La historia del Real Madrid con Florentino Pérez se divide entre los entrenadores que se han posicionado del lado de los jugadores y la de los técnicos que se han resguardado a la sombra del presidente. Porque el inevitable pulso entre el vestuario y los directivos, como en todos los clubes, provoca ese posicionamiento obligado de unos técnicos que viven en el alambre. Rehenes del rendimiento de los futbolistas y condicionados al capricho del presidente.

Del Bosque, Ancelotti y Zidane se alinearon abiertamente con el vestuario. Se ganaron el favor de los futbolistas y decidieron morir con ellos para bien o para mal. Vicente fue despedido 24 horas después de ganar la Liga, con un palmarés en tres años y siete meses de 2 Champions, 2 Ligas, 1 Supercopa de España, 1 Supercopa de Europa y 1 Intercontinental. El vestuario tomó partido por el técnico salmantino y Fernando Hierro salió del Real Madrid. “Necesitamos otro tipo de persona, otro perfil de entrenador. Vicente del Bosque tiene un librillo muy tradicional. Nos gustaría un librillo más sofisticado desde el punto de vista de la técnica y la estrategia", argumentó Florentino.

La Liga
Simeone, sobre su futuro: "No hay nada que informar, estoy feliz"
HACE UNA HORA

Ancelotti, que había ganado la Décima, fue despedido tras no ganar ningún título, pese a tener un año más de contrato. Un despido cuestionado por los pesos pesados del vestuario en las redes sociales. Carletto se había ganado el respeto de sus jugadores al tiempo que se distanciaba de Florentino, quien, como desveló en su libro ‘Liderazgo tranquilo’, tras un incidente por sustituir a Bale: “El director general me dijo que el presidente quería hablar conmigo. Cuando fui a su oficina, me dijo que Bale le había llamado. Yo le había sustituido en la derrota en Valencia y el agente de Bale se quejó porque Gareth quería jugar por el centro. El presidente me dijo que qué pensaba hacer y ésta fue mi respuesta: ‘Nada’. No podía cambiar el sistema a mitad de temporada. Desde entonces, la relación con el presidente no volvió a ser la misma”.

El siguiente será Zidane. Zizou ha respaldado a Sergio Ramos en su pulso con el presidente, ha arruinado en una rueda de prensa el fichaje de Kepa, ha defendido a Keylor Navas públicamente pese a ser señalado por Florentino, se posicionó a favor de un Cristiano que acabó mal con el presidente… Ahora comienzan a torcerse las cosas porque Zidane no es capaz de activar a un equipo sin fichajes, en el que las alternativas son Rodrygo, Militao y Jovic. Parece que la segunda unidad se ha cansado de ver la cara de Zidane, que ha dejado claro que muere con el núcleo duro del vestuario (Ramos, Marcelo, Casemiro, Modric, Kroos y Benzema). Zidane ha hecho historia enlazando tres Champions en el Real Madrid. Y lo ha hecho apoyándose en el vestuario.

De hecho, es curioso que los tres entrenadores que han hecho a Florentino campeón de Europa, son los tres que se han alejado de él para alinearse con su vestuario. Del Bosque, Ancelotti y Zidane. Técnicos “de mano blanda”, como se definía irónicamente Ancelotti, acusados de ser alineadores y de tener pocos recursos tácticos. Entre la nómina de entrenadores presidencialistas, esos que se han preferido arrimar a Florentino buscando una vida más plácida aparecen Mourinho, Rafa Benítez, Carlos Queiroz, Vanderley Luxemburgo, Juan Ramón López Caro o Julen Lopetegui. Ninguno conquistó la Champions.

Posdata: Si Koeman entrenase en el Real Madrid, sería de estos últimos. Su afición a mandar mensajes a sus jugadores desde la sala de prensa le acerca a Mourinho y, por supuesto, más a Bartomeu que a su vestuario.

La Liga
🧤⚽ El Sevilla gana al Alavés con Bono como héroe: paró un penalti en el añadido
HACE 15 HORAS
La Liga
Valladolid-Elche: La fe rescata un punto
HACE 18 HORAS