Getty Images

Copa Davis, Francia-Croacia: Cilic acerca la ensaladera (3-6, 5-7 y 4-6 Global: 0-2)

Copa Davis, Francia-Croacia: Cilic acerca la ensaladera (3-6, 5-7 y 4-6 Global: 0-2)
Por EFE

El 23/11/2018 a las 16:21Actualizado El 23/11/2018 a las 19:44

Marin Cilic superó a un mermado Jo-Wilfred Tsonga (3-6, 5-7 y 4-6) y deja a Croacia a un punto de poder cerrar su segundo título en la Copa Davis, en una jornada donde Francia queda al borde del abismo. El número uno balcánico no tuvo un partido fácil, incluso cuando el jugador galo tuvo que ser atendido por lesión, vendiendo muy cara su derrota final.

Croacia domina 2-0 al término de la primera jornada de la final, lo que deja a Francia contra las cuerdas y convierte en decisivo el doble de este sábado, enfrentará a los franceses Pierre-Hugues Herbert y Nicolas Mahut con los croatas Mate Pavic e Ivan Dodig.

El séptimo jugador del mundo se sobrepuso al ambiente del público en el estadio Pierre Mouroy de Lille, al norte de Francia, para vencer sobre la tierra batida cubierta al galo con mejor palmarés. Tsonga, que llevaba siete meses sin competir por las lesiones, que no había disputado un partido en tierra batida este año y solo uno a cinco sets, demostró que todavía está muy lejos de su mejor nivel. Cedió su saque en el sexto juego de la primera manga, que acabó perdiendo.

Cilic levantó dos bolas de rotura en contra en el segundo set, que habrían puesto a Tsonga con 5-3 y servicio, pero el francés acabó perdiéndolo en el undécimo juego para dejar escapar el parcial.

En el tercero, cuando el cansancio comenzó a hacer más mella en el galo, que volvió a desperdiciar dos bolas de rotura en el cuarto juego, Tsonga se desvaneció definitivamente.

Jo-Wilfried Tsonga, genou au sol, lors de son match contre Marin Cilic en finale de la Coupe Davis

Jo-Wilfried Tsonga, genou au sol, lors de son match contre Marin Cilic en finale de la Coupe DavisGetty Images

El tenista de Le Mans cedió su servicio en el quinto juego y se retiró unos minutos tras un gesto de dolor en el siguiente, lo que hizo temer por su continuidad.

Volvió, pero sin hambre, más por no saciar el apetito de tenis de los casi 25.000 espectadores que por fe en la remontada. El francés llegó a tener otras dos bolas de rotura, pero en ningún momento pareció poder inquietar a Cilic, que se limitó a ganar sus saques para sumar el segundo punto.

0
0