Tareq tardó 41.13 segundos en cubrir la distancia, 15.70 segundos más que la sueca Sara Sjöstrom, que marcó el mejor tiempo, pero la niña no estaba aquí para ganar. Enfundada en su bañador de dos tonalidades azul, gorro negro que escondía un moñete y gafas de nadar rosas, a las 9:54 allí estaba Tareq, subida en el poyete de la calle 2. Miró a su izquierda donde estaba Sonia Aktar (Bangladesh), levantó la vista y se concentró en la carrera.
En cuanto Tareq salió de la piscina y levantó la vista, ya vio lo que iba a ocurrir. Todas las televisiones mundiales que tienen los derechos de este Mundial la querían entrevistas, las que no los tienen, también. Cuatro agencias internacionales guardaban cola, los medios escritos se impacientaban y las emisoras de radio esperaban su turno.
Campeonatos Mundiales
Hosszu y Le Clos se coronan como los reyes de Windsor
12/12/2016 A LAS 02:52
Respondiendo a todas las entrevistas con una sonrisa
Tareq, acompañada por un entrenador que grababa todas y cada una de las entrevistas que le hacían, respondía siempre con una sonrisa. Pasaban los minutos, la niña tenía frío y se enfundó en una toalla de la organización, mientras nerviosa bajaba la mirada y jugaba con sus chanclas, unas desgastadas con la suela color rosa y las tiras amarillas.
Ni Katie Ledecky ni tan siquiera si Michael Phelps hubiera decidido ofrecer una improvisada rueda de prensa en la zona mixta del Kazán Arena, hubiera reunido a tantos periodistas, enfundados con micrófonos, libretas y con teléfonos móviles, decididos a inmortalizar para siempre el momento. "Estoy muy feliz, casi consigo mi mejor tiempo. Esto es muy grande", repetía mecánicamente Alzain, nacida en 2005 y campeona absoluta de su país, en una competición en la que participaban nadadores de todas las edades.

Alzain Tareq

Fuente de la imagen: LaPresse

Tenía la peor marca de las inscritas (41.12) y nadó una centésima más lenta. Tareq estuvo acompañada desde que salió de la piscina por un encargado de prensa de la FINA. La Federación Internacional de Natación no establece límites de edad, algo que sí ocurre con el Comité Olímpico Internacional (COI) que no permite competir a menores de 14 años.
Estudiante de quinto de primaria
Estudiante de quinto de primaria, Tareq es la más joven de este mundial, donde también toma parte una niña de 14 años, la birmana Su Moe Theint, que nadará el 50 libre, prueba en la que coincidirá con la nadadora de Bahrein.
La natación es un deporte par nadadores precoces. La japonesa Kyoko Iwasaki, por ejemplo, fue campeona olímpica en Barcelona en los 200 braza con 14 años y la en 1988, la húngara Kristina Egerszegi fue oro en 200 espalda también con 14 años. "Estoy muy feliz, casi consigo mi mejor tiempo. Esto es muy grande", insistía Alzain Tareq en cada corrillo. Explica que se entrena cinco veces por semana, que le gusta ir al colegio y salir a pasear con sus amigos.
"Me lo he pasado muy bien, pero pienso que lo puedo hacer mejor", dice Tareq que piensa pedirle una foto a Sarah Sjöstrom su ídolo y después pasear por las atracciones del Kazán Park para luego poderlo explicar en el colegio. Así fueron las primeras horas de gloria de Tareq, 10 años, 41.13 segundos en el agua, 35 minutos en la zona mixta.
Campeonatos Mundiales
El brasileño Felipe Lima, bronce en los 50 braza
12/12/2016 A LAS 01:22
Campeonatos Mundiales
Hosszu amplía su cosecha de oros en la gran noche de la brasileña Medeiros
11/12/2016 A LAS 03:36