No pudo más y decidió priorizar su salud mental a seguir sufriendo en la competición, a sabiendas de que su mente no estaba preparada para formar parte del concurso completo de gimnasia. Una de las grandes estrellas de los Juegos Olímpicos, la estadounidense Simone Biles sorprendía a los aficionados, acostumbrados a la excelencia por parte de una deportista que había dominado con autoridad su disciplina desde su explosión en Río de Janeiro, hace cinco años.

Juegos Olímpicos Tokio 2020: Calendario y horarios

Fueron cinco medallas olímpicas, cuatro de ellas de oro y una subida fulgurante hacia lo más alto del estrellato mundial, cuando únicamente contaba con 19 años. Un peso que ha sabido gestionar con acierto durante mucho tiempo, hasta que finalmente dijo basta. Su reacción, apoyada por grandes deportistas como Pau Gasol o Novak Djokovic entre otros ha abierto un debate y requiere un análisis, de cara a ayudar a los deportistas a saber gestionar su salud mental y sus emociones, para afrontar una competición tan exigente desde el punto de vista de la cabeza como unos Juegos Olímpicos, pero, sobre todo, para que el desgaste que puede generar no les afecte en el resto de su vida, ya que, por encima de cualquier cosa, son personas. “No estaba preparada mentalmente” analizó Biles en la rueda de prensa posterior, “no pasa nada por dejar pasar una competición para centrarse en uno mismo”. Tambié Naomi Osaka se mantuvo alejada desde Roland-Garros del circuito debido a temas de salud mental, con un regreso en la capital nipona que no ha acabado de la mejor manera, tras se la encargada de encender el pebetero en la ceremonia de inauguración.
Tokio 2020
El equipo olímpico de las Islas Cook vuelve a casa... ¡13 semanas después!
19/10/2021 A LAS 12:34

Gimnasia | Simone Biles: "Hay que priorizar la salud mental"

Otro ejemplo claro, que puede mostrar a la perfección la lucha mental a la que están sometidos los deportistas a la hora de preparar y afrontar una cita de estas características, es el del español Nikoloz Sherazadishvili, en la categoría de -90 kilos en judo que, tras llegar con la vitola de doble campeón mundial, fue eliminado en cuartos de final y acabó cayendo en el primer combate por la repesca que le daba opción a seguir peleando por alcanzar la medalla de bronce. En el deporte, con en la vida, muchas veces las cosas no salen como a uno le gustaría y para el judoca de Brunete simplemente no fue su día.
Su reacción posterior, desconsolado y realmente sin ganas de “volver a ver un tatami”, por lo menos en un cierto periodo de tiempo, nos hace ver la dureza del deporte de alta competición, en el que el éxito o el fracaso se mide solamente por tu actuación en un día en concreto, a una hora en particular. A Niko, probablemente no se le irá de la cabeza este día y tendrá que lidiar con ello cuando inicie su preparación para París 2024, lo que pone en relieve la importancia, cada vez más, de la psicología deportiva a la hora de prepararse para unos Juegos Olímpicos.

Judo | Niko Shera, muy emocionado y sin palabras en Eurosport: "No puedo hablar"

Pero ¿cómo nos sentiríamos si nuestro rendimiento y la manera de juzgarlo por parte de todo el mundo fuera en medido por la actuación en una sola competición, que tiene lugar cada cuatro años? Muchas de las disciplinas que se juegan las medallas en unos Juegos Olímpicos no reciben la atención mediática abrumadora que sí pueden experimentar en una cita como la de Tokio, con el añadido de no saber si finalmente se iban a poder celebrar debido a la pandemia. La exigencia de medallas es brutal y muchas veces se olvida de que los deportistas que representan nuestros colores son personas, que sufren, que se sacrifican, que luchan, que pueden ganar y pueden perder, y que tienen que gestionar una cascada de emociones que difícilmente puede imaginar alguien que no ha vivido lo que es pelear por el sueño olímpico.

Judo | Niko Shera se queda sin medallas y rompe en un llanto desconsolado

A todo esto, hay que añadir una variante más a la ecuación, la juventud de muchos de ellos, viendo en Tokio medallistas que apenas contaban con 14 o 15 años en el skateboard, o disciplinas donde el máximo potencial se desarrolla en una edad muy temprana como precisamente la gimnasia. Simone Biles únicamente tiene 24 años y ya es toda una veterana que podría estar afrontando los últimos Juegos de toda su carrera deportiva.
Tras el deporte, la vida sigue y todo lo que se ha experimentado en la carrera deportiva queda como poso a la hora de afrontar lo que viene después. Gestos como el de Biles ponen el foco en un aspecto que hasta hace no mucho era tabú, es más, siempre se había hablado de fortaleza mental a la hora de definir a un buen deportista. Quizás es el momento de abandonar esta idea y ayudar a afrontar las emociones desaforadas que pueden dejar tanto la victoria como la derrota, porque hay momentos en que el deporte no lo es todo y la salud está bastante por encima.
Tokio 2020
🇪🇸🥇 ¡Feliz Día de la Hispanidad! Rememora todas las medallas de España en Tokio 2020
12/10/2021 A LAS 15:04
Tokio 2020
Discovery bate récords de audiencia digital durante los Juegos Olímpicos
13/08/2021 A LAS 08:23