EFE

23-26. Rams ganan a Saints y llegan al Super Bowl envueltos en la polémica

23-26. Rams ganan a Saints y llegan al Super Bowl envueltos en la polémica
Por EFE

El 21/01/2019 a las 04:52Actualizado El 21/01/2019 a las 04:56

Nueva Orleans (EE.UU.), 20 ene (EFE).- Los Rams de Los Ángeles consiguieron el pase al Super Bowl LIII después de vencer a los Saints de Nueva Orleans a domicilio en la prórroga por 23-26 y convertirse en campeones de la Conferencia Nacional (NFC) de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

El héroe del partido fue el pateador Greg Zuerlein, quien anotó un gol de campo de 57 yardas en la prórroga para decidir el triunfo de los Rams, después que a falta de 19 segundos antes que concluyese el tiempo reglamentario también completó otro de 45 yardas que forzó la prórroga al poner el empate a 23 en el marcador.

De esta manera, los Rams se enfrentarán el domingo 3 de febrero, en el Mercedes-Benz Stadium, de Atlanta, al campeón de la Conferencia Americana (AFC) que más tarde decidirán los Chiefs de Kansas City contra los Patriots de Nueva Inglaterra.

Antes del gol de campo decisivo de Zuerlein, su compañero, el defensor John Johnson hizo la jugada clave al interceptar el pase que al mariscal de campo de los Saints, Drew Brees, dio bajo presión y que permitió a los Rams recuperar el balón en territorio del equipo de Nueva Orleans y que haría la diferencia.

Johnson capturó el balón cuando caía de espaldas tras hacer un marcaje al delantero de los Saints que no pudo recibirlo al salir mal de la mano de Brees.

El gol de campo de Zuerlein silenció a los 73.000 asistentes al partido que se disputó en el Mercedes-Benz Superdome, donde habían presenciado la primera derrota en postemporada en casa para los Saints teniendo a Brees y el entrenador en jefe Sean Payton al frente del equipo.

Esta vez los pronósticos, que daban con un 84 por ciento como ganadores a los Saints, Zuerlein los arrojó por la borda con su gol de campo y la polémica arbitral que será el gran centro de atención en los próximos días.

Dado que el viaje de los Rams al Super Bowl LIII estará marcado por otro arbitraje polémico que al final fue el que decidió al campeón de la NFC después que no quisieron señalar un choque ilegal a falta de 1:41 minuto del tiempo reglamentario que devolvió el balón a los nuevos campeones de la NFC, tras anotar los Saints un gol de campo y poner el parcial de 23-20.

Los protagonistas de la jugada fueron el esquinero de los Rams, Robey-Coleman, quien golpeó al receptor abierto Tommylee Lewis al comienzo de un pase y lo derribó con un choque al cuerpo y a la cabeza.

Ambos jugadores fueron por el balón, pero Coleman se conectó con Lewis antes de que el balón lo tocara, lo que en el reglamento se considera acción ilegal con interferencia en el pase.

Pero los árbitros no quisieron ni revisar la jugada, que de haber sancionado a los Rams podría haber terminado el partido porque los Saints hubiesen agotado el tiempo antes de patear el gol de campo.

De nuevo, un partido decisivo y clave en los playoffs de la NFL termina con polémica y decidido por una decisión que de acuerdo a las imágenes mostradas por la televisión fue equivocada.

El entrenador en jefe de los Saints, Sean Payton, que protestó airadamente la decisión de los árbitros, al concluir el partido calificó las acciones de los mismos de "inexplicables", para luego felicitar a los Rams por la gran labor que habían realizado en el campo tras remontar un marcador adverso de 13 puntos.

Las reacciones en la redes sociales no se hicieron esperar ante la decisión de los árbitros con "unanimidad" en los comentarios al calificarla como "vergonzosa" y de "chiste".

Mientras, la cara de la moneda, fue el entrenador en jefe de los Rams, Sean McVay, que tomó varias decisiones equivocadas que al final no le costaron la derrota a su equipo, y se convierte a los 33 años en el más joven que lleva a un equipo al Super Bowl.

El mariscal de campo de los Rams, Jared Goff, de 24 años, completó 25 de 40 pases para 297 yardas, con un pase de anotación y una interceptación, que le permitieron llegar a su primer Super Bowl como profesional.

Los Saints perdieron con Brees, de 40 años, que completó 26 de 40 envíos para 249 yardas, con dos pases de anotación y dos interceptados, que al final no fueron suficientes para conseguir el pase a su segundo Super Bowl.

Mientras que los Rams harán su cuarto viaje al Super Bowl, en el que tratarán de conseguir su segundo título de campeones.

El equipo que ahora tiene su sede en Los Ángeles perdió el Super Bowl XIV, el 20 de enero de 1980, con resultado de 19-31, contra los Steelers de Pittsburgh, cuando también tenían su sede en la ciudad californiana.

El 30 de enero del 2000, ya con sede en San Luis, se acreditaron el título del Super Bowl XXXIV al derrotar 23-16 a los Titans de Tennesee, y el 3 de febrero del 2002 perdieron 20-17 en la edición XXXVI contra los Patriots.

0
0