Getty Images

Mundial femenino 2019: Las claves de otro gran paso para el fútbol femenino español

Mundial femenino 2019: Las claves de otro gran paso para el fútbol femenino español

El 17/06/2019 a las 22:25Actualizado El 17/06/2019 a las 22:41

España ha conseguido un nuevo hito. Tras los progresos logrados en Liga Iberdrola, con récords de asistencia en San Mamés y Wanda Metropolitano, los éxitos cosechados en categorías inferiores (sobre todo con ese oro en el Mundial sub-17) y el subcampeonato del Barça en la final de la Champions, ahora la Selección ha superado la fase de grupos de un Mundial absoluto por primera vez en su historia.

Lejos queda ya la ‘novatada’ del primer Mundial de Canadá, donde la Roja cayó a las primeras de cambio al sumar un empate y dos derrotas en un grupo a priori asequible con Costa Rica, Brasil y Corea del Sur. ¿Qué ha cambiado en estos cuatro años para haber revertido la situación y dar un paso más en el imparable crecimiento del futfem de nuestro país?

Revolución contra Quereda

La reacción al mal papel en Canadá fue instantánea y tuvo como principal objetivo al seleccionador español, Ignacio Quereda. Una carta firmada por las jugadoras solicitó a la RFEF su cese. "No teníamos datos de Corea del Sur e intentamos documentarnos por nuestra cuenta en internet. No hacíamos entrenamientos específicos pensando en los rivales. De hecho, las titulares entrenaban por un lado y las suplentes por otro", llegó a decir una de las futbolistas, Priscila Borja. La situación, insostenible, propició la dimisión de Quereda y con ello la llegada al banquillo de Jorge Vilda, que rejuveneció al equipo aunque cortó cabezas: futbolistas de nivel como Verónica Boquete y Sonia Bermúdez dejaron de ser convocadas.

Ignacio Quereda, seleccionador español del fútbol femenino

Ignacio Quereda, seleccionador español del fútbol femeninoEFE

Jugar contra las mejores

Para mejorar y subir el nivel, no hay nada mejor que jugar ante selecciones de la parte alta del ránking FIFA. España no disputó ni un solo amistoso en los dos meses anteriores al Mundial de Canada. En ese tiempo, la Roja ha disputado cinco partidos preparatorios, incluido uno ante la subcampeona mundial ya en Francia. Los rivales fueron seleccionados a conciencia: Camerún (similar a Sudáfrica), Canadá (a Alemania) y Japón (China). Antes se jugó ante grandes potencias como la propia Alemania, Francia, Inglaterra, Brasil o Estados Unidos, a buen seguro el próximo rival en octavos. Además, las de Jorge Vilda viajaron al país galo con el doble de antelación (8 días) de la que lo hizo la expedición en 2015 (4). “Estuvimos varios días despertándonos a las 6 o 7 de la mañana por culpa del jet lag”, decían las jugadoras.

Alemania-España

Alemania-EspañaGetty Images

Entrenamientos especializados

Se quejaban por entonces las internacionales españolas de los “arcaicos” entrenamientos de Quereda, que no habían cambiado un ápice desde que ocupara el banquillo 27 años antes. Mucho ha cambiado la Selección en ese sentido, pues Jorge Vilda cuenta con un cuerpo técnico de lo más especializado, que se apoya en la tecnología y las estadísticas para tenerlo absolutamente todo controlado. Titulares y suplentes siempre están preparadas para cuando se les requiere, de ahí la facilidad con la que Vilda ha realizado diferentes cambios a lo largo de la fase de grupos. Las únicas que todavía no han participado son las otras dos porteras (Lola Gallardo y Mariasun Quiñones) y las zagueras Andrea Pereira e Ivana Andrés.

Entrenamiento de España

Entrenamiento de EspañaEFE

Juventud al poder

Pero el gran salto cualitativo que ha dado esta Selección tiene que ver con el poderoso talento que habita en su cantera, fruto de un trabajo semejante al realizado en las categorías masculinas y a la inversión realizada por los clubes de la Liga Iberdrola, que demuestra que las jóvenes están más preparadas que las veteranas. Los triunfos cosechados en los Europeos y Mundiales de categorías inferiores en los últimos años no fueron casualidad, y Vilda, visto lo visto, se ha encargado de acelerar el relevo generacional. Ante China jugaron Patri Guijarro (21), Mariona Caldentey (23), Lucía García (20) y Nahikari (22), además de Andrea Falcón (22) saliendo desde el banquillo. Todas ellas, con poca experiencia en la absoluta, ya habían brillado con luz propia en torneos internacionales ante las mejores canteras del mundo. El futuro que nos espera es incluso más alentador que el presente.

Nahikari García (Real Sociedad)

Nahikari García (Real Sociedad)Getty Images

0
0