EFE

Raúl de Tomás: "Sé de dónde vengo y no por tener más voy a cambiar"

Raúl de Tomás: "Sé de dónde vengo y no por tener más voy a cambiar"
Por EFE

El 13/02/2019 a las 20:38Actualizado

Madrid, 13 feb (EFE).- Raúl de Tomás, delantero del Rayo Vallecano, está disfrutando de su debut en Primera, lleva marcados nueve goles en Liga y es una de las sensaciones del campeonato. Pese a todo su discurso es claro y sensato porque, según declara a EFE, sabe de donde viene y no por tener más va a cambiar.

Raúl de Tomás (Madrid, 1994) se formó en la cantera del Real Madrid, pero las últimas temporadas ha encadenado cesiones al Córdoba, Valladolid y Rayo, equipo con el que la pasada campaña marcó 24 goles y logró un ascenso a Primera. Este curso, como referencia del ataque del conjunto vallecano, es uno de los ídolos de la afición.

P: ¿Cómo se encuentra el equipo antes de recibir al Atlético?

R: Estamos mentalizados y trabajando en lo que quiere el entrenador para plantear un partido difícil. Esperemos que lo entrenado se pueda plasmar y podamos sacar los tres puntos.

P: ¿Qué ha pasado las dos últimas jornadas con las dos derrotas?

R: No somos el Real Madrid, el Barcelona o Atlético. Tenemos nuestras armas, vamos a sufrir y no podemos ganar todos los partidos. Nos hemos llevado dos palos seguidos, pero de aquí al final va a tocar sufrir.

P: El Atlético parece no llegar en su mejor momento. ¿Es positivo para el Rayo?

R: Es el momento para ganar, creo. Lo hablábamos en el vestuario. Es un equipo que no sabes por donde va a salir y si tienen su día será difícil ganarles, pero en nuestro campo estamos a gusto y creo que podemos hacer un partido incómodo porque tenemos equipo suficiente para ganar a cualquiera.

P: ¿A Diego Costa y Griezmann los ve como una referencia o como compañeros de Liga?

R: Son compañeros y grandes jugadores, es inevitable decirlo, pero no me pongo la televisión para ver un partido de ellos por observar sus movimientos. Eso viene de un proceso desde pequeño, cada uno tiene su forma de jugar y ni ellos creo que se fijen en mi ni yo en ellos. Lo que sí pienso es que son unos pedazo de jugadores.

P: ¿Coincidió con Morata en el filial del Real Madrid?

R: Llegué a estar con él en el Castilla. Aunque era más joven me subían para entrenar con ellos. He coincidido también con él en el colegio donde íbamos a estudiar. Ojalá este año le salgan las cosas en el Atlético y me alegro mucho por su fichaje.

P: ¿Tiene relación personal con él?

R: Muy cercana no, pero no hay ningún problema entre nosotros. Siempre que nos hemos visto nos hemos saludado.

P: Su padre fue jugador de Segunda B. ¿Está cumpliendo como hijo esos sueños de su padre?

R: Sí. Mi padre siente más el hecho de llegar a Primera que yo, porque al final, a veces, no somos conscientes de lo que vivimos hasta que un día te retiras. Está muy contento de que haya podido conseguir mi sueño y tengo mucho que agradecerle. Me empujó al fútbol, me aconsejó en los momentos malos y esto es gracias a él.

P: ¿Hablan mucho de fútbol cuando están juntos?

R: Intentamos no hablar mucho porque él sabe que no me gusta llenarme la cabeza de fútbol, aunque es inevitable acabar hablando algo. Él entiende, yo también, e intercambiar opiniones gusta.

P: ¿Ha perdido el fútbol esa esencia que tenía antes respecto a estos tiempos en los que parece una industria económica?

R: Sí, pero son tiempos y todo evoluciona. Cuando pasen treinta años será de otra manera, estaré retirado y si mi hijo juega le hablaré de ello. Hay que entender que todo evoluciona y si no cambia sería muy aburrido. Lo vemos ahora con el VAR, por ejemplo.

P: ¿Le gusta el VAR?

R: No me gusta. Soy un poco clásico en ese sentido. Si nos meten un gol en fuera de juego y lo anulan te diría que me encanta, pero estaría mintiéndote. Lo diría porque me beneficia. Al contrario igual. Antes entraba al área a rematar y no pensaba en que me iban a ver las cámaras o me iba a meter en fuera de juego. Ahora antes de una jugada piensas más en ello que en controlar el balón que viene. Estar en un campo pensando en algo que acaban de sacar más que en el balón es difícil de entender y no me gusta.

P: ¿Le influye que ahora haya muchísimas cámaras y cualquier gesto pueda ser captado?

R: Sí se piensa. El otro día Rosales se me cruzó por delante, sin querer le empujé y mi primera reacción fue levantarle del suelo porque pensé por dentro que si me veían me expulsaban. Son actos que antes hacías y quedaban en un simple empujón entre dos jugadores. No está bien, pero al final el fútbol es contacto y ha sido así toda la vida. Es un poco incomodo estar pensando en las cámaras.

P: Como delantero, ¿cómo convive con las rachas de gol?

R: Hay que ser fuerte. Hoy eres muy bueno porque has metido dos goles y cuando no lo metes eres muy malo. La gente tiene una opinión y hay que respetarla, porque vivimos también de muchos aficionados. Lo principal es ser fuerte mentalmente y no bajar nunca los brazos, salgan o no las cosas. Ni cuando salen bien hay que ponerse en las nubes o tirarse al suelo cuando no salen. Es mejor un termino medio.

P: ¿Le ha costado llegar a estas reflexiones?

R: Me ha costado. En la vida las cosas no llegan de un día para otro. He tenido etapas de mi vida difíciles. En Córdoba era muy pensativo y analizaba lo que fallaba. He tenido gente importante en mi vida que me ha ayudado a asimilar un poco más todo y he cambiado en ese sentido. Antes era muy cabezón y ahora pienso las cosas dos veces.

P: Cuando salió del Real Madrid dijo que había decepcionado a Zidane. ¿Lo sigue pensando con el tiempo?

R: No puedo cambiar la opinión y lo pensaré siempre. Tú intentas demostrar lo mejor de ti y se lo quieres enseñar a una persona que fue un ídolo. Me puse una responsabilidad tan grande que de querer demostrar quién era todo ocurrió al revés. Es algo que siempre tendré ahí, pero no quiero pensar más allá. Me hubiera gustado que salieran las cosas de otra manera, pero no fue así.

P: ¿Qué otro jugador le ha gustado o ha idolatrado?

R: Siempre he sido de Cristiano Ronaldo. Me parece completísimo y creo que tiene todas las virtudes de diferentes posiciones. Actúa a veces como delantero, otras como un extremo y también de centrocampista. Complementa a varios jugadores juntos.

P: Algunos jugadores han dicho en entrevistas que Cristiano impone en persona. ¿Cómo se quita esa coraza para pasar a ser de ídolo a compañero?

R: Entiendo ese pensamiento de algunos jugadores porque a mi me pasó cuando entré a ese vestuario. Le veía y pensaba que no podía ser. Con el chico que juegas en la consola o del que hablaba me encontraba día a día, pero al final es una persona como todos. No todo el mundo puede conocerle y creo que es como cualquiera. A mi me trató espectacular y a los que subían conmigo igual. No tengo ninguna queja y por cosas así creo que es el mejor del mundo.

P: Tiene un tatuaje muy particular que expresa su forma de ser

R: Tengo uno que dice 'sigue tus metas, cumple tus sueños, pero no olvides quién eres ni de donde vienes'. Lo tengo en la espalda.

P: ¿Es difícil para un futbolista mantener los pies en la tierra?

R: Es difícil y probablemente haya un sesenta o setenta por ciento de jugadores que no lo consigan. Yo soy una persona muy humilde, la gente puede pensar que por mi forma física o lo que transmito puedo ser chulo, prepotente o borde, pero quién me conoce o quién yo quiero que me conozca sabe que soy normal. Tengo mis cosas, como todo el mundo, pero sé de donde vengo y no por tener ahora más o una vida cómoda voy a cambiar. Cuando la gente me conozca verá que lo que digo no es mentira.

P: ¿Ha cambiado mucho su vida a raíz de tener más dinero?

R: Hay que ser realista. Cuando tienes dinero tienes que acomodarte a lo que ganas. Todo va acorde a lo que vas ganando, no hay ni que subir o bajar. Tú vas creciendo y todo va en medidas. Si ganas x dinero tienes que vivir de acuerdo a ese nivel. No puedes decir a un multimillonario que viva sin nada, sería ilógico. Yo no derrocho ni gasto mucho. Cuido de mi familia y cuido de mí. Invierto en cuidarme y creo que al final es inteligente para competir bien.

P: La fama atrae a mucha gente y pueden aparecer muchas personas alrededor

R: Si alguna persona se quiere acercar a mi por lo que pueda tener dejo claro que será muy difícil que entre en mi entorno. Sé los que estaban conmigo cuando no había pan en mi casa y sé los que están ahora cuando me va bien. Para eso soy maduro. Soy familiar, tengo mis amigos y con eso me basta. Si alguna vez aparece alguien que me aporte seré yo quién lo acepte.

P: Fuera del fútbol, ¿qué aficiones tiene?

R: Cuando salgo de entrenar voy a casa, como y hoy por ejemplo voy a hacer boxeo. Me gusta y si no lo hago a las cuatro y media o cinco duermo siesta y por la tarde voy al gimnasio siempre porque tengo un entrenador personal que vive conmigo.

P: ¿Con su entrenador cuida también la alimentación?

R: Sí. Tiene la carrera y un máster de Nutrición. Toda la comida va pesada, lo tengo todo muy mecanizado. Nos conocemos mucho. Invierto en mi cuerpo porque lo agradezco en el campo.

P: ¿En casa ve fútbol o desconecta de deporte?

R: Solo veo al Real Madrid y a lo mejor algún partido del Barcelona de Liga de Campeones. No me gusta ver fútbol porque la cabeza hay que sanearla y estar obsesionado puede perjudicar.

P: ¿Se ve la temporada que viene jugando en el Real Madrid?

R: Es imposible pensarlo ahora porque me quedan dieciséis jornadas con el Rayo y mi objetivo es intentar hacer mis marcas personales a nivel individual y a nivel colectivo que se consiga el objetivo de la permanencia.

P: ¿Se va a salvar el Rayo?

R: Esperemos que sí. Tengo mucha fe en mis compañeros, en el grupo y en el cuerpo técnico. Tenemos un circulo muy grande para estar juntos y hay mucha unión en el vestuario.

P: ¿La continuidad de Míchel es una de las claves?

R: El año pasado hizo un gran trabajo con nosotros. Creo que es la mejor persona que podemos tener y sabe transmitir lo que queremos y necesitamos. Nunca ha cambiado su mensaje, ni estando mal, y estamos a muerte con él porque conseguiremos lo que queremos todos.

David Ramiro

0
0