Javier Fernández reconoce que son varios sus programas favoritos entre los que destaca ‘Piratas del Caribe’ por ser uno de los primeros que interpretó cuando empezó a ser algo conocido, pero añade que también le gusta ‘Charles Chaplin’ y ‘I love Paris’ que es una de sus actuaciones que más ve en vídeo y más le gusta. Tampoco se olvida de ‘Frank Sinatra’, ‘Black Betty’ o ‘Flamenco’. Señala que “me gusta explorar distintos estilos y esa es la razón por la que se caracteriza tanto aunque es duro”.
El español indica que una de las razones para optar por interpretar a Charles Chaplin en su Programa Corto es el hecho de mostrar un Chaplin diferente e incluso poder cambiar un poco el estilo del mítico artista para no hacer lo mismo. Es decir, coger la misma música del actor pero con un programa algo diferente.
Respecto al Programa Libre que utilizará en los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018. ‘El Hombre de la Mancha’, reconoce que “dado que en mi país no hay mucha gente que conozca el patinaje quiero darle un toque especial español para que lo aprecien aún más”.
Fernández confiesa que “me gusta interpretarlo y esa es la idea principal para los Juegos Olímpicos de PyeongChang, conectar cosas de mi propio país porque habrá mucha gente viendo la televisión. El patinador se ve en parte reflejado en el personaje de Don Quijote en el sentido de que “ha tenido que luchar por sí mismo y a veces no ha sido fácil. Además, se enamoró de una chica, como yo. Es cierto, es una historia tan increíble, algo rara pero alucinante. Él mantiene luchas internas en su mente (cosas que no son reales, aunque sí lo crea) y tú puedes sacar algo de ello de lo que aprender: todo el mundo tiene sus propias luchas, lo mismo que yo. Es un personaje interesante para ver, leer e interpretar”.
Sus experiencias en los Juegos Olímpicos
Respecto a los Juegos Olímpicos confiesa haber aprendido de sus dos presencias en 2010 y 2014. “Vancouver 2010 fue una experiencia, era joven y no había tenido la oportunidad de estar en el Top5 o Top10 por lo que cogí la experiencia de aprender, de conocer los Juegos Olímpicos de estar con el resto de deportistas.. fue increíble.
“En Sochi 2014 la visión fue diferente, yo quería acabar en el podio pero no lo conseguí. No hice una mala competición pero no fue lo suficientemente buena. Aún recuerdo el pequeño fallo en el triple Sal demasiado y cómo Denis Ten me batió. Aprendí a seguir luchando y a practicar más y más fuerte por lo que creo que fue positivo no conseguir la medalla en Sochi.
[Todo sobre los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018]
Su última competición en el Grand Prix
El patinador explica que “estuvimos hablando varios patinadores sobre ello y es increíble cuántos años hemos estado patinando, cuantas competiciones he hecho y que podría ser mi último año de competición y no puedo creerlo. Competí en Grenoble (donde se colgó el oro) y pensé que iba a ser mi última actuación en un Grand Prix y es muy extraño.
Javier Fernández reconoce que la medalla de oro en el Gran Prix es el gran título que le falta, pero afirma que “es mejor tener un fallo en la Final del Grand Prix o en cualquiera de sus pruebas que tenerlo en los Europeos, los Mundiales o los Juegos Olímpicos”. El español cometió un error en China que le relegó a la sexta plaza y aunque en Francia alcanzó el oro se ha quedado fuera de la Gran Final del Grand Prix. Pese a ello se muestra satisfecho por su Programa Corto en Grenoble: “Fue grandioso, no hubo fallo y estoy contento por haber borrado lo que pasó en China. Debo seguir entrenador y mejorando también en el Programa Libre”.
La experiencia contra la juventud
Pese a ser más veterano que las nuevas promesas del patinaje que acechan y reconocer que tiene más experiencia y títulos que ellos, afirma que “al fin y al cabo es un día de competición solo, ya sea en los Europeos, los JJ.OO o los Mundiales, y ahí ni cuenta la experiencia ni los títulos que tengas, solo importa el ejercicio que hagas. Afirma que “es verdad que ahora es más difícil ejecutar los programas porque no tengo la misma energía que a los 20 años y es difícil ser más consistente.
Incluso cuando digo que estoy perdiendo algo de energía y que es difícil alcanzar el punto que tienen otros patinadores, sé que tengo que jugar mis cartas con inteligencia ya que no puedo esperar otros cuatro años, no seré capaz. Por ello debo ser inteligente y saber los pasos a dar. Debo concentrarme en lo que debo hacer en las competiciones y luego ya se verá. A nadie le gusta estar nervioso y hacer un mal ejercicio, pero cuando tú das todo y has hecho el mejor trabajo posible y das todo lo que llevas dentro alcanzas un grado máximo de felicidad. Eso no tiene precio.
A por su sexto Europeo, un hito histórico
Javier Fernández afronta los Europeos con el objetivo de sumar su sexto título y reconoce que “podría ser definitivamente un gran éxito y por ello es una competición muy importante para mi. Seguir haciendo historia es muy importante y especial para mi y por ello estoy definitivamente decidido a que suceda”.
La importancia de la familia; no se siente más presionado
Tras explicar cómo tomó aquella decisión de unirse a Nikolai Morozov pese a tener solo 17 años y tener que explicarles a sus padres su decisión de abandonar su vida para intentar convertirse en el excelente deportista que es y el apoyo que recibió de ellos, Javier Fernández afirma que “ellos estarán en los Europeos y en los Juegos Olímpicos”. Confiesa que “se ha ofrecido a pagarles el coste de acompañarles, pero que sus padres no quieren”. Concluye afirmando que “se siente muy feliz de patinar en una competición delante de ellos y por supuesto poder celebrarlo junto a ellos. Se produce una atmósfera diferente”. No está de acuerdo en que ser observado por su familia durante una gran competición sea una presión añadida y explica que “nunca me han castigado por hacer algo mal o por tener que mejorar, ellos creen al entrenador y me dicen que tu entrenador es tu entrenador y nosotros no estamos aquí para valorarte sino para animarte y apoyarte en lo bueno y en lo malo”.
Su patinaje ha provocado un gran impacto en España
Fernández reconoce que “en los últimos tres años el patinaje ha creado un gran impacto. Un montón de gente ha empezado a seguir el patinaje, tenemos más pistas de hielo y cada vez más soporto, sponsors, etc… Fuera también empiezan a reconocerme y seguirme a mi y a otros patinadores. Es por ello que algo hicimos perfecto”.
Sus planes tras la retirada
El madrileño confiesa tener varios planes en su cabeza para cuando toque la hora de retirarse de la alta competición. “Aún no lo sé, pero quiero ser entrenador, hacer grandes shows durante un tiempo y seguir patinando porque me gusta. En las Navidades pasadas hicimos un show y quisiera repetir. Además, quizá hacer campamento de verano alrededor del mundo, no solo a nivel nacional.