El Atleti ganó al colista y alcanza 14 puntos, cifra idéntica a la conseguida la pasada temporada después de la disputa de las seis primeras jornadas. Cuatro victorias y dos empates, tal cual arrancó el campeonato que coronó como campeón. Incluso, se puede dar un canto al optimismo ya que en Champions cayó con estrépito en Múnich y este año empató en el estreno. Dicho esto, el partido a partido no deja tiempo para la reflexión. Y si todavía escuece entre los atléticos la actuación de Jesús Gil, el colegiado extremeño que expulsó a Joao, como antes hizo con Gabi o con Diego Costa, la aparición de un nuevo encuentro ha lanzado arena a las quejas rojiblancas, que llegaron a soliviantar hasta al director deportivo, tal y como reflejó el acta del árbitro. Ante el Getafe, el Atleti tampoco disputó un partido redondo. Obligado a remontar, supo aprovechar que el adversario se quedó con uno menos para rematar el duelo desde la ‘zona Suárez’.

Resumen del Atlético de Madrid-Athletic: Partido frío con final caliente (0-0)

Todo el ruido mediático y social alrededor del trencilla de Don Benito dejó vacío el rincón de pensar de muchos atléticos que se quedaron mirando al dedo que señala la luna. El equipo de Simeone demostró escasa capacidad ofensiva ante el Athletic, como unos días antes le había sucedido ante el Oporto. Resultaron dos partidos donde la derrota estuvo más cerca que el triunfo, donde las carencias ofensivas presidieron frente a las fornidas defensas y donde las pizarras se impusieron a la distracción colectiva. Dos malos partidos donde el VAR echó una mano en Europa y donde el colegiado de Extremadura sirvió para que el debate se desarrollara lejos del tránsito del juego. Para la mayoría de atléticos, equivocarse enseñando la primera tarjeta amarilla a Joao Félix provocó la equivocada reacción posterior del portugués… donde también erró Gil porque debió mostrar roja directa y no, segunda amarilla. Más allá de lo ocurrido con el árbitro, los rojiblancos no recordaron al invasivo equipo que arrolló el curso pasado en una primera vuelta histórica.
Champions League
▶️⚽ VÍDEO RESUMEN: La derrota y toda la polémica del Atlético-Liverpool
AYER A LAS 07:45
Este Atleti se parece más al de aquella segunda vuelta, que se abocó a ganar el último partido para ser campeón. Es cierto que esto acaba de empezar, pero lo seguro es que todavía no se ha alcanzado la velocidad de crucero necesaria para desarrollar un potente fútbol ofensivo. Ante el Athletic y el Getafe se ausentaron los dos generadores de juego -Koke y Lemar- que deben reportar flujo de calidad con el balón. Reapareció con gusto el mexicano Herrera y De Paul sigue acoplándose al sistema de juego de Simeone, demostrando al técnico que va mereciendo por jerarquía minutos de titular. En Getafe se enganchó el punta, que habitó, en el Metropolitano, demasiado lejos del área contraria…y eso provocó el drama de Suárez. Luis, 21 goles durante la Liga 20/21, debe liderar el termómetro de la zona de calor atacante del equipo sobre el césped. Todo lo que sea que el uruguayo se aleje de ese punto de influencia es pésimo para su suerte y nocivo para devenir del resto de compañeros. Con esta dinámica, la sensación es que el Atleti de Simeone juega con uno menos. Pero cuando le caen balones en ese tramo del campo, es letal. Al colista le arruinó la esperanza de sumar por primera vez en este campeonato.

Resumen del Getafe-Atlético: Luis Suárez no perdona

Griezmann y Joao, ¿no mezclan bien? O quizá no vamos a saber si esa conjugación de ataque es óptima, tal y como sí lo estima la propiedad rojiblanca, que se negó a intercambiar al portugués al Barça cuando, tras descolgar el teléfono y recibir la petición del dirigente azulgrana Mateu Alemany, descartó el cambio sin renunciar al galo. Hasta el momento, y ahora que llega la sanción de dos partidos, Simeone vive su coartada perfecta. El técnico no ha apostado por ponerlos juntos sobre el césped: hemos vivido un Griezmann por Joao en Champions y un Joao por Griezmann en Liga. Ante el Athletic la variante resultó Suárez por el francés para dar entrada al césped al luso cinco minutos después y reemplazar a Correa. El argentino entra y sale del once titular en una rotación que no terminan de comprender ninguno de los atacantes. De Cunha, ni hablamos. El brasileño, campeón olímpico, se erige como el quinto de la ecuación. Joao Félix y Griezmann deben rehabilitarse a las órdenes del Cholo. Uno, incapaz de demostrar con regularidad el talento que le condujo hasta el Atleti. El otro, a redimir pecados tras su inestable estancia en Barcelona. El equilibrio que les proponga el entrenador argentino será fundamental para el desarrollo de las dos estrellas.
Simeone siempre destacó por la magnífica ejecución defensiva de sus equipos. En el Atleti nunca dudó en construir desde atrás renunciando incluso a mejores posiciones de ataque. Este es el ‘adn’ que le ha servido para ser múltiple campeón, romper la hegemonía de Madrid y Barça y devolver al Atleti a donde siempre lo situó la historia. Dicho esto, la insistencia en formar un once con cinco defensas, que tan buen resultado le ofreció el curso pasado, parece que se le atasca. La ubicación de los dos laterales es básica para contrarrestar al adversario. Si Trippier/Llorente y Lodi/Carrasco sorprendieron con su aportación al ataque entre lo mejor de aquel Atleti de los 50 puntos, esta campaña parece que no doblan de igual manera y se resiste la presencia en campo contrario. En Getafe volvió a la zaga de cuatro que cambió para dar profundidad a los dos carrileros y dominar el partido jugando frente a diez. Resta mucha temporada y los números y los resultados no hacen dudar al Atleti. El juego es otra película. Aunque gane, como ante el colista.
Champions League
Los miércoles de Antonio Sanz: Simeone-Klopp, una confusa guerra de estilos
AYER A LAS 07:25
Champions League
Resumen Atlético-Liverpool: De noche mágica a noche polémica (2-3)
AYER A LAS 21:39