Eurosport

Blog De la Calle: Maame Biney, la vaca sagrada

Blog De la Calle: Maame Biney, la vaca sagrada

El 19/12/2017 a las 08:56Actualizado El 19/12/2017 a las 10:46

A sus 17 años, este niña nacida en Ghana se convertirá en la primera mujer negra en militar en el equipo olímpico de patinaje de velocidad estadounidense.

Maame Biney será la primera mujer negra que competirá como miembro del equipo de patinaje de velocidad olímpico de Estados Unidos. Un par de victorias en la prueba de 500 metros ha dado el billete a esta hija de ghaneses de 17 años.

" No me lo puedo creer. Es una sensación brutal. Soy como una 'vaca santa. Cuando me di cuenta de que formaba parte del equipo olímpico, me volví loca", declaró nada más cruzar la línea. Después de hacerlo, tras ganar su segunda prueba de 500 metros, la que le clasificaba para los JJOO, comenzó a hacer aspavientos con sus brazos hasta caer al suelo sin dejar de reir.

Durante la prueba, su padre la apoyaba desde la grada portando un letrero el que se podía leer: "Kick Some Hiney Biney". Maame nació en Ghana y se mudó a Estados Unidos con 5 años. Biney visitó un centro comercial y "me enamoré de la vida en los Estados Unidos, por lo que decidí quedarme". Su padre la inscribió en clases de patinaje artístico el año siguiente y descubrieron en Biney una bomba física. Criada en Reston, Virginia, tenía claro el plan a desarrollar en la final: "Mi estrategia era corta y simple. Darlo todo en el Óvalo y terminar en 45 segundos".

Pero no fue fácil. Después de caer varias veces en las carreras de 1.500 metros del día previo a los 500, fue penalizada en la final de 1.500 por llevarse a Katherine Reutter-Adamek. Pero estaba convencida que el sábado sería su momento de brillar porque el 500 era su mejor distancia. Aunque en la nómina de candidatas a entrar en el equipo olímpico se medía a las atletas olímpicas Lana Gehring, Jessica Kooreman y Reutter-Adamek. Las apuestas no estaban a su favor.

En la final decidió arriesgar desde la salida tomando una ventaja temprana que amplió a medida que avanzaba la carrera. Ganó la final, mientras Gehring y Kooreman terminaban la clasificación general de 500 metros empatados en el segundo lugar. "Pensaba que tenía que vencer a Jess desde el principio porque estaba patinando bien", confesó Biney tras la segunda final. El nombre de Biney comenzó a sonar cuando ganó el bronce en los 500 metros en el campeonato mundial juvenil, convirtiéndose en la segunda mujer estadounidense desde 1996 en ganar una medalla en los mundos juveniles. Meses más tarde, se convirtió en la ganadora de la general de la Copa del Mundo, superando a varias atletas olímpicas.

No será el primer patinador negro en militar en el equipo olímpico de Estados Unidos porque Shani Davis, con 19 años, se clasificó para el equipo de pista corta en 2002. Posteriormente se pasó a la pista larga y ganó cuatro medallas, dos de ellas de oros.

0
0