Eurosport

Gael Monfils-Rafa Nadal: Un título para cambiarlo todo (5-7, 7-5 y 0-6)

Gael Monfils-Rafa Nadal: Un título para cambiarlo todo (5-7, 7-5 y 0-6)

El 17/04/2016 a las 14:17Actualizado El 17/04/2016 a las 18:47

Rafa Nadal se impone a Gael Monfils por 7-5, 5-7 y 6-0 en la final del Masters 1000 de Montecarlo para coronarse como campeón del torneo por novena vez en su carrera deportiva.

PERSONAJES

Rafa Nadal: Volver a ganar. Volver a sentirse poderoso. Las mejores conclusiones que puede sacar Rafa Nadal de su victoria en este Masters 1000 de Montecarlo, donde demostró que su mejoría es una realidad y que está creciendo día a día. Hoy volvió a hacer un ejercicio de tenis táctico e inteligente. Un día en el que volvió a reinar sobre la tierra batida. Un título para cambiarlo todo y volver a soñar con coronarse en Roland Garros 2016.

Gael Monfils: El tenista francés, un jugador que llegó a ser un Top 10, está recuperando su mejor pegada. Esa capacidad de enloquecer los partidos y dinamitarlos desde la locura y el desorden que le ha convertido en finalista en este Masters 1000 de Montecarlo. Pero ante Rafa Nadal no tuvo suficientes argumentos. Pese a todo, su partido fue más que bueno.

NUDO

Un primer set que duró 75 minutos. Una manga donde Rafa Nadal generó 10 bolas de break y desplegó un tenis intenso, potente y efectivo. Pero donde necesitó hasta cinco bolas de set para acabar por imponerse y apuntarse la primera manga ante un jugador capaz de mantenerle el ritmo de fondo de pista y generarle muchos problemas desde el resto.

El segundo set, que se fue a los 63 minutos, fue un toma y daca donde la debilidad desde el servicio marcó el desenlace del mismo. Rafa Nadal empezó mandando, pero perdió la iniciativa ante el empuje de un Gael Monfils que sin nada que perder recuperó su mejor versión dándole la vuelta a la situación. En la igualdad se impuso la anarquía. La del tenista francés que fue valiente en los momentos decisivos y que mereció llevar el partido a una tercera y definitiva manga.

El tercer set solo tuvo un dueño y ese fue Rafa Nadal. Cansado y superado por la exigencia a la que fue sometido por el tenista español, Gael Monfils no tuvo ni piernas ni pulmones ni cabeza para hacer frente al jugador de Manacor, que mostró lo mejor de su tenis. Firmeza y determinación para cerrar con mucha autoridad la final del Masters 1000 de Montecarlo.

NUESTRA OPINIÓN: Sin echar las campanas al vuelo. Sin volverse loco. Sin creer que todo vuelve a ser como era. Sin pensar en qué Novak Djokovic veremos en las próximas semanas. Rafa Nadal volvió a ganar en un gran torneo. Su torneo. Y eso debe hacerle crecer y soñar con que este 2016 puede ser su año.

0
0