EFE

Una veintena de 'menas' buscan salida laboral a través de la hostelería y el fútbol

Una veintena de 'menas' buscan salida laboral a través de la hostelería y el fútbol
Por EFE

El 13/06/2019 a las 16:56Actualizado

Lloret de Mar (Girona), 13 jun (EFE).- La hostelería como salida laboral y los valores que transmite el fútbol son los dos ejes del programa de formación que una veintena de Menores Extranjeros No Acompañados (MENA) recibe estos días en Lloret de Mar de la mano de la Fundación Climent Guitart y la Fundación Barça.

Los jóvenes reciben en las instalaciones del Hotel Guitart Central Park clases sobre cocina o servicio en sala y talleres específicos, como uno sobre cómo hacer un buen café, y combinan todo ello con ejercicios deportivos de la mano de expertos en los que se potencian cualidades como el trabajo en equipo.

Empresas del sector de la hostelería se han reunido por turnos con estos MENA en lo que se conoce en términos británicos como 'Speed Dating', una especie de 'citas rápidas' para ver si las necesidades de ambos pueden casar en forma de empleo.

La iniciativa parte de un acuerdo entre la Fundación Barça, dedicada al ámbito deportivo, y la Climent Guitart, que trabaja en la formación de profesionales del sector turístico y en la promoción de este último.

La situación con estos emigrantes sin referente adulto, como se refieren a ellos los especialistas que cuidan de su bienestar, motivó la puesta en marcha de este proyecto piloto, que busca darle una puerta de entrada al mercado laboral a un colectivo necesitado de insertarse en la sociedad.

Dos de estos jóvenes, ambos ya mayores de edad, son Moustapha (Senegal) y Oussama (Marruecos), que derrochan ilusión por salir de Lloret de Mar con una oferta sobre la mesa o, al menos, con una baza a explorar.

El primero, entre clases de cocina y práctica deportiva, aprovecha para explicar que, para ellos, es "más difícil" encontrar trabajo, porque necesitan formarse cuando la mayoría de autóctonos ya lo ha hecho a su edad y también por las dificultades con el idioma.

En la hostelería, cree sin embargo que su dominio del francés, castellano, catalán y de su lengua local senegalesa le puede ayudar y entiende que se encuentra ante "una buena oportunidad".

Moustapha considera que ese respaldo que recibe de la Fundación Barça y de la Climent Guitart es tanto para él como para su familia, a la que tiene que ayudar en su país de origen.

Las entrevistas rápidas con empresas del sector interesadas en captar mano de obra le han parecido "muy bien" y espera que, a través de la hostelería, se le abra una puerta en forma de trabajo, aunque mira de reojo los colores azulgrana y expresa su ilusión por tener cerca de alguna manera a un club al que ya seguía en Senegal.

Oussama es otro MENA que, en Lloret de Mar, busca una salida laboral y cree que la hostelería puede serlo, "porque hay mucho trabajo de cocina o camarero".

A él también le parece que los idiomas que domina le pueden resultar de ayuda en este sector y agradece el trato que recibe esta semana y la implicación de la empresa privada en el proyecto.

Este joven marroquí imagina "un futuro con trabajo" y reivindica que ha venido a España a aportar "y también a ayudar a la familia" que dejó atrás.

A Oussama se le ve todavía más barcelonista que a Moustapha, ya que se declara abiertamente azulgrana y habla de un equipo que dice conocer "muy bien", hasta el punto de que escogió Cataluña como destino por su afición a esos colores.

Estos MENA están estos días bajo la supervisión de la presidenta de la Fundación Climent Guitart, Cristina Cabañas, y de la responsable de proyectos de la Fundación Barça, Mariona Miret, que supervisan todo lo que se organiza para mejorar la situación de estos jóvenes.

Cabañas destaca la importancia de que las empresas se impliquen en este asunto, "porque es muy importante que el Estado reciba y acoja a estas personas cuando llegan, pero después tienen que insertarse en la sociedad".

Como presidenta también de la cadena Guitart Hotels, sabe que, "en la hostelería, hay mucha demanda de personal, sobre todo cualificado", y cree que esta experiencia puede ser una "oportunidad".

Cabañas se ha sorprendido por la preparación de estos jóvenes gracias al trabajo que se realiza en los centros de acogida y se emociona al explicar que muchos le han dicho que esta está siendo "su mejor semana desde que llegaron a España".

Mariona Miret está más acostumbrada a tratar con estos colectivos en el marco de un programa global del FC Barcelona para apoyar a refugiados y jóvenes inmigrantes.

Miret advierte a los reunidos en Lloret que no se les enseñará a jugar a fútbol, pero sí que se le transmitirán valores a través de "una herramienta socio-educativa" como es el deporte.

Esta veintena de jóvenes de entre 16 y 18 años, todos procedentes de Senegal y Marruecos, regresará ahora a los centros y pisos de inserción, en el caso de Moustapha y Oussama en las comarcas barcelonesas del Maresme y Garraf, aunque se les ha abierto una puerta que, quizá, dé acceso al futuro con el que sueñan.

David Álvarez

0
0