos en ventaja contra selecciones del oeste de Europa. Muy a conciencia, bajo la égida de que el deporte era fundamental en los regímenes comunistas de la época, los magiares se tomaron en serio los torneos olímpicos, también en la modalidad de fútbol. Y llevaban selecciones para colgarse el oro.
Clasificación Mundial UEFA
⚽🇩🇪 EN DIRECTO: Alemania visita a Macedonia del Norte en la clasificación para Catar 2022
11/10/2021 A LAS 18:48
Como en Tokio 64. Allí, y bajo la dirección técnica de Lajos Baroti (más tarde seleccionador del Perú y entrenador del Benfica), Bene tuvo el acierto desde el principio, con el increíble registro de seis goles, seis, en el 6-0 a Marruecos del debut en Tokio. Luego, otro gol a Yugoslavia en el 6-5 que clasificó a los húngaros para cuartos de final. Y allí sequía frente a Rumanía, por cuatro a Egipto en semifinales.
Hungría derrotó por 2-1 a Checoslovaquia en la final, tras superar con otro set en blanco, a Egipto, las semifinales por el 2-1 de los checos al llamado oficialmente Equipo Alemán Unificado pero que era la Alemania Democrática a falta de jugadores germano occidentales. Los tantos húngaros fueron de Bene y Weiss, en propia puerta, por el gol de Brumovsky para los checos. 65.610 espectadores presenciaron la final en el estadio olímpico de Tokio con arbitraje del israelí Ashkenazi, que el virus del fútbol ya empezaba a picar a los japoneses. Ahora veremos de nuevo un torneo olímpico de fútbol, también en Japón, pero en 2021 y sin espectadores. Y sin Hungría, que España, Alemania y Francia son los representantes europeos.
Champions League
Busquets: "Lo fácil es echar a Koeman, pero... Estamos en una situación crítica"
29/09/2021 A LAS 21:27
Champions League
VOTA: ¿Se ha terminado la etapa de Koeman en el Barça con la debacle en Lisboa?
29/09/2021 A LAS 20:57