“Patino sin calcetines porque me gusta sentir los pies”. Se llama Felipe Montoya y lleva el patinaje en la sangre, “me gustaría que me recordaran como un patinador apasionado, alguien que disfruta de lo que hace y que SIENTE cuando patina. Soy adicto al patinaje”. Así se define este colombiano nacionalizado español y que nos representará en los próximos Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018, los primeros de su vida. “No soy como un robot en el hielo”, apostilla. Y es que algunos patinadores, especialmente asiáticos, parece que les dan al interruptor y comienzan su programa. Sencillamente, no saben expresarse.
Nació en Pereira (Colombia) hace 27 años. Con 8 años aterrizó en España porque “mi padre desapareció un día y nunca supimos la causa. Mi madre quería que cambiáramos de vida y fuimos a San Sebastián porque tenía amistades allí”, explica Montoya. Desde pequeño practicó varios deportes “pero me gustaban las cosas artísticas y el baile. De hecho, mi mayor locura fue hacerme pasar por bailarín y colarme en una discoteca con mi amiga Marta. Íbamos con una maleta y nos pasaron a los camerinos, nos echaron hasta purpurina por la cabeza…bailo todo tipo de música pero la que más me gusta es la clásica”, apostilla.

Camino a PyeongChang 2018

PyeongChang
Felipe Montoya
22/12/2017 A LAS 17:36
A los 13 años, “bastante tarde”, empezó a patinar en la pista de hielo del club Txuri Urdin. “Estudiaba y repetía todos los pasos que me enseñaban para ir escalando niveles más rápido”. A los 14 años fue a su primer campeonato de España infantil. “Quedé segundo por detrás de Javier Raya pero me di cuenta de que me gustaba mucho competir aunque nunca imaginé que me iba a dedicar a esto”. Curiosamente el destino ha querido que Felipe Montoya se jugara la clasificación para PyeongChang contra Raya. “Para Sochi era muy pronto, pero me motivó más y me marqué como objetivo ir a los Juegos de Corea”. La FEDH (Federación Española de Deportes de Hielo) decidió que tanto la segunda plaza de individual masculino con la de danza, se dilucidarían con la suma de dos competiciones, el Golden Spin en Zagreb (Croacia) y el Campeonato de España de Jaca. “Hasta Zagreb no me vi tan cerca (tras esa competición, Felipe -193,09- superaba a Raya -166,48- en casi 26 puntos) pero en el programa corto del Campeonato de España, Raya me recortó unos cuantos puntos y fue cuando me dije que esta plaza tenía un nombre y era el mío. Cuando me nombraron…ha sido la alegría más grande de mi vida. Fue un shock, es como que te toque la lotería o ganar Operación Triunfo, vamos, nuestro vocabulario no tiene una palabra para definir lo que se siente. La palabra emoción se queda corta”, sentencia entre risas Montoya.
https://i.eurosport.com/2018/02/01/2258922.jpg
El camino hasta aquí no ha sido fácil. Después de muchos campeonatos, hace seis años, el nuevo olímpico español vino a Madrid para “vivir en la Residencia Blume, incorporarme al equipo nacional y poder completar mis estudios de Diseño Gráfico con diseño en web”, explica Montoya. Perseguir un sueño requiere ciertos sacrificios y en este caso la distancia con los seres queridos es uno de ellos. “Mi madre es una de las personas más importantes de mi vida y se la echa de menos. Le hacía ilusión guardar todos mis trofeos y los tiene en un cuarto de su casa de San Sebastián. De pequeño era muy desordenado y mi madre me insistía para que colocara mis cosas y ahora soy incapaz de salir de casa con la cama desecha o la habitación descolocada”, señala el patinador que se lamenta, “mi madre no podrá ir a verme a PyeongChang, el billete es muy caro y es complicada la logística para hospedarse…estará conectada desde casa”.
https://i.eurosport.com/2018/02/01/2258921.jpg
Felipe Montoya asegura que no es muy maniático pero que no puede “competir con la camiseta por fuera”, que su secreto confesable es que ronca y, entre risas, asegura que le gustaría “tener un verano entero de vacaciones” porque le “da curiosidad ver como es eso”. Su mejor anécdota es cuando se quedó dormido cuando tenía que hacer el programa libre en una competición en Andorra…”fue hace tres o cuatro años. Me dormí en el hotel y la gente me estaba buscando…tuve que ponerme el traje en la habitación del hotel…no sé ni como hice aquella prueba”, confiesa. No recuerda un mal momento y el programa corto que hizo en el Campeonato de Europa de 2016 es su mejor huella.

Presente y futuro

En los Juegos Olímpicos de PyeongChang su objetivo está claro, “pasar a la final”, superar el programa corto y estar entre los 24 mejores. Asegura que llega en uno de sus “mejores momentos”, que está “muy en forma” y que conoce las instalaciones y le gustan. Y está seguro de que “Javier Fernández va a ser el próximo campeón olímpico”.
La edad de un patinador de hielo no va mucho más allá de los 27 años que tiene Montoya pero nuestro representante en los Juegos tiene muchos planes futuro, “en cuanto a la competición, seguro que seguiré una temporada más y luego ya veremos. Después quiero estar una época haciendo espectáculos de patinaje por lo que me retiraré a medias (sonríe) y me gustaría seguir dando clases a niños”, remata.
https://i.eurosport.com/2018/01/12/2243783.jpg

Día y hora de la competición de Felipe Montoya

Programa Corto: Viernes 16 de febrero 2.00am (hora española). Eurosport1
Final: Sábado 17 de febrero 2.00am (hora española). Eurosport1
Pronóstico Eurosport
Sería un éxito clasificarse para el Programa Libre (entre los 24 mejores).
Redes Sociales
Twitter: No tiene
Instagram: felipemontoyapu
Facebook: Felipe Montoya
Patinaje Artístico
Her Game: Aliona Savchenko, a la quinta va la vencida
01/04/2021 A LAS 22:40
Patinaje Artístico
Javier Fernández: "He comentado el Mundial y no siento la necesidad de competir"
30/03/2021 A LAS 16:10