Eurosport

El polémico 11-1 del Madrid al Barça

El polémico 11-1 del Madrid al Barça
Por Eurosport

El 05/12/2011 a las 20:53Actualizado El 05/12/2011 a las 22:31

El resultado más abultado en la historia de los Clásicos entre Real Madrid y Barcelona tiene su miga todavía a día de hoy. El 11-1 que el Real Madrid le metió al Barcelona en la vuelta de semifinales de la Copa del Generalísimo acrecentó todavía más la rivalidad entre los dos equipos. Así ocurrió.

Quizá nunca sepamos lo que ocurrió realmente aquel 13 de junio de 1942 en Chamartín. ¿Cómo fue capaz de caer por once goles un equipo que siete días antes había ganado en Les Corts por 3-0 al Real Madrid de forma clara? ¿Es cierto que el ejército bajó al vestuario del Barcelona? ¿Cómo transcurrió aquel encuentro? ¿Sancionaron a Samaranch por insinuar un robo deportivo?

    Antes de todo habría que explicar que ocurrió en la ida en el Camp de Les Corts.

    Contundente victoria azulgrana

    En la ida de semifinales, disputada el 6 de junio, el Barcelona se impuso por un claro 3-0 al Real Madrid con tantos de Valle, Escola y Sospedra. Un encuentro que no tuvo mucho más allá en lo extradeportivo, a excepción de la habitual pitada al Madrid en terreno rival. Una actitud que fue calificada por la prensa madrileña como "organizada y cacareada pita", y que provocó que en la vuelta el ambiente estuviese demasiado caldeado para lo que acostumbraba en aquellas fechas.

    El Barcelona decidió entonces enviar una carta al presidente del Real Madrid. Una emisiva que recordaba que la pitada en Les Corts "fue totalmente ahogada con la gran ovación que los 38.200 espectadores dedicaron al club, que después del suyo, goza de las preferencias de nuestros socios", haciendo hincapié más tarde en el interés de "seguir honrados con la amistad de ese gran Club, de la que tantas pruebas tenemos recibidas".

    El infierno de Chamartín

    Pero el Barcelona llegó a la capital de España en medio de un ambiente hostil, provocado por los artículos de prensa que calificaban la pitada del Les Corts como un insulto.

    El autobús fue apedreado desde la estación de tren al hotel y los jugadores fueron insultados y zarandeados, según recogen las crónicas de la época.

    Los aficionados llenaron el estadio blanco portando un silbato cada uno de ellos, facilitado por la propia Junta de Madrid. Las gradas de Chamartíon alojaban a más gente de la que cabía en el estadio.

    El Ejército en el vestuario azulgrana

    Pero lo más inesperado llegaría ya con los jugadores del Barça en el vestuario, donde fueron visitados por el Director General de Seguridad Nacional, el Presidente de la Delegación Nacional de Deportes: el General Moscardó, y el propio trío arbitral.

    En todos los casos las recomendaciones fueron las mismas: "No se acerquen a las gradas, ya que no podemos garantizar su integridad física ahí fuera".

    El partido terminaría con 11-1 a favor del Real Madrid. Una goleada provocada en parte porque el portero del Barcelona, Luis Miro, no pudo ponerse bajo palos en ningún momento a consecuencia de las piedras que lanzaban los seguidores desde la grada tras portería.

    El regreso a Barcelona supuso la dimisión del presidente del Barcelona, Enrique Piñeyro, y entre las crónicas del partido destacaría por encima de todas la de Juan Antonio Samaranch para el diario "La Prensa" del Movimiento Nacional:

    "¡11-1! Con 3-0 a su favor en la ida esta eliminado el equipo que más posibilidades tenía para llegar al título de Campeón De España. No se martiricen pensando en las causas de estos hechos los incondicionales del Barcelona. Es un buen consejo. No hay que buscar culpables, por que nos lo hay en el "equipo". Ya hemos dicho que el Barcelona no jugo ni bien ni mal. No existió. No se le vio en toda la tarde: Era lo mejor que podía pasar en aquellas circunstancias. Así han quedado las cosas y hasta aquí podía llegar. Para ellos es la final. Son lo mismo 11 que 50. Pero esto ha sucedido a costa de perder Madrid y el Madrid aquella fama de caballerosidad de que tanto y tantas veces nos hablaban esos cronistas de gran renombre y prestigio, que más bien en lugar de dar ánimos como era su obligación han sido lo que han inducido a crear el estado de ánimo para superar el 3-0 favorable al Barcelona con un resultado y una descortesía mucho mayores".

    A Juan Antonio Samaranch, hasta hace pocos años Presidente del COI, se le retiró el carnet de periodista y se le prohibió volver a escribir, siendo este su primer paso para meterse en política.

    0
    0