PERSONAJES:

Roger Federer: Inmenso en el saque y volea pese a ser sobre tierra, intenso en los momentos claves y cuajando un partido bastante completo hasta que se vio superado por un rival que está dispuesto a derrocar por fin al Big Three
Dominic Thiem: Nervioso, sin terminar de encontrar su revés e intentando agarrarse a la pista. Su crecimiento como tenista en la temporada es espectacular y su victoria, con remontada de nuevo ante Federer como en Indian Wells lo confirma.
ATP Ginebra
Federer-Andújar: Reestreno amargo antes de Roland-Garros
HACE 3 HORAS

NUDO:

Thiem llegaba como favorito para los puristas y con la moral por las nubes tras haber derrotado a Federer meses atrás en la final de Indian Wells en su primer Masters. Además, como uno de los tres tenistas en activo que tienen ganado el cara a cara al maestro (Djokovic y Nadal son los otros dos). Y eso es mucho crédito. Pero el rey es el rey allá donde va y pese a jugar en una superficie que no le gusta en exceso como es la tierra, y bajo un calor seco que hacía las bolas algo pesadas, quería dar otro paso más en su intento de volver a ganar en Madrid donde estrenó título en 2009 en el debut sobre las instalaciones de la Caja Mágica.
Federer empezó el primer set como ante Monfils, imponiendo ritmo e intentando atacar a su rival desde la primera bola, así es como firmó su juego al servicio para posteriormente lograr el primer break del partido tras seguir presionando a un Thiem, que pese a su favoritismo como especialista en tierra y en estado de gracia, veía enfrente a un gigante como Federer.
El suizo siguió a lo suyo y con tres buenos saques y dos grandes golpes confirmó el break para meter aún más presión al austríaco que pese a que venía de doblegarle en el Masters 1.000 de Indian Wells para lograr su mayor victoria, no encontró ritmo en los primeros diez minutos (3-0).
[Todo el universo de Eurosport en tu móvil ¡Descárgate nuestra APP!]
Pero tras sacudirse la presión inicial como sucediera en el primer Masters de la temporada, Thiem empezó a elevar su nivel de saque, algunos por encima de los 200 km/h para firmar un juego en blanco y frenar la hemorragia (3-1).
Pero Roger no tiene el título oficioso de mejor tenista de todos los tiempos por de regalo y cogió su fusil y con pleno de aciertos en su servicio puso el 4-1. 100% de primeros servicios y dispuesto a jugarse el partido en la red voleando como si estuviera en la hierba de su casa (Wimbledon).
Dado que su juego de fondo de pista no terminaba de funcionarle, el Príncipe de la Tierra intentó encontrar refugio en su saque y recortó poniendo el 4-2, pero de nuevo Federer estuvo excelso al servicio para firmar un 5-2 y poner al quinto jugador del mundo contra las cuerdas. Ni siquiera en el único servicio que falló hasta entonces le hizo dudar, pues como ante Monfils con bola de partido en contra, subió a volear con segundo servicio… y ganó el punto.
El apoyo total del público madrileño hacia Roger tornó hacia el austríaco tras su contradejada magistral que tocó la cinta y quedó muerta en la pista del suizo. 5-3 en el marcador y a rezar para que The GOAT no acabara el set antes de la media hora. Pero no hubo milagro y Federe se apuntó la primera manga en 29 minutos de precisión total en el saque (81%) y un repertorio brutal de golpes para desarmar a Thiem.

Roger Federer

Fuente de la imagen: Getty Images

Bolas de partido de Federer en un tie-break de infarto

El segundo set comenzó de forma distinta como lo hiciera en California y Thiem acertó con su primer servicio y tuvo incluso dos bolas de break ante un Federer que no quería sufrir una desconexión como en octavos ante Monfils y salvó su saque (1-1).
Intercambio de juegos con nuevas dosis de genialidad por parte de ambos tenistas para seguir enamorando al público que abarrotaba la Central Manolo Santana, justo en el día en el que la leyenda española cumplía 81 años y presenciaba desde su asiento el espectáculo que le estaban brindando (2-3).
Ahí tuvo la oportunidad Thiem de dar la vuelta al partido con tres bolas de break para acercarse a igualar el partido, pero Roger no cometió los errores del partido previo ante Monfils y con cinco puntos consecutivos equilibró el set (3-3).
Pero acercarse a los momentos decisivos no atenazaron a ninguno de los dos tenistas que de nuevo sacaron sus juegos de manera cómoda para poner el 4-4 en el marcador y dar máxima emoción al partido. Algo que calcaron con sus siguientes saques para llegar a la muerte súbita.

Federer

Fuente de la imagen: Getty Images

Federer comenzó el tie-break como el primer juego del partido, rompiendo a su rival y logrando un minibreak que confirmó con dos buenos saques. Thiem no se doblegó y siguió peleando salvando su saque e incluso devolviéndole el minibreak a su rival (3-3). Nervios en la grada y un 4-5 a favor de Thiem que obligaba a Roger a sacar su servicio adelante para no irse al tercer set. En el primero de sus servicios, el austriaco se jugó un golpe perfecto que ganó y le generó dos bolas de set (5-6). Pero con fallo de su rival y un golpe de genio en forma de dejada devolvió la igualdad (6-6).
Nueva ocasión para Thiem de apuntarse el set y nueva ocasión perdida. El regalo lo aprovechó el suizo para disponer de bola de partido, pero le devolvió el favor a su contrincante que volvió a restar para no perder el segundo set. Subida a la red y smash para apuntar el 9-9. Nuevas emociones, gritos y un 11-11 como si de un thriller se tratara. Ahí estuvo más afortunado/acertado el austríaco que se apuntó la manga con un 11-13 final de infarto.

Otra remontada de Thiem y adiós al sueño de Roger

El tercer set comenzó de manera infartante, con varios deuces y de nuevo una bola de break para Thiem que no pudo materializar para firmar un horrible (0/6 hasta ese momento). Pero quien la consigue debió pensar el número cinco del mundo que a la novena oportunidad por fin rompió el saque a un Federer al que se le empezaba a ver cansado.
Ese bajonazo lo aprovechó Thiem para meter una marcha más e intentar terminar de fulminar a un rival al que solo la clase y servicio le salvaban. Incluso tuvo la opción de recuperar el break, pero falló en sus dos ocasiones y la oportunidad de oro se fue al limbo. Nuevo intercambio de golpes para un 3-4 con la tarde cayendo en Madrid y ya sin tanto calor del que se quejaba Roger en la rueda de prensa previa. Y ahí volviendo a llegar otra ocasión para Federer que esta vez sí la aprovechó para celebrar que su rival estrellaba la bola en la red (4-4).
El delirio llegó cuando tras desaprovechar otra bola de break, mérito de Federer que subió con segundo saque a volear, el austríaco se sacó un golpe de la chistera para meter un cruzado a la línea y firmar el break (4-5). Esta vez no se puso nervioso con su servicio y se apuntó un partido épico para meterse en semifinales de este Mutua Madrid Open que pierde al Rey del tenis, pero que gana un tenista como la copa de un pino. En su mano, y en las de Djokovic, su siguiente rival, está seguir haciendo historia.
ATP Ginebra
Andújar, a Eurosport: “Cuando vi el cuadro pensé que era una oportunidad única”
HACE 10 HORAS
ATP Ginebra
La vuelta de Federer a la tierra batida, dos años después
AYER A LAS 16:53