Eurosport

La Liga, Atlético-Espanyol: Morata saca brillo al fútbol sudoroso de Simeone (3-1)

La Liga, Atlético-Espanyol: Morata saca brillo al fútbol sudoroso de Simeone (3-1)
Por Eurosport

El 10/11/2019 a las 14:47Actualizado El 10/11/2019 a las 18:09

Un gol del exmadridista, otro de Correa y uno postrero tanto de Koke dan la victoria a los colchoneros ante un Espanyol que pudo pescar un empate en el Wanda.

FICHA

-3 - Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Felipe, Hermoso, Saúl; Herrera, Thomas, Koke; Correa (Marcos Llorente, m. 88), Morata (Diego Costa, m.80 )y Vitolo (Lemar, m. 74).

1 - Espanyol: Diego López; Naldo (Didac, m. 17), Bernardo, David López; Víctor Gómez, Marc Roca, Víctor Sánchez (Melendo, m. 71), Darder, Javi López; Wu Lei (Campuzano, m. 58) y Ferreyra.

-Goles: 0-1, m. 39: Sergi Darder. 1-1, m. 46+: Correa. 2-1, m. 58: Morata. 3-1, m. 92: Koke.

Árbitro: Gil Manzano (C. Extremeño). Amonestó a los locales Saúl (m. 59) y Thomas (m. 84), además del entrenador Diego Simeone (m. 86), y al visitante Campuzano (m. 65). Incidencias: partido correspondiente a la decimotercera jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 53.069 espectadores.

PERSONAJES

-MORATA: Se mueve como un cisne. Pero en un escenario equivocado. En lugar de hacerlo en un lago lo hace en un corral. Y ahí lo que necesita el Atlético es un gallo. Simeone tiene uno, Diego Costa, pero no termina de ajustar el punto de mira y ante el Espanyol empezó en el banquillo. El exmadridista es más un segundo punta con buen manejo del balón, dominio de los espacios, buen pase... Pese a ello dio una asistencia, marcó un gol y falló otro clamoroso.

-THOMAS: Ha ido ganando peso en la medular. Ahora el ghanés pasa por ser la primera opción a la hora de construir el juego desplazando incluso al capitán Koke. En la jugada del gol de Correa, el dio el pase a Morata salvando varias líneas. Ha pasado de espartano a general.

-SIMEONE: Tiene una plantilla profunda y con buen pie. Pero no termina de conseguir que cierre los partidos con la suficiencia con la que lograba hacerlo en temporadas anteriores. El cholismo está en plena fase de renovación.

NUDO

El Espanyol es un equipo peculiar. Bien armado, resultón fuera de Cornellá y con jugadores aseados que no se quitan el balón de encima de cualquier forma. Los resultados lejos de su feudo incluso le sonríen, pero en casa le ataca un vértigo que le convierte en un equipo tembloroso que cuenta sus partidos por derrotas. El Atlético, por contra, es un equipo que confunde. Tiene jugadores capacitados para la elaboración, futbolistas asociativos como Correa, Morata, Koke, Vitolo, Trippier, Thomas... Sin embargo, entrega la pelota al rival sin contemplaciones si adivina espacios a la espalda de su defensa. Y le da igual hacerlo en casa, ante su gente. Tiene un problema con el ataque posicional, de ahí que Simeone proponga los partidos buscando velocidad y espacios a partir del robo.

Esto convirtió el partido en algo que se parecía más a lo que quería Simeone, con su gente robando rápido y muy arriba, que a lo que pretendía Machín. Pelotas en los pies visitantes, espacios en los ataques rojiblancos. Pero, y advertíamos que el Espanyol es un equipo resultón, los pericos recuperaron una pelota por su presión alta y la bola llegó a Darder, que se sacó un misil de su derecha que Oblak solo pudo ver pasar. Los catalanes aprovechaban su primera oportunidad. Para entonces el Atlético había desperdiciado varias, entre ellas una clamorosa de Morata, quien sigue evidenciando que no es estrictamente un 9. Sabe moverse arriba, pero no es un exterminador de área. En realidad siempre ha tenido más fútbol que gol.

Aún así, el partido se fue al descanso empatado por una jugada que retrataba una vez más a este Atlético caótico. Morata hacía de asistente y el menudo Correa remataba de cabeza un servicio del primero que subía al marcador tras consultarlo con el VAR. El mundo al revés. O el fútbol según el Atlético. Merecido empate a méritos y deméritos.

Y entonces se confirmaron las sospechas. Koke, Correa y Morata volvieron a evidenciar que este Atlético tiene más fútbol del que su entrenador utiliza para solventar los retos posicionales de los que huye el Cholo. Encadenaron tres pases y Morata se plantó ante el portero rival utilizando su cuerpo y su potente zancada para anotar el segundo gol rojiblanco. El cisne deslumbraba una vez más. Y la lógica se imponía con Correa asistiendo y Álvaro marcando.

El Espanyol se vio obligado a tensar el partido, Machín afiló su planteamiento y surgieron los espacios. El duelo se convirtió en un choque de ida y vuelta, uno de esos partidos que el Atlético de temporadas anteriores cerraba y no se jugaba más. Pero este equipo de 2019 tiene jugadores más dotados para la combinación que para la guerra. Ese es quizás el gran desafío de Simeone, hacer de este grupo un Atlético reconocible bajo sus señas. Hoy en día no lo es aún. Pudo empatar el Espanyol. De hecho lo hizo. Pero el árbitro anuló de forma surrealista un gol perico por una falta imposible a Koke que cayó rodeado de compañeros suyos sin ningún rival a su alrededor. La decisión, que obviamente no fue consultada con el VAR,le costó al Espanyol un frustrado empate.

El triunfo atlético lo certificó el propio Koke a pase de Diego Costa sobre el final en una contra en la que Herrera dejó pasar la pelota para que su capitán concluyese la jugada. Este Atlético tiene más fútbol sobre el césped que sobre la pizarra de Simeone.

MOMENTO

Minuto 38. Darder se saca un zapatazo e primeras desde el borde del área que Oblak no ve pasar. Los percios tenían la pelota, pero no las ocasiones. Y ahora se adelantaban en el marcador.

Minuto 45. Morata encuentra espacios a la espalda de la zaga cayendo a la izquierda, desde donde centra para ponerla en la cabeza de Correa. Empate sobre la bocina para irse al descanso igualados.

Minuto 57. Koke toca para Correa, que habilita a Morata en carrera. El exmadridista cuerpea para ganar el espacio y bate a Diego López con suficiencia en un remate más complicado que el que desperdició en la primera mitad.

Minuto 89. Diego Costa cae a la banda en una contra y sirve al centro donde aparece Koke para rematar el partido y sellar el triunfo rojiblanco.

0
0