Getty Images

Masters Monte Carlo 2019, Bautista-Nadal: Como si nunca se hubiera ido (1-6 y 1-6)

Masters Monte Carlo 2019, Bautista-Nadal: Como si nunca se hubiera ido (1-6 y 1-6)

El 17/04/2019 a las 14:08Actualizado El 17/04/2019 a las 16:57

Rafa Nadal regresó a la tierra batida con una auténtica exhibición de juego en su victoria en segunda ronda del Masters 1.000 de Monte Carlo ante Roberto Bautista (1-6 y 1-6). El número dos mundial dio unas sensaciones magníficas doblegando al castellonense, que no encontró la manera de hacer daño a su rival en ningún momento, y se medirá en tercera ronda al búlgaro Grigor Dimitrov.

Personajes

Roberto Bautista. Poco se puede decir del castellonense que hizo lo que pudo ante una versión superlativa del balear. Siempre en posiciones incómodas y golpeando en movimiento la bola, no hizo daño a Nadal que le movía de lado a lado de la pista. Sigue sin poder hacerle un set al número dos mundial en sus tres enfrentamientos dentro del circuito de la ATP.

Rafa Nadal. Una empieza a no tener dudas de que cuando el balear pisa una pista de tenis, y más si es tierra batida, es porque es capaz de mostrar un nivel al alcance de muy pocos tenistas en el mundo. Desde el primer golpeo de bola demostró que está en Monte Carlo para ganar el título y el tenis que emana de su raqueta refuerza esa afirmación. Sencillamente impresionante el partido disputado por el manacorí.

Rafael Nadal

Rafael NadalGetty Images

Nudo

Rafa Nadal volvía a la competición una vez superados sus problemas físicos en la rodilla derecha y no podía elegir un mejor escenario para la reaparición, el Montecarlo Country Club. El manacorí iniciaba la defensa de un título conquistado en once ocasiones ante un crecido Roberto Bautista que llegaba tras remontar ante Millman y como único español que sabía lo que era ganar un torneo en 2019.

Había dudas sobre cómo iba a volver el rey de la tierra batida, un pensamiento que Rafa se encargó de enterrar en el primer juego del partido. No necesitó mucho para encontrar el ‘feeling’ con su golpe de derecha y mover de lado a lado de la pista al castellonense que se encontraba en la tesitura de defenderse como podía prácticamente pegado a la valla de publicidad debido al bote de las pelotas con efecto propuestas por Nadal.

Era cuestión de tiempo que llegara la primera rotura del partido y pronto se adjudicó una segunda que dio carpetazo por la vía rápida a un primer set que no hacía sino ilusionar al público que abarrotaba las gradas de la pista Raniero III. El balear jugaba como si no llevara meses disputar un partido sobre polvo de ladrillo y Bautista evitaba el rosco cerrando en una única ocasión su turno de servicio (1-6).

Bajaba algo el ritmo del partido en la segunda manga, pero de buenas a primeras Nadal volvía a hacerse con una rotura que le dejaba poco margen al error a Bautista. Quizás los números al servicio no eran excelentes, pero Rafa lo compensaba con un estilo de peloteo abrumador que le hacía llevarse la mayoría de los puntos que se iban por encima de los cinco golpes. Su rival intentaba todo lo contrario, pero con escaso éxito.

Porque las ocasiones de rotura, que en la segunda manga sí que llegaron, fueron contestadas con una subida de nivel que llevó a Nadal a salvar hasta cinco oportunidades de Bautista. El duelo estaba más que visto para sentencia y Roberto no podía hacer otra cosa que hincar la rodilla ante la superioridad manifiesta del balear, que regresa a su superficie como si nunca se hubiera ido.

0
0