EFE

Márquez, el gran valor para frenar a las Ducati

Márquez, el gran valor para frenar a las Ducati
Por EFE

El 12/06/2019 a las 12:19Actualizado

Montmeló (Barcelona), 12 jun (EFE).- El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) se presupone como el gran valor activo capaz de frenar a las Ducati en un circuito que las últimas temporadas les ha resultado muy propicio, el del Barcelona Montmeló, escenario del Gran Premio de Cataluña de MotoGP.

Márquez, un poco más líder de la clasificación provisional del mundial tras su segunda plaza en Italia, por delante de quien por ahora es su máximo rival, el italiano Andrea Dovizioso, pero por detrás del también transalpino Danilo Petrucci que crece poco a poco como oficial de la fábrica de Borgo Panigale, tendrá en Barcelona un difícil compromiso en un trazado que no se le ha dado nunca demasiado bien.

Sólo ha ganado en una ocasión, en 2014, el año de sus trece victorias durante la temporada, diez de ellas consecutivas, y una de ellas fue la de Montmeló, pero en las tres últimas siempre se ha tenido que contentar con la segunda plaza, en 2016 tras Rossi, en 2017 a rebufo de Andrea Dovizioso y en 2018 tras Jorge Lorenzo.

En cualquier caso nadie duda que el piloto de Repsol Honda intentará revertir esa situación con una nueva victoria que le consolide al frente de la tabla de puntos, en la que ahora cuenta con doce de ventaja sobre Dovizioso, a pesar de tener un cero en su casillero (Austin), mientras que el italiano, sabedor de lo importante que puede resultar ser el más regular, ha puntuado en todas las carreras.

El segundo piloto de la escuadra Repsol Honda, Jorge Lorenzo, será una de las grandes incógnitas y a la vez atracción del Gran Premio de Cataluña, pues es el piloto más laureado en ese escenario -cinco- por detrás del italiano Valentino Rossi, que suma siete victorias, una en 500 c.c. (2001) y el resto en MotoGP, aunque la última de ellas data de 2016, precisamente por delante de Márquez.

Lorenzo viajó inmediatamente después de la carrera de Italia a Japón para realizar una serie de pruebas de ergonomía y túnel de viento -que se sepa- para intentar mejorar su rendimiento con la Repsol Honda RC 213 V y por ello será interesante comprobar si los trabajos han resultado provechosos y el campeón de Palma de Mallorca puede rendir al nivel que de él se espera y que, de hecho, el pasado año le permitió sumar su segunda victoria consecutiva al manillar de la Ducati Desmosedici.

Quienes más bazas tienen para "mandar" son, precisamente, los pilotos de Ducati, Andrea Dovizioso por su condición de líder de la escuadra y segundo en la clasificación general, junto a Danilo Petrucci, quien llega "encendido" tras su triunfo en Mugello (Italia) en un espectacular mano a mano final con el español.

Dovizioso y Petrucci son plenamente conscientes de que el trazado de Barcelona-Montmeló es muy favorable a las características de sus Desmosedici y esa es una circunstancia que, a buen seguro, intentarán aprovechar.

Si hay un circuito en el que Valentino Rossi podría romper su racha sin triunfos (Holanda 2017), ese es el del Gran Premio de Cataluña, por la trayectoria protagonizada en el mismo a lo largo de su carrera deportiva, aunque sus dos últimas victorias disten tanto en el tiempo como entre 2009 y 2016.

En cualquier caso el piloto de Tavullia puede "soñar" con ello siempre y cuando los ingenieros de Yamaha hayan trabajado para ofrecer al italiano lo que lleva mucho tiempo pidiendo y no consiguen darle.

Tampoco se puede olvidar a Alex Rins, especialista en remontadas durante la carrera pero "flojo" por su rendimiento a una vuelta en entrenamientos, algo que debe mejorar para conseguir salir más adelante y así estar desde el principio en la pelea por la victoria, que ya ha conseguido en una ocasión, en Austin, justo el gran premio en el que falló Marc Márquez.

Su compañero de equipo, el español Joan Mir, podría ser otra de las sorpresas del fin de semana en su constante evolución sobre la Suzuki GSX RR y más en un trazado que como la inmensa mayoría de los pilotos españoles se lo conoce muy bien.

Igual de interesante será observar el paso adelante, o no, dado por la KTM RC 16 de Pol Espargaró, gran conocedor del trazado y que en las últimas citas de la competición se ha mostrado mucho más satisfecho con el rendimiento de la moto.

Algo más complicada parece ser la situación para su hermano Aleix, quien no termina de lograr el rendimiento necesario con su Aprilia RS-GP.

El hecho de llegar a un trazado en el que ha conseguido antaño excelente resultados debiera ser motivo de ánimo para Aleix Espargaró, al igual que para Tito Rabat (Ducati Desmosedici GP18), si bien es cierto que los objetivos de uno y otro no se encuentran al mismo nivel pues el primer busca una posición asidua entre los diez primeros y el segundo se conforma con entrar en los puntos.

Juan Antonio Lladós

0
0