Imago

El reto que ronda la cabeza de Roger Federer: Rafa Nadal y la tierra batida

El reto que ronda la cabeza de Roger Federer: Rafa Nadal y la tierra batida

El 13/03/2018 a las 20:40Actualizado El 14/03/2018 a las 14:48

Si el año pasado Roger Federer anunciaba que no iba a disputar ni un solo torneo de la campaña de tierra batida, el 2018 parece haber traído nuevas ambiciones al número uno mundial, que desveló en Indian Wells que le gustaría volver a jugar contra Rafa Nadal en la arcilla. Un duelo inédito desde 2013 y que por lo general le ha traído más penas que alegrías al suizo en su carrera.

Debe de echar mucho de menos al español, que precisamente no será hasta la llegada de su superficie fetiche, cuando volverá a la competición después de la lesión sufrida en el Open de Australia, que le obligó a retirarse prematuramente del primer Grand Slam de la temporada. Salvaguardando el físico y después de resentirse en Acapulco el balear podría llegar a la arcilla con sorpresa, la que puede confirmar Federer de decidirse por disputar algún torneo en tierra.

Hasta un total de quince enfrentamientos en su carrera en el polvo de ladrillo ha disputado el binomio hispano-suizo, con claro dominio de Nadal a tenor de los resultados. Trece partidos cayeron de su lado, por dos del helvético, con ansias por probar su segunda juventud ante el rey absoluto de la tierra batida. "El hecho de que juegue o no en tierra (esta temporada) no depende de la presencia o ausencia de Rafa y Novak (Djokovic)", aseguraba Federer, aunque seguro que piensa en lo más profundo en la posibilidad de poner un nuevo reto a una trayectoria con 20 títulos, hasta la fecha, de Grand Slam en su haber.

Nadal-Federer, Finale Roland-Garros 2011.

Nadal-Federer, Finale Roland-Garros 2011.Imago

Uno de ellos es el de Roland Garros en 2009, un torneo que le costó lo indecible ganar debido a la insistencia de Nadal de cerrarle el paso al título en la final (perdió en 2006, 2007, 2008 y 2011 ante el español), y de donde se benefició de una de las grandes sorpresas de la historia del tenis, la victoria en octavos de Robin Soderling frente el manacorí. El sueco acabaría cediendo en el partido por el trofeo precisamente ante el tenista de Basilea.

Solamente en dos ocasiones Federer se ha alzado como victorioso en un partido frente a Nadal en tierra batida. En 2007 le superó en la final de Hamburgo, remontando un primer set en contra (2-6, 6-2 y 6-0) y en 2009 en Madrid, levantó el título ganando con un doble 6-4 en feudo local para el balear.

47 son los sets que han disputado ambos en arcilla, y 34 de ellos se los ha llevado a su terreno Nadal. Una muestra de la superioridad del español, que a lo largo de su carrera ha conquistado el 91,7% de sus partidos en tierra, por el 75,9% de Federer, su porcentaje más bajo de todas las superficies.

En definitiva, toda una declaración de intenciones de un tenista que desde su vuelta en 2017 ha demostrado ser el rival a batir en todos los torneos donde ha estado presente pero que hasta ahora no se ha planteado el hecho de poder superar al mejor jugador de la historia en la tierra batida. Qué mejor para calentar el circuito ATP que con la posibilidad de volver a ver a Nadal y Federer frente a frente en la Philippe Chatrier de Roland Garros. Toda queda pendiente de la decisión final de Roger.

Video - Roger Federer se acuerda de Rafa Nadal tras ganar el Laureus: "Él también lo merecía"

01:59
0
0