Nikoloz Sherazadishvili, natural de Tiflis (Georgia), llegó a España con 14 años, en 2010, motivado por el sacrificio de sus padres, que dejaron su país natal para facilitar la compaginación de sus dos hijos con los estudios, de Niko en Judo y de su hermano en el deporte rey, el fútbol. Está claro que la decisión fue acertada, en lo que concierne al judoka español. Fue a su llegada a Madrid cuando comenzó a tomarse de manera profesional esta arte marcial.
Sin embargo, no fue hasta 2014 cuando adquirió la nacionalidad española, fundamental para poder competir en nuestro país. Para pertenecer a la selección georgiana debía pasar mucho tiempo en su país natal, algo incompatible con su formación académica. Tras nacionalizarse, no tardó en empezar a cosechar éxitos, fruto del talento y el trabajo que ya desprendía en esa época. Medalla europea y mundial junior como antesala del diamante en bruto que había que pulir para su definitivo salto a la élite profesional absoluta.
A sus 22 años, y quizá de forma prematura para su edad, Sherazadishvili logró su primer campeonato del mundo. Fue en 2018 en Bakú, en la categoría de -90 kilos, que es donde compite. Superó en la final al cuban Iván Felipe Silva, con un 'ippon de uchi mata' en el tiempo extra, después de finalizar el período reglamentario cada uno con un 'wazari'. Un éxito de valor incalculable para el judo español. Para hacerse una idea, nadie lograba el título intercontinental para España en la disciplina de Judo desde Isabel Fernández, en París en 1998.
Juegos Olímpicos Tokio 2020
Un judoka paralímpico, arrestado en Tokio tras romperle una costilla a un guarda
16/08/2021 A LAS 13:25
No obstante, lo mejor estaba por llegar con su triunfo hace apenas unos meses de nuevo en Mundial. Fue en Budapest tras imponerse en la final a Davlat Bobonov, judoca uzbeko, también con un ippon en el tiempo extra. Una victoria que no hace más que confirmar sus opciones reales de poder colgarse el oro en Tokio. Y es que Niko también se ha sabido levantar en los momentos complicados, como en la inesperada derrota en 2019 ante el francés Alex Clerget, lo que le dejó fuera de las medallas.
Formado en la escuela madrileña de Brunete de la mano de Joaquín Ruiz ‘Quino’, la vida de Sherazadishvili está íntegramente ligada al deporte. Con su familia a miles de kilómetros, ya que solo vive con su madre tras el fallecimiento de su padre en 2017 y la vuelta de su hermano a Georgia después de no poder triunfar en el fútbol por problemas en el tobillo, el sacrificio de Nikoloz bien merece el premio a un oro olímpico que sería la guinda a su gran trayectoria, y más aún siendo tan joven. Emular a Miriam Blasco, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 no es algo que amedrente al judoka español, que se muestra muy ambicioso y motivado para la cita olímpica, con un año de retraso por la pandemia del coronavirus.
No me cabe ninguna duda, voy a ser campeón olímpico
“Antes de ganar te lo tienes que imaginar y lo tienes que creer, no me cabe ninguna duda de que voy a quedar campeón olímpico”. Un deportista que no le tiene miedo a nada y que espera hacer un gran papel en Tokio, logrando al menos una medalla y porque no, que el metal sea de oro. Un doble campeón del mundo que sueña con la gloria olímpica para un país que le acogió en busca de su mayor ilusión. Ser campeón olímpico.

Eva Moral y Nikoloz Sherazadishvili, la emoción de los primeros Juegos

Juegos Olímpicos Tokio 2020
Judo | Sanda Aldass y la curiosa casualidad que marcó su camino deportivo
01/08/2021 A LAS 15:54
Juegos Olímpicos Tokio 2020
Judo | ¡Riner cae en cuartos de final! Se esfuma el sueño del tercer oro
30/07/2021 A LAS 05:15