Imago

La nueva vida de Wendell Lira, el premio Puskas que pensó en el suicidio

La nueva vida de Wendell Lira, el premio Puskas que pensó en el suicidio
Por Eurosport

El 19/08/2019 a las 20:04Actualizado El 19/08/2019 a las 20:05

Buzz

Wendell Lira fue uno de los ganadores más desconocidos del Premio Puskas desde que la FIFA lo implementó. Alejado de la élite del fútbol nacional, recibió un reconocimiento mundial inesperado en 2016 gracias a su gol al Atlético Goianiense, desveló en una entrevista a la FIFA que semanas antes había decidido poner fin a su vida. En la actualidad se ha reconvertido en 'gamer' profesional.

Wendell Lira pasó de la irrelevancia absoluta al estrellato de un día para otro. Penando en las divisiones inferiores del fútbol brasileño, el delantero del Goianiense no encontraba un sentido a su vida, ahogado por las deudas y sin poder garantizarle un futuro mejor a su hija. En una entrevista reciente a la página web de la FIFA, aseguró que "Ya había decidido que iba a quitarme la vida. Cuando no puedes llevar comida a la mesa ni darle a tu hija y a tu esposa lo mínimo que necesitan para ir tirando… No veía otra salida".

Por fortuna para todos, Lira rectificó precisamente por la presencia de su hija pequeña: "Estuve llorando toda la noche. Iba a jugar un amistoso en Goianésia. En el trayecto de Goiânia a Goianésia lloré sin parar, porque había decidido quitarme la vida en ese viaje. Pero no tuve el valor de hacerlo, así que volví a casa y abracé a mi hija. Comprendí que no podía dejar que creciera sin un padre". 48 horas después de aquel día oscuro en su vida, recibió la llamada de la FIFA anunciándole que estaba entre los candidatos al Puskas, una llamada que se negó a atender al pensar que era algún acreedor buscando cobrarle una de sus muchas deudas.

A partir de ahí la vida de Lira dio un vuelco notable. El Premio Puskas es el único de los que se entregan en la gala de los Best que se decide por votación popular, y su chilena en carrera al Goianiense se impuso a los goles de Messi y Florenzi, los únicos que superaron junto a él la primera criba antes de la gala de Zúrich. En la ciudad suiza se codeó por primera vez con Kaká, Cristiano Ronaldo y otras estrellas del fútbol mundial que le quedaban muy lejanas, a pesar de que en sus años de juvenil había coincidido con el exmilanista Alexandre Pato.

Han pasado ya tres años y la vida de Wendell Lira ha dado un giro radical desde aquella gala. El campeón del Mundial Interactivo de la FIFA, Abdulaziz Alshehri, retó a todas las estrellas presentes en Zúrich a jugar un partido al FIFA, y sólo Lira recogió el guante. El brasileño derrotó al campeón del mundo por 6-1 y vio en ese sector un filón a explotar.

A partir de ahí, Lira creó su propio canal de YouTube, en el que tiene 568 000 suscriptores, y se ha convertido en un auténtico mentor del popular videojuego de fútbol para varias celebridades e incluso futbolistas de primera línea: "José Aldo, el excampeón de la UFC, vino a mí para pedirme que lo entrenara un poco. ¡No me lo podía creer! Los futbolistas también recurren mucho a mí para aprender: Paquetá, Gustavo Henrique del Santos, Bruno Henrique del Flamengo, Taison del Shakhtar... Es asombroso". Sin lugar a dudas lo es. Hoy con 30 años, Lira encontró la felicidad gracias al Premio Puskas, que sigue siendo uno de los que más titulares generan año tras año en la gala de la FIFA. Para esta edición ya tiene un claro favorito: Zlatan Ibrahimovic.

0
0