Opinion
Tenis
ATP World Tour Finals

ATP Finals 2019: La brisa fresca de Stefanos Tsitsipas

Compartir con
Copiar
Compartir este artículo

Stefanos Tsitsipas (ATP Finals 2019)

Fuente de la imagen: Getty Images

PorAgustín Galán
17/11/2019 a 21:37 | Actualizado 17/11/2019 a 22:44
@Agustin_Galan

Stefanos Tsitsipas reúne todos los ingredientes para ser el próximo gran ídolo de masas en el mundo del tenis profesional. Su alegría contagiosa, su naturalidad y su altísimo nivel de juego mostrado en las ATP Finals 2019 hacen pensar que, a sus 21 años, no tendrá más límites que los que él quiera ponerse en su carrera.

Hace ya tiempo que las ATP Finals son un terreno vedado para el Big Three, por lo que no conviene enfocar el triunfo de Stefanos Tsitsipas en Londres como la llegada del relevo generacional. Desde 2016 Andy Murray, Grigor Dimitrov, Alexander Zverev y ahora el ateniense han alzado el título que ponía punto final al tenis anual -a excepción de la Copa Davis que este año se reinventa- y eso no significa que Djokovic, Nadal y Federer dejen de mostrar su supremacía allá por donde van.

Los tres monstruos de la ATP seguirán ganando cuando, donde y como quieran, pero eso no debe ocultar que Stefanos Tsitsipas es un soplo de aire fresco dentro del circuito, un nuevo reclamo lleno de carisma para la afición que demostró tener categoría de titán al resistir en 72 horas partidos más que duros contra Nadal, Federer y Thiem. Si es humano, es probable que este lunes a Tsitsipas le cueste salir de la cama después de la soberana paliza a la que ha sometido a sus músculos este fin de semana.

ATP World Tour Finals

ATP Finals 2019: Tsitsipas ya forma parte de la élite junto a Àlex Corretja

17/11/2019 A 21:05

Es cierto que Tsitsipas tiene la misma edad ahora -21- que Zverev hace justo 12 meses, cuando le arrebató el título de maestro en la final a Nole, pero es otra historia diferente. En los dos metros de Zverev hay un aroma innegable a tenis clásico, heredero de una escuela alemana que ha dejado referentes como Boris Becker, Tommy Haas o Steffi Graf en la rama femenina. Aunque su senda sea distinta, él ha crecido en ese entorno y forma parte de ese ecosistema. Tsitsipas, por su parte, no tuvo en su Grecia natal referentes cercanos de forma permanente en los grandes escenarios, es él quien abre camino en el tenis heleno.

La frescura y pureza de Stefanos Tsitsipas se vio reflejada en la cara de incredulidad que mostró ante el periodista que le confirmó en Shanghái que había logrado clasificarse por primera vez para las ATP Finals. No hay impostura, no hay reverso en esa moneda. Tsitsipas es esa amplia sonrisa, ese muchacho que siempre mira hacia el frente y no retrocede bajo ningún concepto.

Los últimos meses del griego han sido una locura, desde esa clasificación hasta su participación en la Laver Cup, en la que no quería defraudar a Nadal y Federer por mucho que el torneo fuese considerado de exhibición. Ganó la Laver como también ganó hace un año las Next Gen ATP Finals y se presentó en las semifinales del Open de Australia cuando muchos temían que fuera exclusivamente un jugador de tierra batida por su buen rendimiento en la gira primaveral de 2018.

Su inocencia y desparpajo lo convierten, como buen miembro de la Generación Z, en un atractivo reclamo que la ATP aprovecha convenientemente en redes sociales. Amado por los jóvenes y respetado por los veteranos, Tsitsipas conjuga su buena imagen fuera de la pista con una similar dentro, de nuevo sin dobleces. Hay que tener un punto de inconsciencia para soportar tres sets con tie-breaks contra Nadal, dormir, cruzarse con una leyenda como Federer y negarle once puntos de rotura, volver a dormir y presentarse en la final contra Thiem, el símbolo de la nueva madurez, para levantarle un set en contra y volver a casa con el trofeo de las ATP Finals.

Dominic Thiem y Stefanos Tsitsipas (ATP Finals 2019)

Fuente de la imagen: Getty Images

Así es Tsitsipas, alguien que sólo tenía trofeos ATP 250 en sus vitrinas y de repente se encuentra con el reconocimiento de maestro de maestros. Pudo haberse vuelto loco, haberse rasgado la camiseta y celebrado con el mayor de los gritos, pero su reacción fue la de abrazar a Thiem, probablemente incrédulo por la victoria y pesaroso por haber derrotado a un amigo con el que hace unos meses compartía confidencias con el chándal del equipo europeo. Si algún día llega a ser número uno, es imposible que alguien dibuje una mueca de disgusto ante la pureza de un ateniense que, sin pedir permiso, se ha ganado el cariño de propios y extraños.

ATP World Tour Finals

ATP Finals 2019, Tsitsipas-Thiem: Un maestro a prueba de bombas (6-7 (6), 6-2 y 7-6 -4-)

17/11/2019 A 20:52
ATP World Tour Finals

🎾🏆 ¡Tsitsipas, campeón! El griego se lleva las ATP Finals 2019 ante Thiem

17/11/2019 A 20:45
Temas relacionados
TenisATP World Tour Finals
Compartir con
Copiar
Compartir este artículo