Si a Stefanos Tsitsipas le llaman ‘El Filósofo’ –aunque muchos lo hagan con altas dosis de sarcasmo– es por algo. Obviamente, sus raíces tienen una gran parte de responsabilidad en este apodo, aunque es su manera de ser y de expresarse lo que va por delante. A sus 22 años, el griego ya es una especie de jugador en extinción. Una persona que no se esconde delante de un micrófono, que cuenta las cosas tal y como las siente, sin rodeos, sin miedo a mostrar sus pensamientos, aunque no siempre sean políticamente correctos. Y lo más importante, siempre con el máximo respeto. Esto, sumado a lo que hace en pista cada vez que agarra una raqueta, le convierte en un jugador referente. Este domingo le veíamos tocar el cielo en Montecarlo, levantando su primer título de Masters 1000 y analizando más tarde ante la prensa cuáles son los secretos de su éxito. Incluidos aquellos que nada tienen que ver con el deporte.
¿Se imaginan a un tenista hablando abiertamente de sus creencias? ¿De su fe? ¿De cómo ejercita su alma y cómo trabaja la paz interior? Ese es Stefanos Tsitsipas. “Sé que la religión es algo que ha causado muchísimo daño a lo largo de la historia, incluso guerras. Generalmente, es un factor que ha provocado multitud de controversias en múltiples direcciones. Yo soy un tipo religioso, no tengo problema en decirlo, me considero un cristiano ortodoxo. Sin embargo, creo que uno también puede coger ciertas virtudes de otras religiones y aplicarlas a la vida diaria. Es importante ser capaz de buscar lo positivo de cada religión, descubrir el propósito y la historia que se esconde detrás de cada una de ellas y su gente”, advierte el ateniense, encantado de poner el foco en otras cuestiones que sobrepasan el mero ámbito deportivo.
ATP Roma
Shapovalov-Nadal: El duro camino hacia la Décima continúa (16:00)
HACE 4 HORAS
“Definitivamente, no soy una persona extremista. Me he sentido muchas veces inspirado por el Budismo. Sinceramente, considero que tiene algunos valores y elementos muy interesantes que puedes ampliar y añadir en tu día a día. Estoy seguro que con ellos, una persona puede ser mucho más feliz, tener una vida mejor, una vida totalmente plena”, asegura el actual Nº5 mundial, encantado de divagar acerca de estos temas en los muy pocos jugadores se atreven a implicarse. Al final, el objetivo del griego es el mismo que el de cualquier otro, que esa derecha con bola de break en contra toque la línea, pero cada persona elige un camino y unos métodos para conseguir la armonía necesaria que le permita competir en cada punto.
“Los ejercicios de respiración son algo en lo que también llevo trabajado intensamente en los últimos meses junto a mi psicólogo”, subraye el heleno. “Me he dado cuenta de lo importante que es la respiración, sobre todo cuando estoy jugando un partido, la respiración profunda me ayuda a mantener el control de la situación y a manejar cada cosa que estoy llevando a cabo durante un encuentro. Definitivamente, es algo a lo que estoy prestando mucha atención en estas últimas semanas junto a mi psicólogo. Sobre todo esta semana, mucho más que otras, he trabajado en ello después de cada partido que jugué”, declara tras recorrer un sendero de gloria en Montecarlo donde nadie pudo robarle un set. Ni siquiera Andrey Rublev, que venía cargado de confianza tras tumbar al todopoderoso Rafa Nadal.
El griego no para de sorprendernos y es que guarda bajo el brazo un auténtico arsenal de técnicas espirituales que, viendo los resultados, no podemos decir que no sean efectivas “Además de todo esto, también hago meditación de vez en cuando, la hago junto a Costas, que aparte de mi psicólogo también es mi consejero deportivo, cumple múltiples funciones. Me ha ayudado muchísimo en todos los sentidos, no os hacéis una idea, llevamos colaborando juntos desde que tenía 12 años, así que nos conocemos realmente bien. Mi padre estudió con él en la universidad, se conocen desde hace muchos años y sabe lo importante que es para nosotros dentro del equipo”, sostiene.
Detrás de su gran servicio, sus golpes desde el fondo de la pista, su habilidad en la red y su gran estado de forma física, Tsitsipas lleva años trabajando una base fundamental sobre la que sostener su potencial. No solamente sostenerlo, sino proyectarlo hacia la perfección. "Cuando tú respiras bien, sientes que tu juego es capaz alcanzar su máxima expresión. Si no respiras bien e intentas competir, todo se vuelve más difícil en esa búsqueda de tu mejor versión”. Suena bien, habrá que probarlo.
ATP Roma
Nadal critica el horario de su próximo partido: "Suerte que gané en dos sets"
HACE 6 HORAS
ATP Roma
¿Dónde televisan Rafael Nadal-Denis Shapovalov? Masters 1.000 de Roma 2021
HACE 7 HORAS