La compleja situación de Ousmane Dembélé en el FC Barcelona, condensada en su exclusión efectiva de la actividad deportiva culé tras quedarse fuera de la lista ante el Athletic, ha generado en las últimas horas suficientes argumentos jurídicos como para que el futbolista francés pudiera denunciar al club catalán por vulnerar su dignidad laboral y su honor y, por lo tanto, reclamara daños y perjuicios. “Dembélé podría incluso explorar la opción de extinguir unilateralmente su contrato amparándose en el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores que, de manera subsidiaria al Real Decreto 1006/1985, se aplica a todos los futbolistas profesionales”, explica Toni Roca, director del Sports Law Institute y del bufete Himnus, especializado en fútbol.
Este extremo, el de la extinción unilateral del contrato, resulta más complicado de reclamar, pero no imposible “porque podría invocar el incumplimiento grave y culpable de sus condiciones laborales por parte del FC Barcelona”, aclara Roca. El artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores fija que son causas justificadas para extinguir un contrato por parte del trabajador “las modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo (…) que redunden en el menoscabo de la dignidad del trabajador”. Esta vía incluye el pago de indemnizaciones por despido improcedente.
“Entiendo que, por ser mucho más drástica y compleja, y quedarle solo seis meses de contrato, lo normal es que Dembélé no contemple esta opción. La de reclamar daños y perjuicios es diferente, porque se trata de una vía en la que podría insistir incluso después de abandonar el FC Barcelona”, añade Roca.
Mercado de fichajes
Reunión clave Barça-Lewandowski y el precio de salida de Neymar del PSG, los nombres del día
28/04/2022 A LAS 07:54

Dembélé puede acreditar el daño a su honor

“Los últimos acontecimientos invitan a estudiar las consecuencias jurídicas. Y no me refiero sólo a que Xavi haya decidido apartarle de la convocatoria por motivos no deportivos, como él mismo ha reconocido, sino que desde el club se haya lanzado un mensaje público poniendo en duda su compromiso con la entidad por no querer ampliar su contrato”, añade Roca.
“Aquí se puede interpretar que las condiciones de trabajo de Dembélé han sido modificadas por la empresa, porque al jugador se le priva de un aspecto esencial de su actividad, que es jugar, no por una decisión técnica, sino por motivos extradeportivos, como el club reconoce. Esto es, por no renovar, algo a lo que el jugador no está obligado. El futbolista no incumple su relación laboral con el Barcelona por negarse ampliar el contrato”, añade Roca.
“Además, queda claro que hay una vulneración de su dignidad laboral y su honor al dejar entrever que es un mal deportista profesional. Es precisamente de lo que ayer se defendió Dembélé en su comunicado a través de redes sociales. Se trata de una decisión que se podría acreditar”, deduce el director del Sports Law Institute.

Con Dembélé no hay mobbing

Toni Roca, sin embargo, descarta que el futbolista pueda explorar la vía del acoso laboral o del mobbing porque apenas tiene argumentos jurídicos que se amolden a lo que la legislación española considera un supuesto de este tipo. “Por ejemplo, una de las condiciones obligatorias para que una empresa sea considerada culpable de acoso laboral es perpetuar en el tiempo una actuación vejatoria hacia su trabajador. En este caso no existe reiteración alguna. La primera vez que Xavi dejó fuera de la lista a Dembélé por no renovar fue ayer. Asunto diferente es si, por ejemplo, Dembélé llevara ya seis meses sin ir convocado, entrenándose al margen del equipo con declaraciones continuadas contra su persona. En ese caso sí se podría estudiar una denuncia por Acoso Laboral”, explica Roca.
“Además, queda claro que hay intereses económicos por ambas partes, es decir, que el Barça quiere sacar un rendimiento económico del jugador y por eso actúa así y el futbolista, a su vez, pretende mejorar su contrato o irse a otro club para ganar más aprovechando que será agente libre. Este escenario ningún juez trataría la situación de Dembélé como mobbing”, insiste.

Habrá muchos más casos Dembélé

Por último, Toni Roca insiste en que en el futuro podrían darse muchos más casos Dembélé debido a que el escenario de transferencias internacionales invita a repetir este modelo, sobre todo porque muchos jugadores de la más alta élite empiezan a ver sus salidas con la carta de libertad como una oportunidad. “Dembélé no es, ni será, el último jugador que un gran club ficha por una cantidad ingente de dinero esperando que el futbolista renueve pasado el primer plazo firmado en el contrato o salga por una cantidad jugosa en caso de que se niegue a renovar. Los equipos deben empezar a pensar que, si pagan cantidades tan elevadas, corren el riesgo de que sucedan escenarios como éste, es decir, que el futbolista se niegue a salir o a renovar y eso influya en la inversión inicial hecha por el club sin que el jugador incurra en ilegalidad alguna. Guardando las distancias, es algo parecido a lo que ha sucedido con Sergio Ramos o lo que se especula que podría pasar con Mbappé, en caso de abandonar el PSG el próximo verano. Seguro que en el futuro habrá más situaciones similares”, concluye Roca.
La Liga
El nuevo Dembélé que asombra a los culés: Fue a entrenar en su día libre
05/04/2022 A LAS 17:09
Mercado de fichajes
El futuro de Dembélé y el adelantamiento de la Juve al Madrid, nombres del día
20/03/2022 A LAS 09:51