Getty Images

Lo de Kipchoge, sea o no atletismo, es algo legendario

Lo de Kipchoge, sea o no atletismo, es algo legendario

El 12/10/2019 a las 10:17Actualizado El 12/10/2019 a las 10:44

Muchos consideran que al no estar homologado por la IAAF el récord de Kipchoge es circo y no atletismo. Lo siento por ellos, lo que ha sucedido en Viena es antológico y más relevante que todo lo ocurrido hace unas semanas en Doha. Los límites del ser humano encima de unas zapatillas de deporte se han roto por completo ¿Y ahora qué?

Correr un maratón en menos de dos horas era algo impensable hace unos años, e incluso considerado física y biológicamente imposible. Los límites estaban ahí, y aunque cada vez el ser humano se aproximaba poco a poco a la barrera de las dos horas... arañar segundos al crono durante 42 kilómetros y 195 metros era todo un reto. Tras varias décadas por encima de las 2 horas y 5 minutos, los mejores maratonianos del mundo fijaron en Berlín su lugar para hacer magia, siendo Paul Tergat el primero en bajar de esa cifra en 2003.

Kipchoge logra un récord inhumano y derriba el muro de las dos horas en el maratón: 1h59:40

Tras él fueron varios como Gebreselassie, Kimetto y el propo Kipchoge, entre otros, los que visitaban la ciudad alemana en septiembre para seguir reduciendo ese récord tan mítico en un maratón muy favorable. Todo 'legal'. Y entonces llegó la locura en Monza con el proyecto Breaking 2: ¿Por qué no ir al límite de la tecnología y de las normas para lograrlo? Con unas zapatillas que prometen un 4% de mejoría en rendimiento (y a la vista está que lo consiguen), y con todos los elementos a favor, se buscaba la mejor marca de la historia mientras la IAAF se desentendia del tema. Mitad show, mitad atletismo. Hace dos años se quedó a 25 segundos en Monza.

En Viena, la marca lograda de 01:59:40 no es homologada por varios motivos, pero principalmente; Porque no es una competición oficial, las liebres han entrado y salido para descansar, el avituallamiento no estaba en 'estaciones oficiales', el atleta se ha aprovechado de un coche para marcar el ritmo y no hay tres atletas compitiendo por ganar. El 'circo' de Kipchoge no necesitaba de todo esto para ser legendario. El mundo se ha parado durante menos de dos horas para ver a un señor de Kenia, que ha ganado casi todo lo ganable dicho sea de paso, demostrar que los límites están para romperlos. Eso es más relevante que cualquier éxito deportivo 'permitido', siempre y cuando no exista dopaje biológico de por medio.

Kenya's Eliud Kipchoge (white jersey) runs during his attempt to bust the mythical two-hour barrier for the marathon on October 12 2019 in Vienna. - Kipchoge holds the men's world record for the distance with a time of 2hr 01min 39sec, which he set in the

Kenya's Eliud Kipchoge (white jersey) runs during his attempt to bust the mythical two-hour barrier for the marathon on October 12 2019 in Vienna. - Kipchoge holds the men's world record for the distance with a time of 2hr 01min 39sec, which he set in theGetty Images

Todo aquel que alguna vez se haya puesto las zapatillas de correr con cierta frecuencia sabe que aunque comparte 'deporte' con Eliud, lo que ha sucedido la mañana del sábado en Viena es otra cosa. Los atletas, estén más o menos a favor, también lo saben. Mientras en Doha la IAAF preparó una burbuja de estadio en un Mundial marcado por el dinero, los asientos vacios y las extremas condiciones para los atletas de ruta, quince días después INEOS pasa por encima de todo y da una relevancia increíble al atletismo, el running, o a correr sin más. El espectáculo al servicio del deporte. Ahora toca ponerse las zapatillas, bajar al parque y darse cuenta de que aunque el ser humano no tiene límites, no es lo mismo. Será por la falta de liebres y compañía... o será porque no todos somos Kipchoge. ¿Cuántos metros aguanta la gente 'normal' a 2:50 el kilómetro?

Video - Así es el circuito donde Kipchoge buscará hacer historia y bajar de dos horas en Maratón

00:40
0
0