EFE

Mutua Madrid Open 2019, Ferrer-Zverev: ¡Hasta siempre y gracias, Gladiador! (4-6 y 1-6)

Mutua Madrid Open 2019, Ferrer-Zverev: ¡Hasta siempre y gracias, Gladiador! (4-6 y 1-6)

El 08/05/2019 a las 22:56Actualizado El 08/05/2019 a las 23:31

David Ferrer cayó ante Alexander Zverev en el Mutua Madrid Open poniendo fin a su carrera como tenista tras 1.111 partidos. El público coreó su nombre y agradeció tantas tardes de alegrías al tenis español. El Gladiador dice adiós.

PERSONAJES:

David Ferrer

David FerrerEFE

Alexander Zverev: Intentando reflotar su ánimo y reencontrar su mejor versión. Tener un Gladiador enfrente hizo que tuviera que elevar el nivel de tenis mostrado en las últimas semanas por demasiados problemas personales y sentimentales al mismo tiempo, pero demostrando que es el presente y futuro del tenis cuando el Big Three, eso sí, decida retirarse o dar un paso al costado.

NUDO:

David Ferrer y Alexander Zverev volvían a verse las caras por tercera vez en este 2019 tan emotivo para ambos. Para Ferru por ser el año en el que cuelga la raqueta y para Sascha por haber pasado por problemas personales, incluido uno de salud de su padre, que no le hacían llegar en sus mejores condiciones físicas y mentales.

La Central presentó un gran aspecto pese a lo tardío del horario para ver el que podía ser el último partido en la carrera del Guerrero, pero también para ver un encuentro atractivo entre dos grandes iconos del tenis. Uno por lo que ha sido y otro por lo que es (y se espera que siga siendo en el futuro). Porque mientras que el español ya firmaba 25 títulos en su palmarés (incluido un Masters 1.000 y una final de Roland Garros) en 2013 cuando el alemán comenzaba en esto del tenis, ahora se han vuelto las tornas y como ley de vida, el de Hamburgo ha superado en títulos importantes al de Jávea con tres Masters (incluido el de Madrid del que es vigente campeón) y unas ATP Finals.

El primer set comenzó con alternancia de juegos al servicio, pese que al primero le costó más de la cuenta sacarlo a Ferrer, lo cierto es que los siguientes de Zverev y Ferru llegaron en blanco para certificar un 2-1 igualado.

Pero haciendo gala de su fortaleza física no exenta de clase y cabeza, Ferrer consiguió romper el saque del vigente campeón del torneo para confirmar el break en su posterior servicio en un juego simplemente prodigioso. Un derechazo cruzado de los de siempre con el alemán en la red y una dejada seguida de un globo perfecto para cerrar el juego con otra delicatesen que puso la grada patas arriba. 4-1 y gritos de “Ferru, Ferru”, de un público entregado al español.

Ahí el alemán se repuso y sacó adelante su servicio y logró el contrabreak sobre el español al que las piernas empezaban a pesarle, más si cabe tras su maratoniano partido en primera ronda ante Bautista en el que acabó aquejado de problemas físicos, para poner el 4-4 en el marcador con dosis de buen juego.

El noveno juego, el que llaman muchos decisivo, Ferrer no se mostró acertado al servicio y ni siquiera su fe le permitió salvarlo ante un Zverev perfecto en bolas de break (2/2) que sumaba cuatro juegos consecutivos para voltear la situación y poner un 4-5 en el marcador. Pese a que se puso con un 0-30 adverso, al alemán no le temblaron las piernas para terminar por cerrar el set ante la decepción del público madrileño que pese a ello no paró de mostrar su apoyo al alicantino.

En el segundo set las fuerzas parecieron abandonar a Ferrer al que la grada le arropaba de nuevo con gritos de aliento y ante los que el español respondía con aplausos. Y es que acaba de ceder de nuevo su saque ante un Sascha crecido.

Pese a pelear el servicio del alemán con todas sus fuerzas y remontar un 40-0 lo cierto es que acabó perdiendo el juego y dejando el partido en franquicia para el alemán quien se apuntó los dos siguientes para poner un 0-3 casi definitivo en el marcador.

Pero eso no fue óbice para que el público volviera a corear su nombre con fuerzas y ponerle la piel de gallina al español que apenas podía controlar sus sensaciones en la pista. Pero no solo ha vivido de su físico todo este tiempo el español, también de su fortaleza mental capaz de hacerle concentrarse pese a todas las emociones que estaba viviendo.

Por todo ello sacó su saque adelante para no irse con un rosco en contra en su despedida, lo que hubiera sido una manera demasiado cruel para decir adiós. Zverev se apuntó los dos siguientes juegos y finiquitó el partido y la carrera de un tenista inmortal que ha dado tanto en sus 1.111 partidos de tenis. Solo Federer y Nadal le superan como tenistas en activo con más partidos. Gracias por tanto, David Ferrer.

0
0