Enseguida subió ya al primer equipo, fue una estrella, ganó los JJOO en Barcelona ‘92, fue titularísimo con Clemente y su hoja de servicios está repleta de éxitos.
Analizando el método Luis Enrique en la selección y su pasión por dar vigor y energía a sus equipos con chavales que empiezan, es interesante realizar un flashback y recordar el ímpetu y la pujanza del míster asturiano en sus inicios. Seguro se siente identificado al cien por cien con esos jugadores, hasta siete sub ‘21 esta semana, a quienes no para de dar oportunidades en cada convocatoria.
Porque, más allá de los resultados que vengan en los meses venideros, en el Mundial de Qatar o en ‘la final four’ de la Copa de Naciones, el legado de Luis Enrique tendrá como axioma haber revolucionado el equipo nacional con un puñado de noveles a los que dio la alternativa. Nunca le tembló el pulso en su vida y menos ahora, donde se le ve cómodo, controlando la situación y con un ejército de soldados que van a dar la vida por él, con Sergio Busquets al frente.
Mundial
Koke, sobre la ambición de España: "Tenemos ganas de demostrar al mundo quiénes somos"
HACE 4 HORAS

Morata y Luis Enrique charlan sonrientes tras la victoria de España ante Portugal

Fuente de la imagen: Getty Images

Luis Enrique no mira el DNI. Y si lo mira, está más cercano del ímpetu de la gente joven. Como si tuviera delante un espejo, refleja su silueta en ellos. Pudiendo elegir a futbolistas veteranos, en una nómina así a vuela pluma por generación estarían tipos del perfil de Sergio Ramos, Thiago Alcántara, Canales, Iago Aspas, Dani Parejo o Isco, el seleccionador se ha salido claramente de ese anillo concéntrico y ha explorado y encontrado jugadores sub ‘21 con una lista interminable.

Álvaro Morata y Nico Williams (España-Portugal)

Fuente de la imagen: Getty Images

La frescura de Yeremi Pino, Nico Williams, Gavi o Hugo Guillamón provocan un salto urgente al equipo absoluto y provoca por extensión un análisis urgente de Luis de la Fuente que no para de inventarse jugadores cada mes, en una trayectoria impecable e histórica por la determinación y elección de nuevos chicos que alimentan la sub ‘21, un equipo al que vemos ganar, ganar y ganar como decía Luis Aragonés.
El sistema funciona. Si algún día se asoman a una taquilla de encargos en cualquier estadio, descubrirán el gran número de ojeadores de la Premier League, que hacen cola y luego anotan en su cuaderno de notas sus comentarios clave para ficharles a final de temporada. La sub ‘21 es un vivero inagotable para el PIB español, cuando aún están en nuestro fútbol como Cucurella y negocio tremendo para clubes extranjeros, como el Anderlecht, que compró a Sergio Gómez por 3,5 millones al Dortmund y le vendió por 13 al Manchester City sólo un año después por el escaparate de jugar con España, no en la Liga belga. Sergio Gómez y Alex Baena serán seguro los próximos en dar el salto a la absoluta.
El triunfo en Portugal es bálsamo puro. Calma para trabajar en los flecos de una lista donde se asoma ahora con firmeza Nico Williams y donde Alvaro Morata debe ser un 9 indiscutible, incontestable, que juegue con la confianza que necesita para considerarse un crack de verdad. Morata tiene hambre de Mundial. Frescura. Luis Enrique va a viajar a Qatar con un grupo repleto de ilusión. Gente que reclama un sitio en el fútbol mundial. Rebelde, con ganas de marcha, inquieto, el seleccionador es trabajador y estadístico. Anoche ‘puso las cosas en contexto’ con un tuit. Sólo España ha estado entre los mejores en las últimas cuatro competiciones de selecciones. España es un equipo emergente. La nueva ola le debe al míster atención y devoción máxima en el Mundial. Él se la ha jugado por una generación imberbe, que así, al peso, jamás habría tenido un sitio fijo en una lista para un Mundial, destino más habitual para la gente de vuelta, que de ida, en la vida. Y, en cualquier caso, pase lo que pase, como decía Ortega y Gasset, la juventud tiene derecho a equivocarse impunemente”.
PD. Vuelve la Liga. El FC Barcelona, con ausencias en defensa (Bellerín, Koundé y Araujo), pero con la ilusión renovada de su gente. Me confirman desde Damm, patrocinador del FC Barcelona y distribuidor de cerveza sin alcohol, que el consumo en el Camp Nou ha subido a dígitos de los grandes tiempos. Ese sí es un gran termómetro de recuperación.
Mundial
Países Bajos, sede de la próxima Final Four de la UEFA Nations League que jugará España
HACE 4 HORAS
Mundial
Guardiola no cierra la puerta a su regreso al Barça: "Si un día nos tenemos que reencontrar..."
HACE 17 HORAS