Eurosport

Alonso se ha librado de una buena: Sainz sufrió un vuelco bestial en 2017 y se quedó sin Dakar

Alonso se ha librado de una buena: Sainz sufrió un vuelco bestial en 2017 y se quedó sin Dakar

El 15/01/2020 a las 22:37Actualizado El 15/01/2020 a las 22:54

El Dakar no da segundas oportunidades. Cualquier fallo en los 7500 kilómetros de los que consta el raid puede privarte de la victoria. Hoy lo vivió en sus carnes Fernando Alonso, quien al atacar una duna, terreno en el que más cómodo se encuentra en el desierto, acabó dando dos vueltas de campana. Un gran susto, el primero en su estreno en el raid, que no le impidió continuar en la etapa maratón.

"En el fondo hemos tenido suerte", reconoció tras la etapa Fernando Alonso. Y no es para menos, los daños causados en su Toyota, pese a lo espectacular del accidente, no le impedirán continuar en el Dakar 2020. Tras la etapa, Fernando restaba importancia al percance: "Es la noticia del día, pero no ha pasado nada. Hemos tenido un pequeño traspié".

Video - Dakar 2020, Alonso vuela por las dunas: Espectacular accidente con dos vueltas de campana

00:25

Al ver su vuelco a los aficionados al Dakar rápidamente le vino a la memoria un accidente similar, aunque bastante más serio, que sufrió el también español Carlos Sainz y su copiloto, Lucas Cruz, en el Dakar 2017.

Sainz, uno de los máximos candidatos a ganar aquella edición, se vio obligado a abandonar la prueba tras sufrir un vuelco cuando disputaba la cuarta etapa. "Hemos entrado demasiado rápido en una curva, he golpeado el interior y el coche ha volcado. Nuestras opciones de cara a la victoria se han esfumado, así de sencillo. Y no creo que podamos continuar", dijo el español al llegar al campamento.

Al igual que Alonso, Sainz pudo continuar en la etapa, pero al llegar al meta el madrileño se vio obligado a retirarse después de sus mecánicos comprobaran que los daños sufridos en su Peugeot no podían ser reparados a tiempo.

Dos accidentes similares, con distintas consecuencias y una misma conclusión: El Dakar es durísimo.