"Yo no tengo que ser el que tiene que tirar del carro. Hay otros jugadores que llevan más años en el club, más experimentados, que tienen un estatus mayor al mío”. Es lo que decía Marco Asensio un 13 de noviembre de 2018, cuando el Real Madrid atravesaba una crisis deportiva con la destitución de Julen Lopetegui y la llegada al banquillo de Santiago Hernán Solari. Un Madrid que venía de ganar cuatro de las últimas cinco Copas de Europa pero con el enorme vacío que había dejado la marcha de Cristiano Ronaldo.

Del todo a la nada

Algunas de las esperanzas del aficionado blanco residían entonces en el balear que, sin ser titular, se había convertido en una pieza importante en aquel equipo de leyenda de las tres Champions consecutivas. Para el recuerdo quedaron ya sus noches europeas ante el Bayern y sus goles decisivos. Pero era momento de dar un próximo paso hacia delante. La salida del astro portugués le abría la puerta de la titularidad y la clásica portada veraniega del 31 de agosto llevaba su nombre: “Asensio es el fichaje”.
La Liga
Los miércoles de Antonio Sanz: El viaje de vuelta de Lemar
28/06/2022 A LAS 21:11

Marco Asensio, buteur décisif du Real Madrid sur la pelouse du Bayern Munich en demi-finale aller de la Ligue des champions

Fuente de la imagen: Getty Images

En plena montaña rusa del equipo, el mallorquín no supo o no pudo responder a las expectativas. Un gol en 30 partidos de Liga dejaron muy frío a un Bernabéu que ya lo había bautizado con 22 años como un nuevo ídolo. La vuelta al banquillo de Zidane, con el que brilló a base de goles y asistencias (25 de unos y 25 de otras en tres temporadas), le hizo volver a ver la luz. A palabras del entrenador francés, Marco estaba pletórico en la pretemporada de 2019 cuando recibió el mayor palo de su carrera. Una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda le paró en seco.
Asensio, que marcó en todos los partidos en los que debutó en una competición con el Real Madrid, regresó de la lesión como no podía ser de otra forma. Como si de otro debut se tratase. Un minuto y gol. Eso que nunca se le ha negado. Tiene un aura especial. Y sin prisa, fue recuperando sensaciones. La banda derecha le llevaba esperando un año. Zidane le dio la alternativa pero Asensio, con la timidez y la desconfianza que nunca había imaginado, se fue esfumando. Oportunidad tras oportunidad. Sin ni siquiera chispazos. Muy poco vislumbraba de aquel futbolista que con 20 años devoraba el césped aunque le echases a los leones.

Sus goles vuelven a enganchar

Quizá más tarde de los esperado, pero Marco parece ahora empeñado en ser el que él mismo nos enseñó que podía ser. Su primer tercio de la temporada atisbó por momentos la vuelta de aquel joven que impactó en el Bernabéu. Alegre y atrevido. Porque condiciones siempre ha tenido. Sólo con eso ya es un futbolista muy aprovechable en la casa blanca. Así que poco a poco iba inclinándose a hacerse con un puesto, el de extremo derecha, que pide a gritos un dueño. Mientras sus gritos piden continuidad. Aunque luego llegasen dos lesiones musculares, con covid de por medio, de las que sin duda ha vuelto más fuerte.

Real Madrid's Spanish midfielder Marco Asensio celebrates after scoring his team's first goal during the Spanish league football match between Real Madrid CF and Granada FC at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid on February 6, 2022.

Fuente de la imagen: Getty Images

En la mitad de partidos y todavía en febrero, Asensio acumula ya más goles que en cada una de sus tres temporadas anteriores. Son ocho entre todas las competiciones, seis de ellos en Liga, los que le convierten en el tercer máximo goleador del conjunto blanco tras Vinicius y Benzema. Precisamente sin ellos dos, el Madrid se jugó un partido de esos que te hacen ganar o perder Ligas ante el Granada y fue el ‘11’ el que tiró del carro y se echó el equipo a la espalda. Su actuación es de las que engancha al Bernabéu. Golpe a golpe. Hasta el final. Asumiendo responsabilidades. Levantando al público cuando Maximiliano le negaba el 1-0 una y otra vez y haciendo estallar al graderío cuando hizo el tanto -y qué tanto- de la victoria.
Asensio siempre ha tenido una relación muy afectuosa con el gol. Su golpeo envenenado de media distancia es capaz de volverte a enamorar aunque lleves dos años sin verlo. Su déficit estaba en su cabeza, que le frenaba más que cualquier rival. Aunque no se la haya ganado en todo este tiempo, a futbolistas como él hay que tenerles fe. Ojalá el encuentro ante el Granada sirva para convencerle de que sigue siendo aquel elegido para desequilibrar una eliminatoria o marcar en una final de Champions. El Madrid le sigue necesitando. Como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena.

Fútbol (H) | El golazo de Asensio que ha gritado toda España y vale una medalla olímpica

La Liga
⚽🚨 El Madrid debutará en Almería y el Barça recibiendo al Rayo; Los Clásicos, en octubre y marzo
23/06/2022 A LAS 15:28
La Liga
Los jueves de Luis Villarejo: Por qué compran los fondos de inversión clubes españoles
23/06/2022 A LAS 07:37