Getty Images

Historias Eurosport: El cónclave del Hotel Palmeiras

Historias Eurosport: El cónclave del Hotel Palmeiras

El 13/06/2018 a las 20:53Actualizado El 14/06/2018 a las 14:43

Los caminos del éxito son inescrutables. En ocasiones insospechados. Y el Brasil del 70, con su halo legendario, es probablemente el mejor ejemplo de ello. El mundo recuerda a aquella selección por la exuberancia de su ataque con cinco 'dieces': Gerson, Tostao, Rivelino, Jairzinho y Pelé. Pero no muchos saben que esa alineación no se fraguó en la pizarra de Zagalo ni en la cabeza del seleccionador

La noche del martes 28 de abril de 1970 se produjo un hecho crucial para el desenlace final del Mundial. En una habitación del Hotel Palmeiras de Río de Janiero se reunieron los tres pesos pesados de la selección de Brasil, Pelé, Gerson y Carlos Alberto. Un tridente al que los compañeros apodaron Los Cobras.

Sabían que Zagalo, muy señalado por su nombramiento tras la salida de Saldanha, era reacio a compartir sus pensamientos sobre tácticas específicas, pero ellos tenían claro el equipo y el patrón que querían llevar al terreno de juego. Y el partido que debían jugar la noche siguiente frente a Austria, antes de abandonar Brasil, era el mejor ensayo posible.

Decidieron llamar a los tres jugadores más directamente afectados por sus planteamientos. Tostao, Rivelino y Clodoaldo fueron llamados más tarde a la habitación de Pelé. El fracaso ante Bulgaria de la apuesta de Darío, el 'preferido' del presidente Medici (militar en el poder tras los golpes de estado), demostró que Brasil no funcionaba con un delantero centro ante las defensas europeas. Tostao estuvo de acuerdo con la idea de jugar como interior izquierdo para dejar a Pelé ligeramente por delante de él en el medio. Rivelino se adaptaría al rol de mediocampista ofensivo por banda y el joven Clodoaldo barrería la retaguardia en el centro del campo.

Pelé, en el Mundial de 1970

Concluida la reunión con los tres afectados, el siguiente que entró en la habitación de Pelé fue Mario Zagalo. Como esperaban, el seleccionador fue esquivo en un primer momento, pero terminó consintiendo que probaran la formación después de discutir ampliamente la propuesta de los Cobras. Les indicó que él se situaría en la grada para ver el despliegue del equipo y que se reservaría el derecho a cambiar de táctica a través de la radio con la que se mantendría en contacto con su ayudante Mario Américo.

El cancerbero Félix fue informado discretamente de su reincorporación a la portería y al resto del equipo se le informó al llegar al vestuario, antes del partido, de los cambios que se iban a producir. Piazza se enteró en ese momento que sería el cuarto defensor y Gerson ofreció una emotiva charla final antes de medirse a los austriacos, un equipo poderoso físicamente. Brasil venía de perder en Maracaná un amistoso ante Argentina por 0-2. A la conclusión del partido el defensa argentino Roberto Perfumo declaró: “Este es el Brasil más pobre contra el que he jugado. Tienen mucho trabajo por delante para mejorar de cara al Mundial”. A lo que Pelé respondió: “Me alegra ver que Argentina ha vuelto a apostar por jugar al fútbol y dar patadas al balón en lugar de dar patadas a los rivales”.

Video - Historia de los Mundiales: La era Pelé y el regreso a Inglaterra

02:53

Pero ante Austria la 'canarinha' retomó la senda de la victoria. Rivelino marcó el gol del triunfo, aunque lo más importante es que la verde-amarelha recobró la fluidez en su juego y convenció a Zagalo, que lo vio desde la grada. Del equipo que jugó aquella noche el único que no se afianzó en el once fue Rogerio, que perdió el pulso con el jugador que le disputaba el puesto en la derecha, Jairzinho, quien termino siendo el máximo artillero de los brasileños en México con 7 goles.

Aquella reunión en la habitación de Pelé y la buena cintura de Zagalo alumbraron a uno de los mejores equipos de la historia del fútbol. El Brasil del 70. Seis partidos jugados, seis victorias y 19 goles a favor. Nadie supo de lo ocurrido en el Hotel Palmeiras aquel martes por la noche hasta años después. Así se escribe la historia de los Mundiales.

[Historias Eurosport: Magic y Bird, retrato de una obsesión]

[Historias Eurosport: Arantxa, contigo empezó todo]

[Historias Eurosport: El último baile real de Miguel Indurain]

0
0