León, 22 feb (EFE).- La gimnasta que dominó el panorama nacional hasta su retirada y que logró un diploma olímpico superada la treintena, Carolina Rodríguez, volverá al tapiz el próximo 7 de marzo en el pabellón Huerta del Rey de Valladolid para ayudar al Club Ritmo de León en la primera fase clasificatoria de la IV Liga de Clubes Iberdrola, en la que defiende el título.

La gimnasta sigue acudiendo puntualmente al Centro de Alto Rendimiento (CAR) de León para mantener el tono físico al estar preparándose para las oposiciones a Policía Nacional y mantener el contacto con las que fueron sus compañeras y su entrenadora de toda su vida, Ruth Fernández.

Gimnasia
Maradona festejó su cumpleaños número 60 con una victoria de Gimnasia
HACE 5 HORAS

Y en una de sus conversaciones, la responsable del Club Ritmo, que también pule a algunos de los futuros talentos de la gimnasia rítmica nacional, le propuso a la exgimnasta poder volver a competir dado que la veía en buena forma "para poder echar una mano y aportar, no solo su experiencia, sino todo su talento que todavía mantiene", señala a Efe Fernández.

"Fue toda una sorpresa, porque yo estaba ya centrada absolutamente en mi futuro laboral, pero al plantearme la posibilidad de sacar la licencia federativa, después de pensar que era una broma, lo pensé y decidí aceptar, porque es cierto que es complicado abandonar definitivamente algo que ha sido tu vida", afirma en una entrevista a Efe la veterana gimnasta.

De momento solo tiene decidido que realizará el ejercicio de manos libres en la primera cita liguera en la capital vallisoletana y, a partir de ahí, aplica el manido "día a día, porque la disponibilidad actualmente no es la misma", al puro estilo Simeone del "partido a partido", aunque tiene claro que si su club, Ritmo León, la necesita "siempre" estará ahí.

Recuerda que al volverse a calzarse las punteras se sintió "un tanto extraña, porque se trata de un deporte que requiere de muchas horas de entrenamiento y dedicación", aunque se sintió "mejor de lo esperado".

Está claro que su vuelta en estas circunstancias será diferente a lo que había sido su etapa en alta competición, después de su retirada definitiva en noviembre de 2017, precisamente con un ejercicio de manos libres en la fase final de la I Liga de Clubes en Alicante, cuando colaboró a lograr el primer título del Club Ritmo, hasta ahora inaccesible para todos sus rivales en tres ediciones.

"Ahora le dedico el tiempo que puedo, el que saco de mi obligación de estudiar y preparar las oposiciones, sin marcarme ningún tipo de planificación semanal, sino que también te marca la experiencia y el conocimiento del propio cuerpo después de tantos años compitiendo", sostiene.

Aunque quizá se encuentre en un nivel muy diferente al que tenía cuando se codeaba con la elite mundial, defiende que "el estilo nunca se pierde", al igual que ocurre con el toque de balón en otros deportes.

El hecho de volver en Valladolid le supone a la gimnasta leonesa "una gran noticia" porque se puede decir que "juega en casa", y espera "el cariño de la gente", aunque quizá haya quien no entienda esta decisión, "pero siempre será un orgullo defender a un club campeón como el Ritmo y que haya vuelto a pensar en que puedo ayudarle".

Su papel en esta cita será el de intentar aportar, además de los puntos necesarios con su ejercicio, "cierta veteranía, aunque en ese papel también puede ayudar Sara -Llana- que pese a su juventud es también una veterana en la alta competición, porque está claro que alguna de las compañeras cuando yo competía aún no había nacido", recuerda.

Así, Carolina Rodríguez, la leyenda de la "campeona milagro", como se le bautizó en sus orígenes, volverá al tapiz más de dos años después para seguir trasladando la magia que siempre le ha acompañado.

Fernando Pérez Soto

Gimnasia
Kohei Uchimura, con coronavirus, ausente del torneo internacional de Tokio
AYER A LAS 12:59
Gimnasia
La FIG reúne a la familia gimnástica para trazar los límites éticos del deporte
26/10/2020 A LAS 11:12