Terminados los Juegos Olímpicos de PyeongChang, los mejores de la historia para España, hay que mirar ya a Pekín 2022 con algunas incógnitas en el aire. La principal es, quién suplirá el vacío que va a dejar Javier Fernández en el patinaje. Hay otras preguntas como, por dónde pasa el futuro de la nieve; el freestyle o las clásicas disciplinas de alpino y fondo o qué va a pasar con Ander Mirambell y el Skeleton. En las siguientes líneas, vamos a intentar despejar todas estas dudas y aportar un punto de vista optimista al futuro.

Comenzamos con el Patinaje Artístico. Sin Javier Fernández, la apuesta olímpica para los próximos cuatro años pasa, indiscutiblemente, por los dúos tanto de Danza como de Parejas donde podemos ser muy optimistas. La pareja formada por Sara Hurtado y Kirill Khalyavin conseguía en PyeongChang un gran duodécimo puesto en Danza, la mejor clasificación de la historia de nuestro país en esta disciplina (la anterior había sido un 13º en Sochi 2014), con marca personal en el programa libre y el total, incluido. Es interesante recordar que Javier Fernández fue 14º en Vancouver 2010, sus primeros Juegos, para ser candidato a medalla cuatro años después, en Sochi 2014 donde fue 4º. Al final la consiguió en 2018. Estamos ante un escenario parecido con el añadido de que hay más parejas que Sara y Kirill. En un mes veremos en el Mundial a Olivia Smart y Adrián Díaz en Danza y Aritz Maestu y Laura Barquero (segundos reservas en Corea) en Parejas. Lo mejor es que todos estos dúos tienen un margen de mejora muy grande porque llevan patinando juntos relativamente poco. No es descabellado pensar, sobre todo en Danza, que tengamos dos parejas peleando por las medallas en Pekín 2022. En las pruebas individuales masculina y femenina habrá que esperar, al menos, ocho años.

PyeongChang
El CONI presenta al COI candidaturas de Milán y Turín para los Juegos de 2026
29/03/2018 A LAS 12:09

En cuanto al Freestyle, las cosas solo pueden mejorar en el próximo ciclo olímpico. En Snowboard Cross la cosa no cambiará mucho. El medallista Regino Hernández, que sería el abanderado en Pekín 2022, y el subcampeón del mundo Lucas Eguibar seguirán con garantías de seguir peleando por medallas. En HalfPipe, Queralt Castellet estará hasta Pekín, tal y como nos contó en la previa de PyeongChang. A estos nombres ya consolidados se pueden sumar varios jóvenes que lo están haciendo bien en las modalidades de Big Air y Slopestyle. En Snowboard, el gran referente es Josito Aragón, que a sus 17 años ya ha disputado varias pruebas de la Copa del Mundo de Big Air, especialidad en la que fue 4º en el Mundial Junior de 2016. También practica Slopestyle y se espera que sea olímpico dentro de cuatro años. En esta misma disciplina contamos con María Hidalgo. La joven de 21 años se ha visto lastrada por las lesiones pero si estas la respetan, tiene calidad para poder estar entre las mejores.

https://i.eurosport.com/2018/02/19/2275686.jpg

Seguimos con el Slopestyle pero nos trasladamos al esquí. Aquí contamos con varios nombres interesantes. Javier Lliso, que se quedó muy cerca de estar en estos Juegos y, a sus 20 años, ya ha ganado alguna prueba de Copa de Europa y ha disputado competiciones de Copa del Mundo. Le veremos en Pekín y quién sabe si dándonos una gran alegría. También habrá que estar muy atentos a los jóvenes de 17 años, Thibault Magnin y Raúl Garrido que apuntan muy buenas maneras.

Una de las grandes incógnitas es saber qué pasará con Ander Mirambell y el Skeleton. La pelota está en el tejado de la Federación. El piloto catalán está dispuesto a continuar pero necesita crear una estructura sólida que sirva también para sacar nuevos talentos de cara al futuro y eso pasa por más apoyo federativo. Tener entrenador propio, un trineo competitivo que evolucione cada año y una pista de empuje (el proyecto esta hecho y solo falta el dinero para construirla en el CAR de Sant Cugat) son algunas de las cosas que darían un gran salto cualitativo a este deporte porque sería una pena que se perdiera todo el trabajo hecho por Mirambell estos años. Las medallas son una utopía a día de hoy.

https://i.eurosport.com/2018/02/22/2278289.jpg

Volviendo a la nieve, en Esquí Alpino, lo lógico es volver a ver a Juan del Campo y Quim Salarich y habrá que esperar la evolución de los jóvenes de 19 años, Albert Ortega (con mejores resultados) y Aingeru Garay. En cuanto a las chicas, Júlia Bargalló (23 años) y Núria Pau (24 años) ya tenían que haber estado en Corea. En cualquier caso, no hay una figura emergente y será difícil ver a algún español peleando por medallas.

En Esquí de Fondo, el futuro pasa por el olímpico Martí Vigo en chicos y por Lydia Iglesias en chicas, ambos de 20 años. Los dos deberían estar en Pekín para seguir fogueándose con los mejores pero para obtener resultados olímpicos, si es que llegan alguna vez, mínimo habrá que esperar 8 años. En cuanto a Imanol Rojo, podría disputar sus terceros Juegos Olímpicos.

https://i.eurosport.com/2018/02/20/2276292.jpg

El futuro en general pinta bien y no es una locura pensar que sería posible repetir los resultados de estos Juegos. El tiempo lo dirá pero los mimbres existen. Solo hay que cuidarlos un poco.

PyeongChang
Juegos Paralímpicos: Astrid Fina, medalla de bronce en Snowboard Cross
12/03/2018 A LAS 08:46