Algunos futbolistas retirados han encontrado acomodo en los medios de comunicación. Los gestores, entiendo que ese es el objetivo de contratarlos, buscan ampliar la diversidad de opiniones y, con su experiencia sobre el césped, profundizar en el análisis de lo que sucede. Unos cuantos, la mayoría, tratan de pasar de puntillas sobre lo que acontece, esquivando cualquier polémica y alejándose del momento ‘rajador’, tal y como los futbolistas definen a los críticos. Los menos, se sienten tan importantes en su discurso que se convierten en la panacea de las opiniones. Uno de estos últimos es Roy Keane, el mítico centrocampista irlandés, leyenda del Manchester United, quien ha lamentado la media hora de juego disputada por Joao Félix en su única aparición en el torneo. Keane lo tachó de impostor en una crítica exacerbada, populista y ventajista.

Resumen Bélgica-Portugal: Sin gol no hay paraíso

Realmente Joao Félix no estuvo tan mal en su única presencia (poco más de media hora) sobre el terreno de juego con Portugal. Entre problemas físicos y molestias en el tobillo, el seleccionador Fernando Santos no pudo contar con la joya del fútbol portugués. El ex jugador de Benfica es más respetado en su país que en España y en tierras lusas aguardan con esperanza el próximo desarrollo del jugador. En Madrid, las cosas están más divididas. Una buena parte de la afición rojiblanca admite que el chico no ha rendido, tal y como se esperaba. Otros tantos, siguen con cautela la evolución de Joao y consideran que tarde o temprano el delantero explotará. Son conscientes de que la adaptación al ‘sistema Simeone’ no es inmediata y que otros muchos que llegaron antes que el luso se la pegaron por no comprender el sacrificio que impone el técnico argentino.
Champions League
Simeone frena las 'provocaciones' de Klopp: "No suelo opinar de entrenadores rivales"
02/11/2021 A LAS 12:53
Lo que es una realidad es que el tobillo ya no podía más. Lo que es certero es que el deterioro futbolístico de su imagen se agigantaba. Las conclusiones de Joao Félix y las del Atleti se terminaron por encontrar. Incluso, desde las oficinas del Metropolitano apostaban por llegar antes al quirófano. Para la dirigencia, el chico no terminaba de dejar de sufrir en muchas fases del juego y su rendimiento era incomprendido. Para los cercanos al futbolista, la reflexión contaba con escasa autoinculpación: las cosas no se las ponían fáciles, existía pérdida de confianza del entrenador y la reiterada suplencia lo terminaba por disminuir más mental que físicamente. Lo que ambas partes coinciden es que la ausencia de titularidad provocó un desarme de las funciones en su fútbol y eso se observó con claridad entre el primer tramo de temporada y el segundo. La suplencia de Joao ya no generaba debate. Para la opinión pública se antepuso la pelea por el título de Liga que cualquier rendimiento individual.

Joao Félix, en un entrenamiento con Portugal durante la Eurocopa.

Fuente de la imagen: Getty Images

La mayor apuesta económica del Atleti debe pasar por talleres para rehabilitar la articulación. El jugador más importante de la plantilla secuencia que no ha rendido como se esperaba. El futbolista más mimado del grupo no ha terminado de recrearse y de confirmar lo apuntado en su etapa en Benfica. Ahora, en Oporto, será operado por un cirujano especialista en esta suerte. Se trata de rehabilitar el tobillo derecho para que el talento vuelva al espacio de juego del delantero ibérico. Joao Félix es de una generación que entiende el fútbol desde el talento, no desde el esfuerzo. Pero estos dos años en Madrid, bajo el régimen de Simeone, lo han hecho comprender que en el fútbol de este siglo el éxito no solo se alcanza con talento. El esfuerzo físico es determinante para terminar de cerrar el círculo de los mejores, y eso Joao, aunque le ha costado, lo ha terminado comprendiendo.
Precisamente, ese esfuerzo para seguir rindiendo con el equipo le ha conducido a forzar los ligamentos mal curados. Es el momento de parar, recuperarse y volver a jugar sin dolor, además de evitar ulteriores consecuencias. Ponerse en la mesa del cirujano no apetece a nadie, pero del deterioro a la caída ha transcurrido un paso. Al jugador le han explicado que debe volver a ser el mismo que enamoró hace justo dos veranos al mundo del fútbol, y eso pasa por la determinación que ha tomado: el quirófano. Volver a jugar sin dolor es el objetivo y recuperar la autoestima será el siguiente paso. El orgullo de Joao Félix lo invita a esta pausa. Se trata de resurgir por donde apareció. También se entiende que es la última oportunidad que se ofrece para triunfar en este Atleti campeón de Simeone.
¿Te gusta el Atlético de Madrid? Lee más historias de actualidad rojiblanca en Somos Atleti
Champions League
Los miércoles de Antonio Sanz: Simeone-Klopp, una confusa guerra de estilos
20/10/2021 A LAS 07:25
La Liga
Los miércoles de Antonio Sanz: Gil Manzano y Suárez o las mejores coartadas de Simeone
21/09/2021 A LAS 21:22