"Diría que la última porque lo malo se me olvida rápido y de aquí a dos meses seguramente ya no me acordaré de esto ya diré que soy el mismo pero las dos fueron duras", dijo Márquez sobre sus lesiones, aunque enseguida recalcó que "quizás ha sido esta porque la otra como que no le daba mucha importancia, era optimista y no veía la realidad y cuando me decían que no podía recuperarme decía que eso era imposible y ahora, cuando me hablaban de la palabra 'no te puedes recuperar' lo veía posible, porque era un hecho, no podía coger un vaso de agua".
"Ha sido dura y cuando tuve la de la vista no sufrí a nivel físico, pero en esta sí que he sufrido y he tenido de dolores. Ninguna de las dos se la deseo a nadie", asegura Marc Márquez.
Y recordó que "el momento más duro, si tengo que elegir uno, fue sobre octubre o noviembre, que llevaba ya dos meses desde la segunda operación, casi tres, y veía que algo no funcionaba. Los doctores tampoco sabían identificar el qué y mis sensaciones, hiciese lo que hiciese, con semanas haciendo gimnasio y otras con el brazo completamente inmovilizado, la sensación del brazo no cambiaba".
Gran Premio de Francia
Buenas sensaciones para Márquez en una nueva 'pole' de Quartararo
HACE 19 HORAS
"Me hice analíticas y todo salía bien, pero yo notaba que algo no estaba bien y al final decidí operarme porque algo no estaba funcionando y así me lo recomendaron los doctores y ahí fue cuando salió la infección, que era tan leve que no tenía ningún síntoma ni de fiebre ni de aspecto, así que ese fue el momento más duro, al no saber lo que estaba pasando", recuerda el piloto de Repsol.
"Me costaba coger una botella de agua en casa, me ponía nervioso y lo pagaba con los míos y luego ya fueron diez días duros en el hospital después de la tercera operación pero luego ya pasó todo", continúa sobre su última operación.

¡Impresiona! La radiografía 3D que muestra el húmero de Márquez roto y su posterior reconstrucción

"El único objetivo era volver a pilotar una moto y hacer el paso más importante de mi recuperación, volver a ser piloto, volver a la competición, y a partir de ahí ir quemando etapas aunque sigo con mi rehabilitación, no estoy al ciento por ciento físicamente pero con los doctores hemos decidido que era el momento, a nivel óseo está consolidado, que era lo que más preocupaba, no solo para mi carrera profesional sino también para mi vida personal y eso es lo importante, que está consolidado, y ahora viene la parte física y mental", reconoce Márquez.
"Hemos trabajado mucho con días buenos y días malos, semanas buenas y semanas malas en la rehabilitación en casa, pero ahora viene la parte física sobre la moto y la parte mental, la de volver a pilotar una MotoGP, volver a ir a 300 km/h. y volver a tener la primera caída después de tanto tiempo, que va a llegar, y si estoy aquí es porque va a llegar y el cuerpo está preparado para ello", afirma sin dudar el ocho veces campeón del mundo de motociclismo.
de todo se aprende una lección importante y de esto he aprendido que carreras hay muchas, vida también hay mucha si la sabes cuidar, pero cuerpo sólo hay uno y el cuerpo es el que tienes que saber entender sin precipitarse, poco a poco entender, analizar con los doctores y hasta que en una reunión con todos los doctores no hubo una decisión unánime, todos en conjunto, no hemos vuelto y por eso no volví en Catar".
Marc Márquez señaló que la llegada de una nueva caída es más que probable pues "lógicamente va a llegar, aunque espero que sea más tarde que temprano, pero es una de las cosas que le dije a los doctores, aunque era algo que iba en mi contra, pues cuando yo vuelva a ir en moto mi brazo tiene que estar listo para caer, porque va a haber más caídas y yo no sé pilotar sin arriesga. Tienen que llegar caídas y el cuerpo tiene que estar listo".
"Cuando llegue será importante que me levante y vuelva a coger la moto, pero todo esto forma parte de ello y lo que me preocupa más de todo no es la primera caída, sino volver a pilotar como yo quiero, que es lo que hay que ver, cuánto tardo, y habrá que ver cuál es mi estilo de pilotaje al principio y al final", explica Márquez.
"Si estoy aquí es porque puedo aguantar todo un fin de semana pilotando bien, pero soy consciente de que el sábado tendré muchas agujetas, no solo en el brazo sino en el cuerpo en general, porque las tenemos todos después de una pretemporada normal y todo el mundo tiene muchas agujetas y sé que la condición física puede ir a menos, pero forma parte de la recuperación y algún momento tiene que haber en esta transición", señala consciente Marc Márquez.
Y recuerda que siempre dijo que cuando volviese sería para competir "y así lo he hecho; espero encontrarme bien, aunque sé que habrá días buenos y malos, pero al menos en lo que al hueso se refiere será una preocupación menos".
"Lógicamente, en todo momento he sido optimista, pero también realista, y mi primera preocupación era poder tener un brazo normal para poder hacer una vida normal, dejando a un lado la vida profesional, pero los doctores me daban la tranquilidad de que el tiempo lo cura todo, que era cuestión de tiempo, que podía estar como he estado tres o cuatro meses o que podía estar un año pero que me acabaría recuperando", comenta satisfecho Márquez.
"Por suerte ha sido la más corta de las previsiones, se ha recuperado muy bien, sin ninguna complicación, y ya al poder estar aquí se te olvida todo, aunque lo tienes todo grabado, pero ya no estás dando vueltas a todo cada vez que te levantas", destaca el piloto de Repsol Honda.
Gran Premio de España
La afirmación de Lorenzo que no gustará a Márquez: "Marc ha cogido miedo"
05/05/2021 A LAS 18:34
Motorcycle Racing
Rossi vuelve a cargar contra Márquez: "Me robaron un mundial"
23/04/2021 A LAS 16:33