Madrid, 18 oct (EFE).- La Real Sociedad se convirtió en el sexto líder en las seis jornadas disputadas de la Liga Santander 2020/21 gracias a su victoria en el Benito Villamarín ante el Betis (0-3), que también aspiraba a situarse en lo más alto de la tabla pero tuvo que claudicar ante la eficacia de los donostiarras.

Tras Valencia, Granada, Betis, Getafe y Real Madrid, la Real Sociedad es el sexto equipo que comanda la clasificación, aunque lo hace de una manera en cierto modo 'ficticia', por cuanto ha jugado todos los partidos previstos, mientras que otros equipos, como madridistas, getafenses y granadinistas han disputado un encuentro menos, e incluso Atlético de Madrid, Barcelona y Sevilla dos menos.

Fútbol
Paco López cumple cien partidos en un momento delicado
EN UNA HORA

La derrota del Real Madrid -tampoco pudo evitar el 'gafe' del líder- ante el Cádiz el sábado abrió la posibilidad de, independientemente de ello, de que varios equipos pasaran a mandar en LaLiga. Lo aprovechó el Villarreal en primer lugar con su victoria en el duelo regional ante el Valencia (2-1) y en el último choque del fin de semana, con béticos y donostiarras aspirantes al número uno, salieron airosos los hombres de Imanol Alguacil y pesarosos los del chileno Manuel Pellegrini.

Mikel Oyarzábal entregó el primer tanto a Cristian Portugués 'Portu' en la primera mitad y en la segunda remató la faena al transformar una pena máxima sobre el sueco Alexander Isak, después de que el Betis lamentara la anulación de un tanto a Tony Sanabria y que no se decretara un penalti al paraguayo. El belga Adnan Januzaj puso un broche brillante a la goleada.

La victoria es de las que tienen mucho peso en la ambición de una Real Sociedad que se reencontrará esta semana con el torneo europeo y que no era líder de Primera división desde agosto de 2017, cuando ganó en la segunda jornada de aquella campaña por 3-0 precisamente al Villarreal, que de haberse registrado un empate en el Benito Villamarín hubiera enfocado la semana en cabeza.

Sin embargo, Unai Emery no le concede tampoco importancia al liderato, sino a encontrar la regularidad en el rumbo adecuado. La victoria, firmada por dos exvalencialistas como Paco Alcácer (de penalti) y Dani Parejo, afianza al 'submarino amarillo' y sumerge al Valencia en el mar de dudas.

Lo peor para el cuadro castellonense fue la expulsión al final del japonés Take Kubo por dos amarillas, pero su rumbo parece cada vez más cerca del deseado, tanto en juego como en resultados, que le tienen igualado a puntos con el nuevo líder y con uno más que el cuarteto integrado por Real Madrid, Getafe, Cádiz y Granada.

El Athletic emergió por fin a costa del Levante, nuevo colista. El conjunto de Gaizka Garitano puso fin a su peor racha de siempre en San Mamés, con cuatro derrotas consecutivas, para, por ahora, acabar con la intranquilidad que comenzaba a crecer.

Álex Berenguer, con su primer gol como jugador del Athletic, e Iñaki Williams, que acabó con su sequía de más de 1.000 minutos sin marcar, sellaron la necesaria victoria del conjunto vizcaíno y la tercera derrota seguida -sin anotar- de la escuadra de Paco López, al que el empate del Valladolid en Huesca (2-2) le deja en la última plaza.

Las tablas en El Alcoraz dejaron un sabor agridulce a ambos equipos, al conjunto de Sergio González porque dejó escapar un 0-2 y al de Míchel Sánchez porque tras su briosa y efectiva reacción se quedó en el camino de culminar la remontada y tuvo que conformarse con lograr su quinto empate (cuarto seguido) del curso pese a causar de nuevo una buena impresión.

Bruno González (m.35) y Waldo Rubio (51, de penalti) parecieron allanar el camino del Valladolid. En cambio, el conjunto aragonés reaccionó rápido y empató con dos goles en cinco minutos de Rafa Mir y del expucelano Sandro Ramírez. En cambio, sus intentos finales no tuvieron la rúbrica ante un oponente bien pertrechado atrás.

No empaña, en cambio, las buenas sensaciones que este Huesca está dejando en todas sus presentaciones. Le falta la victoria. Esa que en sus dos desplazamientos ha encontrado otro recién ascendido, el Elche del técnico argentino Jorge Almirón, que en esta oportunidad asaltó Mendizorroza para imponerse al Alavés por 0-2.

Pere Milla, uno de los grandes héroes del ascenso, antes del descanso, y Tete Morente, en los compases finales, sellaron la victoria ilicitana y castigaron la falta de acierto del Alavés, que no acaba de arrancar y que cierra la zona de descenso.

Eibar y Osasuna, que antes del parón de las selecciones esbozaron el despegue, se anularon en Ipurúa (0-0) en un encuentro equilibrado y con ocasiones. Esperanzador el debut con el equipo eibarrés del joven Bryan Gil, internacional sub'21 cedido por el Sevilla. Rozó el tanto del triunfo local.

José Antonio Pascual

Eurocopa 2020
El Qarabag, un club en estado de guerra
EN 44 MINUTOS
Fútbol
Luqueño busca pegar primero a un Defensa y Justicia salido de la Libertadores
EN 43 MINUTOS