Los primeros minutos del segundo tiempo del Reims-PSG parecieron no interesarles a nadie. Desde el momento en el que Mauricio Pochettino puso a calentar a Leo Messi, la atención de todos los presentes en el Auguste-Delaune se giró hacia el nuevo dorsal 30 del PSG recorriendo la banda arriba y abajo activando sus músculos. Los periodistas, las cámaras de televisión, probablemente incluso los jugadores que estaban disputando el partido tenían un ojo puesto en la Pulga, que se preparaba para disputar sus primeros minutos desde que se proclamara campeón de la Copa América con Argentina el pasado mes de julio.
En aquel momento Messi era un jugador sin contrato, pero convencido de que iba a poder seguir jugando con el Barcelona. El estado calamitoso de las cuentas del club azulgrana y la presión de amigos como Neymar o Leandro Paredes terminaron provocando un giro de los acontecimientos en un extraño verano en lo que al mercado se refiere, y pocos días después, Messi estaba siendo presentado en el Parque de los Príncipes, de nuevo con el número con el que se estrenó con el primer equipo del Barcelona, de nuevo también junto a Neymar, a quien consoló en la final del torneo sudamericano, pero la camiseta era diferente, muy diferente.

Leo Messi, en su debut con el PSG

Fuente de la imagen: Getty Images

Mercado de fichajes
El exmadridista que estuvo a punto de ir al Barça y otros nombres del día
HACE 7 HORAS
Corría el minuto 66 cuando por fin iba a debutar. Mauricio Pochettino privó al mundo, y especialmente al presidente Nasser al-Khelaïfi, de una fotografía histórica con Messi, Neymar y Mbappé jugando al mismo tiempo al sustituir al brasileño, también en busca de su mejor forma tras haber empezado más tarde su pretemporada. Messi tenía por delante 24 minutos, seis más contando el tiempo que añadiría François Letexier, para trazar sus primeras jugadas con Mbappé. Las que se reserva con Neymar se verán con más asiduidad a partir de septiembre.
En esa escasa media hora, Messi llegó a contactar 25 veces con el balón y ejecutar 19 pases, preferentemente con destino al 7. Mbappé, que ya había saciado su apetito goleador en ese momento con su doblete, también quiso mostrarse generoso con su nuevo compañero. Un robo tras presionar la salida del balón del Reims pudo haber supuesto el 0-3, pero la defensa se rehízo. En el tiempo añadido volvieron a triangular cerca del área, en este caso tras un córner, pero los jugadores locales llevaban ya varios minutos defendiendo más allá del límite del reglamento y no convenía tomar más riesgos.

Kylian Mbappé (PSG)

Fuente de la imagen: Getty Images

Messi ganó su primer partido en la Ligue 1 mientras en Barcelona Memphis intenta ganarse a la afición azulgrana que un día fue -y siempre será- suya. El fútbol se parará durante dos semanas en Francia para dejar paso a las selecciones, y el 12 de septiembre llegará el segundo capítulo de la era Messi en el Parque de los Príncipes contra el Clermont. La media hora que compartió junto a Mbappé dejó la promesa de una sociedad muy interesante que podría conquistar Europa, pero los vaivenes del mercado aún tienen que decidir si el delantero francés se queda en París o si termina desembarcando en Madrid. Sea como fuere, Messi promete un ataque letal, ya sea junto a Mbappé y Neymar o solamente con el brasileño, con el que ya dominó el fútbol en Barcelona.

Resumen del Barcelona-Getafe: Memphis convence, Koeman aburre

Mercado de fichajes
Mbappé, la larga lista 'low cost' del Barça y la cláusula de Haaland, nombres del día
AYER A LAS 08:43
Ligue 1
La bonita inspiración ciclista de la portada de L'Équipe presentando el PSG-Niza de hoy (21:00)
01/12/2021 A LAS 09:32