Lipton, Ericsson Open o NASDAQ-100. Muchos han sido los nombres que ha ido acogiendo el torneo de tenis más importante de Florida, hasta llegar el actual Miami Open presented by Itaú. Cientos de historias han sucedido allí y, la mayoría de ellas, terminaron con malas noticias para el tenis español. Basta con decir que en 35 años de recorrido que ha cumplido el evento, solamente un miembro de la Armada encontró la manera de salir de allí con el título, la gran Arantxa Sánchez Vicario. Eso sí, lo entendió tan bien que ganó hasta siete veces. Pero el resto, incluido el todopoderoso Rafa Nadal, cedieron en las estancias finales. Hoy, mal que nos pese, toca repasarlas.
BRUGUERA, EL PRIMER SUBCAMPEÓN
El catalán fue el primer español (circuito ATP) en llegar tan lejos en Cayo Vizcaíno, un resultado que ni él miso esperaba. Después de cinco participaciones, Sergi nunca había logrado superar la barrera de los octavos de final, pero en 1997 se metió has la cocina. Sus victorias ante Chang (#3) en segunda ronda y sobre todo contra Sampras (#1) en semifinales le dieron el prestigio que buscaba, pero en la última ronda no pudo con Thomas Master (#2). El austriaco, otro experto en tierra batida al igual que el español, se llevó el triunfo por 7-6, 6-3 y 6-1. Una victoria aquel día le hubiera dado a Brugera el título en Miami tras haber derrotado a los tres mejores tenistas del circuito, demasiado bonito para ser verdad.
Tenis
Los partidos Djokovic-Tsitsipas y Rublev-Sonego, aplazados al sábado
HACE 7 HORAS
RUANO NO PUDO EN DOBLES
España también lo intentó en el circuito de dobles, además con una de nuestras mejores piezas. La de una Vivi Ruano que, junto a la argentina Paola Suárez, se encargaron de hacer historia en la modalidad. Sin embargo, Miami se les resistió. Se quedaron cerca en 2002, cuando se plantaron en la final después de haber ganado 15 de sus últimos 16 encuentros. Pero aquel día se toparon Lisa Raymond y Rennae Stubbs, palabras mayores. Estadounidense y australiana se impusieron por un marcador de 7-6, 6-7 y 6-3, bloqueando un objetivo que desde entonces ningún doblista español ha vuelto a tener tan cerca.
MOYÁ SE ENCONTRÓ AL MEJOR AGASSI
Otro que se quedó muy cerca fue Carlos Moyá en 2003, aprovechando un cuadro amable desde el principio del torneo. Nombres como Spadea, Verdasco, Escudé, Ginepri o Srichaphan saltaron a su paso pero ninguno pudo bloquear al Nº5 mundial. Claro, que la dificultad en la final se multiplicó cuando Andre Agassi, que disfrutaba de una tercera juventud por aquel entonces, cerró la final con un doble 6-3 para levantar el trofeo por tercer año consecutivo, sexto en total de su carrera. El gran favorito no admitió ni siquiera debates, no hay nada más complicado que ganarle a un estadounidense en casa.

Carlos Moya, en el Miami Open

Fuente de la imagen: EFE

LAS CINCO FINALES DE NADAL
Después de varias decepciones, llegó Rafael Nadal, el hombre que se iba a encargar (y que todavía se sigue encargando) de colocar la banderita de España en todas las plazas del mundo. Así lo hizo en Australia, Wimbledon, Nueva York, París y cientos de lugares más. Pero Miami es otra historia, Miami representa la kryptonita del balear. Hasta cinco finales que ha disputado Nadal allí y, aunque parezca mentira, no pudo ganar ninguna: 2005 (Federer), 2008 (Davydenko), 2011 (Djokovic), 2014 (Djokovic) y 2017 (Federer). Duele especialmente la primera, la de 2005, donde el de Manacor llegó a dominar dos sets a cero para acabar siendo remontado por el suizo en un marcador legendario (2-6, 6-7, 7-6, 6-3, 6-1). Desde que saliera subcampeón por última vez hace cuatro años, Rafa no ha vuelto a disputar el torneo.

Roger Federer y Rafael Nadal en la final del Open de Miami en 2017

Fuente de la imagen: Getty Images

FERRER Y EL MALDITO OJO DE HALCÓN
Pero entre las cinco finales de Nadal hubo otro hombre que también lo intentó, un guerrero que se atrevió a comer de vez en cuando en la mesa del Big4. Estábamos en marzo y David Ferrer ya había disputado tres finales y dos semifinales en el circuito ATP, es decir, que venía como una moto. Era el Nº5 del mundo y el hecho de ser un cabeza de serie tan alto le permitió el lujo de evitar al top10 hasta llegar a la final, donde le esperaba Andy Murray, dos posiciones por encima de él. El británico, que ya había ganado el título cuatro años atrás, sufrió la mejor versión del alicantino, hasta que los nervios se apoderaron de David cuando tuvo match point a favor en el tercer set. Él la vio fuera, pidió el ojo de halcón, pero la tecnología marcó la bola dentro. A partir de ese momento, se acabó la final. Fue el desenlace más doloroso en la carrera de Ferru, una nueva oportunidad que se escapaba para que el tenis español dejara su huella en Florida.
CARLA, SIN OPCIONES ANTE SERENA
Mucho más complicado lo tuvo Carla Suárez en la temporada 2015, cuando no tuvo más remedio que medirse a Serena Williams en la gran final. Sabemos que a la canaria le sobra talento y tesón para afrontar este tipo de torneos, pero es verdad que siempre que se enfrentó a la estadounidense, las cosas no acabaron bien. Aquel día la dinámica no sería distinta, con un verdadero recital de la menor de las Williams (6-2, 6-0) para ocupar por octava ocasión el trono en Miami. Muy superior, no hubo discusión.

Carla Suárez, en la final del WTA Miami

Fuente de la imagen: Eurosport

ARANTXA, LA EXCEPCIÓN
Por fin llegamos a la única nota positiva del artículo, así que nos ponemos en pie para hablar de la única jugadora española de la historia, hombre o mujer, singlista o doblista, que ha sido capaz hasta el momento de capturar el título en Miami. Ella es Arantxa Sánchez Vicario, quien buscando la mayor de las revanchas para nuestro tenis, fue capaz de salir campeona en siete ocasiones. Primer lo hizo en solitario, haciendo doblete en 1992 y 1993, ganando esas finales a Sabatini y Graf respectivamente. Pero es que se le daba tan bien jugar allí que en la modalidad de dobles también saldría por la puerta grande en las temporadas 1992, 1995, 1996, 1997 y 2001. Hasta se permitió el lujo de perder una final, la de 1998. Han pasado 35 años y, a menos que Muguruza o Bautista digan lo contrario dentro de unos días, Arantxa seguirá siendo la excepción que confirme nuestra norma.

¡Calambre en medio de la rueda de prensa! Nadal salió pitando

ATP Roma
Nadal, exultante: "Fue uno de mis mejores partidos en tierra"
HACE 12 HORAS
ATP Roma
🎾💪 Un imponente Nadal se venga de Zverev y accede a las semifinales
HACE 15 HORAS