En una nueva edición de Players’ Voice, el italiano se abre sobre las nuevas presiones que ha encontrado y que han llegado como consecuencia de ese éxito y de cómo ha tenido que adaptarse a ellas, fuera y dentro de la pista.
El año pasado fue complicado por un millón de razones y extremadamente duro para muchísima gente en todo el mundo. La pandemia causó mucha tristeza y cambió aspectos de la vida que cualquiera, incluido yo mismo, dábamos por garantizados. Desde el punto de vista personal del tenis, las cosas también han estado cambiando para mí. Las expectativas puestas en mí se han incrementado a nuevos niveles y eso ha sido emocionante pero también desafiante al mismo tiempo. Como son la mayoría de cosas nuevas.
De vuelta a 2019, cuando alcancé la cuarta ronda de Wimbledon para enfrentarme a Roger Federer en la pista central, fue un resultado increíble para un jugador como yo que nunca había llegado tan lejos en un Grand Slam. Entonces mi ranking empezó a subir y un año después en el US Open 2020 una cuarta ronda se percibía como ‘insuficiente’. No por lo que había logrado el año anterior, ni por lo que me había convertido.
ATP Monte Carlo
Davidovich deja fuera a un 'top' 10 y Carreño avanza firme
13/04/2021 A LAS 16:21
No fue fácil acostumbrarme de repente a la presión de escalar tan rápido en el ranking. Para mí, yo iba de puntillas pero de repente sentía que todo el mundo esperaba que fuese más rápido. Fue como si eligieses un camino, pero ese camino cambiase repentinamente a otro. Imagínalo así; vas solo por una carretera lateral por tu propio carril y de pronto sales a una autopista y todo va más depresa; tienes que adaptarte inmediatamente porque de lo contrario te pasarán.
Cuando estás cerca del top hay muchas más cosas con las que tienes que lidiar y no solo es tenis, también cosas personales. Antes, mi vida parecía mucho más simple; iba a la pista, jugaba tenis, pensaba en ganar. Ahora, hay muchas más cosas en las que pensar, gestionar expectativas -tanto las de otros como las mías, además de mantener mis relaciones.
Incluso con mi familia y amigos, las cosas cambian porque no les veo cerca tan frecuentemente y es duro acostumbrarse. Eso lleva a darte cuenta de que el tenis puede alejarte de la vida como la conocías. Puede parecer como si estuviera siendo transportado a un tipo de dimensión donde solo estás tú y tus resultados. Lleva tiempo acostumbrarse a esa nueva realidad. Hay jugadores a los que les lleva más tiempo adaptarse mientras que otros necesitan menos tiempo. Para mí, la familia y los amigos significan mucho en la vida y quizás eso me llevó un poco más adaptarme.
Cuanto más alto vayas, más se complican las cosas. Porque además de todas tus preocupaciones sobre los aspectos técnicos y físicos del juego, los cuales son fundamentales, tienes que entrenar al ‘jefe’ como dicen en Roma; la cabeza. Os daré un ejemplo, puedes ir a la pista a entrenar y hacer lo mínimo o puedes entrenar hasta quedarte sin aliento. Todo está en la cabeza; es la forma en que encaras cada día desde cuando te levantas lo que marca la diferencia. Tienes que activar tu mente para subir de nivel.

Berrettini ganando a Gael Monfils en cinco sets para alcanzar las semifinales del US Open 2019

Fuente de la imagen: Eurosport

Normalmente me preguntan, “¿Miras atrás alguna vez?” y digo: “Sí, es bonito pero quiero mirar hacia delante”. Pero también estoy trabajando en eso porque tener solo objetivos relacionados con el rendimiento a veces puede ser algo peligroso. Al final, el objetivo real es el equilibrio; entre donde comenzaste y donde quieres llegar; entre el estímulo del trabajo y la alegría de hacerlo, y por encima de todo, no olvidar por qué estás ahí. Juego al tenis porque me gusta. Se trata de encontrar ese balance entre esperar para evolucionar y ser mejor pero al mismo tiempo mantenerse fiel a quien eres. No es fácil, pero es lo que estoy intentando hacer.
Mis sueños tenísticos siguen siendo los mismos, ganar el ATP de Roma y por supuesto un Grand Slam. No son cosas sencillas y no es suficiente con solo querarlas o comprometerse a lograrlas. Hay muchos factores y puede ser un camino duro. Pero creo que estoy en el buen sentido; no siento que esté a años luz de distancia.
A pesar de que los últimos doce meses han estado llenos de altibajos con lesiones, no ha sido nada comparado con lo que ha estado pasando el mundo, deseo que el mundo vuelva a ser un lugar feliz para vivir, crecer, mejorar y donde todos podamos dejar atrás todas las dificultades y sufrimientos que ha causado esta pandemia. De cara al futuro en la pista, espero poder traer felicidad a los seguidores, sentir esa adrenalina una vez más de poder emocionar e inspirar a personas de todas las edades. Con ese incentivo adicional, espero que mis resultados hablen por sí mismos.
Las cosas realmente se han puesto en perspectiva y me siento extremadamente privilegiado y afortunado de estar en la posición en la que estoy. Solo puedo esperar que traiga al menos algo de distracción, positividad y felicidad para algunos.
Follow Matteo Berrettini on Instagram (matberrettini).
Open Australia
Berrettini abandona por lesión y Nadal ya tiene rival en cuartos
15/02/2021 A LAS 07:52
Copa ATP Individual
Italia-España: Carreño y Bautista caen y la Armada se queda sin final
05/02/2021 A LAS 22:43