Getty Images

馃嚛馃嚜 馃ИHoy en Grandes Relatos viajamos 30 a帽os para recordar el deporte tras el Muro de Berl铆n

馃嚛馃嚜 馃ИHoy en Grandes Relatos viajamos 30 a帽os para recordar el deporte tras el Muro de Berl铆n
Por Eurosport

El 09/11/2019 a las 10:35Actualizado El 09/11/2019 a las 10:40

Se cumplen 30 a帽os de uno de los mayores puntos de inflexi贸n del siglo XX. El 9 de noviembre de 1989, los ojos del mundo asistieron a la ca铆da del Muro de Berl铆n. No s贸lo cay贸 el elemento f铆sico que separaba a los berlineses en dos formas antag贸nicas de entender la pol铆tica, la econom铆a y la sociedad, sino que fue el desencadenante del derrumbe del imperio sovi茅tico y la Guerra Fr铆a.

De las consecuencias pol铆ticas y sociales de aquel hito hist贸rico se ha hablado y escrito largo y tendido durante estas tres d茅cadas, pero un puntal de la Rep煤blica Democr谩tica Alemana (RDA) hasta aquel momento hab铆a sido el deporte, un arma de soft power convenientemente utilizada por el gobierno para reforzar la identidad propia como alemanes orientales y aumentar as铆 su prestigio internacional.

La presencia indiscutible de Alemania Oriental como superpotencia deportiva, no obstante, no fue inmediata despu茅s de la II Guerra Mundial. La RDA fue fundada en 1949, pero no form贸 parte de los JJ. OO. de Helsinki鈥52 al rechazar el COI el reconocimiento del comit茅 ol铆mpico nacional que acababan de crear. Para competir en la capital finlandesa, Alemania Oriental tendr铆a que haber aceptado un rol de sumisi贸n respecto a la Rep煤blica Federal Alemana (RFA), por lo que fueron 煤nicamente los deportistas de la parte occidental del pa铆s quienes representaron a la totalidad de Alemania en aquella cita.

Alemania 1956

Alemania 1956Eurosport

Ese a帽o sirvi贸 como punto de inflexi贸n para que Alemania Oriental empezara a potenciar su deporte por separado respecto a la RFA y aparcara la intenci贸n de usar el deporte como v铆a de infiltraci贸n en el bloque occidental para difundir la ideolog铆a comunista. El COI no permiti贸 la separaci贸n de los dos comit茅s ol铆mpicos coexistentes hasta los Juegos de 1968, pero para entonces la RDA ya hab铆a puesto en marcha su maquinaria deportiva, recortando la brecha en Roma'60. En Italia, la proporci贸n de deportistas fue de 189-142 favorable a煤n a la RFA, pero fue precisamente la construcci贸n del Muro de Berl铆n en 1961 la que confirm贸 el sorpasso del bloque comunista.

El COI segu铆a resisti茅ndose a dividir Alemania en dos de cara a los Juegos de 1964, aunque Berl铆n ya estaba claramente diferenciada en dos mundos opuestos por el hormig贸n del Muro. Los Juegos Ol铆mpicos de Innsbruck (invierno) y Tokio (verano) fueron los 煤ltimos en los que los alemanes desfilaron ante la bandera com煤n con los anillos ol铆mpicos, y los primeros en los que la representaci贸n del Este fue superior (194-182). En 1968, ya separadas las dos Alemanias aunque con la misma bandera ol铆mpica, se produjo un empate a 25 medallas entre ambas Alemanias en Ciudad de M茅xico, pero el gran salto adelante se produjo en M煤nich en 1972. La RDA ya hab铆a puesto en funcionamiento su sistema de escuelas deportivas, centros de alto rendimiento en los que se forjaron medallas a un ritmo infernal que llev贸 al establecimiento de una nueva superpotencia deportiva en el mundo, con el Instituto Alem谩n de Cultura F铆sica en Leipzig como ariete de un proyecto tan ambicioso como cuestionable desde el punto de vista 茅tico.

La relaci贸n entre pol铆tica y deporte fue desde la d茅cada de los 60 mucho m谩s estrecha en Alemania Oriental que en la RFA, y fue el instrumento predilecto para conseguir una mayor legitimidad pol铆tica a ojos del mundo. De hecho, muchos entrenadores y responsables de los institutos deportivos alemanes orientales ejercieron como embajadores de facto, desempe帽ando su labor como formadores en pa铆ses latinoamericanos y asi谩ticos que quer铆an adquirir parte de la p贸cima secreta que hab铆a llevado a la RDA a marcar la pauta en el mundo.

Alemania 1968

Alemania 1968Eurosport

Alemania Oriental hab铆a encontrado su mejor escaparate ante el mundo, y su ambici贸n qued贸 reflejada en las palabras de Alfred Heil, vicepresidente de la Uni贸n de Deportes y Gimnasia Alemana, en 1961: 鈥驴Qu茅 deportes ofrecen las mejores condiciones y posibilidades de medalla? Obviamente, deportes como la lucha libre, canoa, halterofilia, etc. (鈥). En hockey hierba, por poner un ejemplo, s贸lo se cuenta una medalla a pesar de que este deporte demanda un gran gasto en t茅rminos de terrenos de juego, partidos de liga y otros factores. 驴Qu茅 deber铆a promover uno en inter茅s del 茅xito general de la RDA? La respuesta es obvia, concentrarse en los deportes que ofrecen medallas鈥. Esto explica la poca repercusi贸n que tuvieron deportes colectivos como el baloncesto o el hockey hierba que Heil us贸 como ejemplo. El atletismo, con 109 medallas, fue la punta de lanza del sistema de Alemania Oriental, con la nataci贸n y el remo por detr谩s. En los Juegos de Invierno, las especialidades del bloque comunista alem谩n fueron el luge y el patinaje de velocidad.

La propaganda de la RDA no dudaba en presumir de los exitosos deportistas fruto de sus institutos deportivos como h茅roes de la patria. Un pa铆s de 16 millones de personas se hab铆a convertido en pocos a帽os en un contendiente capaz de mirar de t煤 a t煤 a las superpotencias deportivas de la 茅poca, EE. UU. y la Uni贸n Sovi茅tica, sin sonrojarse en absoluto. Tuvo que ser a帽os despu茅s, tras la ca铆da del Muro, cuando se cay贸 el velo que ocultaba las verg眉enzas de aquel sistema deportivo que aparentaba perfecci贸n y hab铆a elevado a los altares a figuras a煤n hoy reconocibles como Marita Koch, J眉rgen Schult o Gabriele Reinsch, que a煤n tienen vigentes sus plusmarcas mundiales en 400 metros lisos la primera y lanzamiento de disco los dos 煤ltimos.

Marita Koch

Marita KochGetty Images

A medida que los esc谩ndalos financieros se iban descubriendo, muchas autoridades decidieron no hacer frente a sus responsabilidades durante los a帽os de aquella barra libre de corrupci贸n. Sirva como ejemplo Franz Rydz, vicepresidente econ贸mico del comit茅 ol铆mpico, que se suicid贸 en el lago de un centro de entrenamiento cuando le descubrieron 300 000 marcos de la Alemania Occidental en su escritorio, una moneda que estaba prohibida en el Berl铆n oriental.

La corrupci贸n fue la primera contraparte del 茅xito deportivo de la RDA en salir a flote, pero a煤n tuvieron que pasar varios a帽os m谩s para que surgiera un reverso a煤n m谩s monstruoso de aquel gigante: el dopaje de estado. Las m谩s de 500 medallas obtenidas entre 1968 y 1988 se consiguieron a un alto precio, con deportistas que comenzaron a consumir esteroides de forma sistem谩tica desde edades tempranas. De este modo, el halter贸filo Roland Schmidt desarroll贸 senos fruto del abuso de sustancias, mientras que a la lanzadora de peso Heidi Krieger la testosterona le arrebat贸 su feminidad, llev谩ndola a optar por un cambio de sexo ante los notables cambios que hab铆a sufrido su organismo, pasando a ser Andreas Krieger.

Andreas Krieger

Andreas KriegerGetty Images

Los ejemplos de la destrucci贸n del dopaje sistem谩tico de la RDA son numerosos y todos tienen en com煤n el uso del esteroide Oral-Turinabol, una pastilla azul que potenciaba de forma exagerada el rendimiento deportivo, as铆 como una terror铆fica lista de efectos secundarios: posibilidad de sufrir infertilidad en las mujeres, crecimiento desmesurado del vello, c谩ncer de mama, problemas coronarios o c谩ncer testicular en los hombres. En 2005, 193 deportistas de Alemania Oriental denunciaron a la farmac茅utica Jenapharm, proveedora del Oral-Turinabol. Jenapharm rechaz贸 ser la responsable y culp贸 a las autoridades pol铆ticas del bloque comunista por facilitarle los esteroides a los deportistas. Tras el juicio, cada deportista recibi贸 10 400 euros como compensaci贸n. Un a帽o despu茅s, el comit茅 ol铆mpico alem谩n anunci贸 que 167 atletas de la antigua RDA recibir铆an 9 250 euros cada uno por los perjuicios causados en aquellos a帽os de dopaje de estado.

0
0