EFE

Sandra Sánchez se consagra en Madrid como campeona del mundo de kata en el mundial de kárate

Sandra Sánchez se consagra en Madrid como campeona del mundo de kata en el mundial de kárate
Por Eurosport

El 10/11/2018 a las 18:22Actualizado El 10/11/2018 a las 19:33

La karateka española Sandra Sánchez, considerada como la mejor del mundo en kata femenina, se ha proclamado campeona del mundo de dicha modalidad por primera vez en el mundial de kárate que se disputa en Madrid. La talaverana derrotó en la final 3-2 a la japonesa Kiyou Shimizu, quien es bicampeona del mundo de kata (2014 y 2016).

Sandra Sánchez, número uno de la clasificación mundial y ganadora de la Premier League, logra su primer triunfo individual de categoría universal, que suma a sus cuatro campeonatos de Europa.

El oro este sábado en Madrid de la karateca nacida hace 37 años en Talavera de la Reina supera toda la lógica. Sandra Sánchez entró en la selección española con 31 años, con 33 emigró a Dubai por la falta de perspectivas en España, se proclama campeona con 37 y gana a la anterior poseedora del oro, 13 años menor y miembro del todopoderoso equipo de Japón.

En la final, Sánchez presentó primero. Anunció su kata, 'Chatanyara Kushanku'. El Wizink Center, con las gradas repletas, se sumió en el silencio.

Video - Entrevista a Sandra Sánchez: "Me querían retirar con 32 años, nunca hay que ponerse límites"

06:26

La japonesa se puso de espaldas al tatami para no ver la final de su rival. La respiración de Sandra y el roce de su karategui fueron durante muchos segundos los únicos sonidos que se escucharon en el estadio.

La espectacularidad del kata, el salto de la española y sus voces arrancaron finalmente los aplausos del estadio. La líder mundial remató su trabajo sin desfallecer en ningún momento y esperó la actuación de Shimizu.

La japonesa, perfecta en su técnica, de movimientos asombrosamente rápidos, se lo puso difícil a los jueces. Las dos finalistas habían ganado hasta ahora todos sus encuentros por 5-0, pero en el definitivo no hubo unanimidad: tres banderas marcaron la victoria de Sánchez, dos la de Shimizu.

Tras el rito tradicional de respeto por el rival, la española, último Premio Nacional del Deporte, dio por fin rienda suelta a su alegría y se fundió en un abrazo con su entrenador y pareja, Jesús del Moral, cuyo brazo levantó para hacerle partícipe del triunfo.

Con su triunfo, la española se garantiza virtualmente su presencia en Tokio, donde solo competirán diez karatecas por categoría, y se erige en favorita a asumir allí el papel de actriz principal, el de campeona.

Esa cita es la que guía los pasos de Sánchez, que en 2016, al conocer que su deporte sería olímpico por primera vez, decidió hacer cuanto estuviera en su mano para ser no solo partícipe del estreno, sino protagonista destacada.

0
0